ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

La chica que tocaba el cielo, de Luca Di Fulvio: aventuras de niños que sueñan con ser otros


 Historia  Literatura juvenil
Yaiza Jara   11/11/2015
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Luca di Fulvio nos muestra una historia de amor imposible entre dos jóvenes que pertenecen a mundos muy distintos.
Portada de La chica que tocaba el cielo, de Luca Di FulvioMercurio es uno de los ladronzuelos con mejor reputación de la Venecia del año 1515, pero no por ello es el más querido, ya que vive solo bajo una gran alcantarilla durmiendo con un ojo abierto por miedo a las ratas, el agua y las sombras que se mueven por las paredes.

Tras varias semanas, se unen  a él la hermosa Benedetta, el pequeño Zolfo y el inocente Ercole, un chico que nació con un retraso mental que arrastra consigo allá donde va, pero que se hace querer siempre que sonríe.

Uno de los últimos golpes que dieron antes de huir de la ciudad fue a un pobre comerciante que se cruzaron por la calle. Se llamaba Shimon, y el muy insolente llevaba una bolsa llena de dinero a la vista de cualquier ladrón interesado en mejorar su suerte. Aunque Mercurio es muy bueno a la hora de robar, siempre hay víctimas que son demasiado espabiladas en el peor momento. Éste fue el caso de Shimon: se dio cuenta de que le estaban robando, y cuando iba a pedir auxilio para librarse de esos delincuentes, Mercurio no tuvo otra opción, le rebanó el cuello y huyó del lugar como alma que lleva el diablo, abandonando a ese hombre a su suerte en un oscuro callejón.

En otra parte del mapa se encuentran Yits’aq Qalonimus -estafador de profesión- junto con su hija Yeoudith, quienes deciden hacerse pasar por judíos para cambiar de identidad e intentar empezar una nueva vida. A partir de ese momento son Isacco di Negroponte y la joven Giuditta, pero el giro de los acontecimientos no solo les obliga a ser completamente judíos, sino a terminar asistiendo como equipo médico para el ejército veneciano bajo el mando del Capitán Lanzafame. En esos difíciles momentos en los que la vida de tantos soldados pasa por sus manos, aparece Donnola, ayudante del antiguo médico que le proporciona los instrumentos y la energía necesaria para seguir adelante con su “deber” y con su farsa.

Pero mucho antes de poner un pie en ese campamento militar, padre e hija se dan a conocer en una posada que les pillaba de camino. Todo iba según lo previsto hasta que la dueña de la posada pide ayuda desconsoladamente porque su hijo está muy enfermo y a Giuditta se le escapa que su padre es médico. A partir de ese momento todo se vuelve mucho más complicado, porque no sólo era médico, sino también judío. Si algo salía mal, todo recaería sobre ellos, por pecadores.

Tras el enfrentamiento con ese extraño hombre, Mercurio y sus jóvenes amigos no tienen más opción que coger el primer barco que salga de la ciudad para que la gente se olvide de ellos. Pero no es tan fácil coger un barco para unos chiquillos sucios con pinta de ladrones. Es justo en ese momento de la historia cuando sus vidas se cruzan con las de dos “judíos” que ayudan en un campamento militar. La suerte esta vez sí está del lado del joven Mercurio, porque antes de salir de su alcantarilla, se había cambiado de ropa y había tomado la identidad de un joven sacerdote que amablemente acompañaba a unos pobres huérfanos de camino a Venecia porque “quieren hablar con el Obispo”.

Durante el tiempo que comparten camino, Giuditta empieza a sentir algo cada vez que su mirada coincide con la de Mercurio, algo así como unas mariposas en el estómago, detalle del que se percata Isacco, al que pone solución advirtiendo a su hija que su condición de judía no le permitía amar a quien quisiera y amenazando a Mercurio con ponerle un dedo encima a su preciosa hija. Pero el amor no entiende de barreras: Mercurio se da cuenta de que también siente algo especial por la joven hija del médico, algo que no había sentido antes por ninguna otra chica, ni siquiera por Benedetta, y eso que es una chica muy muy guapa.

Luca Di Fulvio"La chica que tocaba el cielo" (Ediciones B), es una gran historia que no sólo se compone de estos personajes, también tiene otros que se merecen ser nombrados, como por ejemplo Scavamorto, dueño y señor de las fosas comunes de la ciudad y de todos los pobres desgraciados que no tenían nada mejor que vivir allí.

Otro que debo mencionar es el curioso sacerdote llamado Benolt, que odia a los judíos con toda sus fuerzas, lo que le hace la vida mucho más llevadera. Lo malo es que lleva ese odio al extremo más duro, lo que le hace enfrentarse a más de uno en cuanto sus ojos detectan signos judíos, los haya o no.

Y por último está Shimon, al que Mercurio le robó todo lo que llevaba encima, al que dio por muerto en ese asqueroso callejón… Pero no, sorprendentemente vive para contarlo. No precisamente “a voz en grito” ya que el tajo que le dio Mercurio afectó tanto a sus cuerdas vocales que nunca podrá volver a hablar. Pero eso no quita su sentimiento de venganza, de vergüenza y de dolor hacia ese ladronzuelo que le robó su dinero, su dignidad y por supuesto su voz. Quemaría el mundo entero con tal de dar con el responsable... Y eso es lo que se propone hacer.

Luca di Fulvio nos muestra una historia de amor imposible entre dos jóvenes que pertenecen a mundos muy distintos, dadas las circunstancias. Pero también nos enseña que cuando vivimos ciertas situaciones, podemos perder el miedo a todo, incluso a la muerte, como le pasa a alguno de sus personajes.

Al estallar la guerra todos nos ponemos en lo peor, y hacemos cualquier cosa para sacar a nuestra familia adelante, cueste lo que cueste. El amor es mucho más poderoso que el sentimiento de la venganza y el odio. Pero eso sólo lo saben los más afortunados.

¿Recomendación? A  todo aquél que le gusten los amores imposibles, las aventuras de niños que sueñan con ser otras personas, personas de provecho si les dan la oportunidad. Para los que amen Venecia y quieran pasearse por sus calles aunque estén un poco sucias y abandonadas en tiempos de guerra. Y por supuesto para los que amen las mentiras y sepan las consecuencias que tiene usarlas.

Compra aquí "La chica que tocaba el cielo".



Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
«El ángel negro», de Laura Higuera, en B de Books
Ediciones B publicará «Máscara de Sombras», de Lindsey Miller, en noviembre
«Esclavos del honor», el sitio de Baler, por Raúl Borrás San León, en octubre en B de Books
«Ciudadano de la galaxia», de Robert A. Heinlein, en octubre en Ediciones B
Artemisa, la nueva novela del autor de El Marciano llega a España
Articulos Relacionados
La Guerra de Calibán, de James S.A. Corey: space opera de acción y política que supera a su predecesora
Luna, Luna de lobos, de Ian McDonald: segunda parte que no cumple expectativas
La Quinta Estación, de N.K. Jemisin: trama repleta de originalidad y denuncia social
«Magnus Chase y los dioses de Asgard: El martillo de Thor», de Rick Riordan: entretenida y prometedora
Estados Unidos de Japón, de Peter Tieryas: un thriller no trascendental muy bien ambientado
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?