ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de comics

Bajo el sol de medianoche: el digno y esperado regreso de un clásico


Francisco Javier Illescas   15/10/2015
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Corto Maltés es un clásico dentro de la Historia del cómic y, tras la edición del álbum “Mú” en 1988, no se volvió a editar nada nuevo. Situación que se agravaba tras el fallecimiento de Hugo Pratt en 1995…
Corto Maltes. Canales y Pellejero…Pero el personaje está más vivo que nunca, y Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero han sido los encargados de recuperarlo. Como muchos lectores se figurarán, a la hora de tratar con un personaje clásico dentro del mundo del cómic, mi primer pensamiento fue de cierto escepticismo... Hugo Pratt es mucho Hugo Pratt, y el devolver la vida a un personaje tan icónico no es tarea fácil.

Pero, amigos lectores… Este Corto Maltés es tanto o más Corto que Corto. Además, en lugar de seguir la trama donde se quedó en “”, toman el relevo al inicio de las aventuras del conocido marinero nacido en La Valetta, exactamente en 1915, tras las peripecias vividas en “La balada del mar salado”. ¿Cómo podemos situarlo con esa precisión tras la aventura de intriga y muerte vivida en la Nueva Guinea Alemana (Deutsche-Neuguinea , un dominio colonial alemán consistente en la parte noreste de Nueva Guinea y varios grupos de islas cercanos vigente de 1884 a 1914)? Pues por varios factores:

El primero de ellos es el entorno en el que se mueve, lleno de referencias al año 1815: la “Panama–Pacific International Exposition“, que fue una exposición mundial que tuvo lugar entre el 20 de febrero y el 4 de diciembre de 1915 con objeto de celebrar la finalización de las obras del Canal de Panamá (15 de agosto del 2014) y que también sirvió para mostrar al mundo la recuperación de la ciudad tras el conocido terremoto de 1906. Y también por las alusiones a los primeros alzamientos de los movimientos independentistas irlandeses que culminaron en el llamado “Alzamiento de Pascua” de abril de 1916.

El segundo es la alusión a personajes históricos, perfectamente rastreables aunque poco conocidos, así como Matthew Henson (1866-1955), famoso explorador negro que habría llegado al Polo Norte junto a Robert Peary en 1909; o como el capitán George Comer (1858-1937), explorador, etnólogo, cartógrafo y antropólogo canadiense conocido como “Angakkuq” (el chamán) entre los inuit; o Karl Adolf Clark (1888-1966), químico canadiense que inventó y perfeccionó la técnica de separación de crudo usando agua caliente.
   
En este punto haremos un inciso para mencionar otra curiosa figura histórica que aparece en este volumen: Waka Yamada (1879-1957), una pionera japonesa en el feminismo, empleada como esclava sexual hasta 1900, año en el que consiguió escapar a San Francisco. Allí se unió a una misión presbiteriana que ayudaba a las prostitutas a escapar de ese mundo (un punto fundamental de la trama de esta historia de Corto Maltés). Sin embargo, según la poca información a la que he podido acceder de esta interesantísima biografía, regresó a Japón en 1906, y no he encontrado pruebas de que regresase a América en 1915.

Corto Maltes. Canales y Pellejero

El tercero son las alusiones a personajes que aparecieron en “La balada del mar salado” y a sus apariciones, mencionando la aparición estelar de Rasputín, genialmente recreado con su ambigüedad y mala uva habitual, y las dos menciones a Pandora Groovesnore: en el anuncio de la fiesta en la página 81 y en la alusión a las “melifluas muchachas de la alta sociedad” de Corto en la página 7.
   
La cuarta es la aparición de una novela de Jack London: “The Star Rover” (pág. 17), que fue publicada, precisamente, en 1915. Quizás os suene más por el título con el que se publicó en Reino Unido: “The Jacket”, una historia en la que el profesor universitario Darrell Standing, preso en San Quintín, desarrolla una técnica de trance que le permite, a la vez de acceder a vivencias de vidas pasadas, resistir a la tortura de “la chaqueta”, una chaqueta de lienzo que se ajusta al tórax impidiendo respirar hasta provocar la angina.
   
Y… Por último: la aparición estelar de Jennie Prentiss (1832-1922), esclava negra que fue la madre adoptiva del escritor Jack London (fallecido en noviembre de 1916 a causa de una uremia, lo que explicaría el tono elegíaco de la carta que dirige a Corto).
   
Así que, bueno, tenemos delimitado el marco histórico y tremendamente convulso de 1915, en una ruta que esta vez nos llevará desde California hasta Canadá, pasando por Alaska y el círculo polar ártico en una trama en la que se mezclan las características búsquedas de tesoros típicas de los cómics de Corto Maltés con el rastreo del nuevo “oro negro”, así como tramas de trata de blancas y juegos con la obra de Jack London como homenaje a su obra.

Corto Maltes. Canales y Pellejero

¿Homenaje a la obra de Jack London? Sí. Y a su figura también: es evidente la referencia a “Colmillo blanco” al situar el inicio del curso de la acción en Alaska y el Territorio de Yukon, la de “To Build a Fire”, ambientada en el mismo lugar y escrita durante su etapa como buscador de oro en Klondike; vemos una referencia clara a la afición del autor por el boxeo con una trama que nos recuerda poderosamente a “El combate”, una de las tres historias recogidas en “Knockout: tres historias de boxeo”. Y eso sin contar su pasado como marino en el “Sophia Sutherland” durante el que, sin duda, llegó a conocer a Corto (travesía que lo llevó a Japón, lo que explica que recibiese como regalo del protagonista la armadura de kendo de la página 78); o su ya mencionada etapa como buscador de oro en Klondike (región del Yukon canadiense, lindante con la frontera con Alaska).
   
Hablemos ahora del aspecto formal de este volumen de Corto Maltés: respeta el formato original de filas regulares (tres o cuatro en función de la etapa de Corto) por página, sin insertos ni formas irregulares, el diseño de personajes, juegos de sombras y el trazo recuerdan fuertemente a ese Corto de “La balada del mar salado”.

Rubén Pellejero ha hecho una labor de recreación del estilo original de Hugo Pratt digno de elogio. Pero… ¿Qué podemos decir del guión y la estructuración de la historia? Juan Díaz Canales hace un brutal ejercicio de adaptación y estructuración, conservando ese característico carácter flemático con un punto socarrón de este Corto más maduro que el que disfrutamos en su primera aventura; así como su manía de ser una especie de “protagonista en segundo plano” bohemio y pasota que da el paso al frente cuando toca marcar la diferencia. Como decíamos al principio: una aventura que sin ser una adaptación o una mera copia llega a ser tanto o más Corto que el Corto original.
   
Sí observo un sutil cambio que, quizás, se deba únicamente a mi febril afán por intentar detectar todos los matices en una obra tan rica: el eterno cigarrillo en los labios de Corto parece que toma vida en este volumen reforzando sus gestos de una forma que se me antoja más dinámica que en los tomos clásicos originales.
   
No olvidemos mencionar la aparición en papeles principales de miembros de minorías étnicas: en este caso esquimales (inuit). La aparición en papeles importantes de minorías étnicas (maoríes, haitianos, siberianos…) es una constante en las historias de Corto Maltés.
   
Corto Maltes. Canales y PellejeroNos queda hablar del que creo que es más evidente homenaje a Jack London: “Bajo el sol de medianoche”. ¿Sabíais que el escritor de San Francisco fue acusado por plagio a raíz de un artículo de Augustus Biddle y J. K McDonald llamado "Perdido en la tierra del Sol de Medianoche"?  ¿Un guiño al título de este artículo del que se dice que plagió su relato “Love of Life”?

Y no nos olvidemos de la habilidad de Juan Dïaz Canales a la hora de dejarnos perlas de conocimiento para investigar y saber algo más. Aparte de todo lo ya mencionado (que no es poco), nos plantea una falsa expedición de búsqueda de la expedición perdida del capitán Sir John Franklin que, con 59 años y una amplia experiencia como explorador, intentó atravesar y explorar el último tramo aún inexplorado del Paso del Noroeste (la ruta marítima que bordea Norteamérica por el norte, atravesando el océano Ártico y que conecta el estrecho de Davis y el estrecho de Bering). ¿Falsa? Sí, porque aparece en escena el bitumen (betún), que no deja de ser una mezcla de hidrocarburos policíclicos que puede ser refinado. ¿Conocíais la expedición de John Franklin? ¿Sabíais de la existencia de arenas bituminosas en Canadá? Además, estos dos pequeños detalles hacen encajar un par de piezas, circunstancias y personajes perfectamente.
   
¡Pero aún no hemos acabado! Este volumen en cartoné de 96 páginas añade una serie de extras (en 10 páginas) acompañados de bocetos, dibujos, pruebas de color, estudios de paginado y portada y citas realizadas por los autores.

    En definitiva: el espíritu del Corto de siempre pero, a la vez, distinto. ¿Eres fan de Corto Maltés? ¿Aficionado del núcleo duro del clásico? No tengas miedo. “Bajo el sol de medianoche” sabrá satisfacerte.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
¡Ganadores de dos ejemplares firmados de «Cenizas», de Juan de Dios Garduño!
¡Sorteo de dos ejemplares firmados de «Cenizas», de Juan de Dios Garduño!
«Cenizas», la nueva novela de Juan de Dios Garduño se publicará en Palabras de Agua
Espasa reedita «Las máscaras del héroe», de Juan Manuel de Prada
Sexto Piso presentará Kanada, de Juan Gómez Bárcena, el próximo jueves en Barcelona
Articulos Relacionados
Cenizas, de Juan de Dios Garduño: un terror más descarnado y brutal
El libro de sombra, de Juan Cuadra Pérez: más magia, carne, violencia, sexo y terror
Como viaja el agua, de Juan Díaz Canales: thriller filosófico con transcurso costumbrista
Kiss Me Satan
Fantasymundo entrevista a Rubén Darío Fernández, escritor y editor de Excodra: «La edición es puro disfrute»
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Blacksad
Blacksad
Blacksad
Blacksad
Blacksad
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?