ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

Devils Third


 Nintendo Wii
Sp1ke   21/09/2015
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Tras siete años de inactividad, el mítico desarrollador Tomonobu Itakagi regresa con un juego exclusivo para Wii U, y lo hace rodeado de polémica en cuanto a la calidad del mismo.
Dentro del mundo de los videojuegos, hay una regla no escrita que dice que los cambios de motor gráfico o de compañía son las recetas más obvias para el fracaso de un juego. Ejemplos no faltan, y Devil's Third, que hoy nos ocupa, ha sufrido uno de los desarrollos más complicados de los últimos años.

Para comenzar a explicar todos los problemas que ha sufrido, hay que remontarse a 2008, año en que su creador, Tomonobu Itakagi (la mente detrás de Ninja Gaiden y Dead or Alive) deja Tecmo para fundar su propia compañía junto a otros ex-desarrolladores de Tecmo; Valhalla Games. Su primer juego, el que hoy nos ocupa, comienza su desarrollo poco tiempo después, con el objetivo de llegar a Xbox 360 y PlayStation 3. Y en estos siete años, las cosas no podrían haber salido peor: en primer lugar dos cambios de motor gráfico; del motor de Relic Entartainment, al de Darksiders II y finalmente a Unreal Engine. Por si esto fuera poco, la distribuidora original THQ quebró, quedando el juego en el limbo hasta que Nintendo mostró su interés (parcial, ya que NOA no quería que viese la luz en Norteamérica) para un lanzamiento exclusivo en Wii U. Así pues, una serie de tribulaciones que a buen seguro no han facilitado el trabajo al equipo de desarrollo.

Devil Third

Pese a todo esto, Devil's Third finalmente ha visto la luz y lo ha hecho para ofrecernos un juego de acción con pretensión de mezclar la acción desenfrenada cuerpo a cuerpo de los Hack n' Slash con el espíritu de los shooter de guerra estilo Call of Duty, con un sistema de juego que nos permite cambiar de manera fluida entre las armas cuerpo a cuerpo y el combate a distancia en primera persona. Por desgracia, esto se queda en una simple intención, ya que la tremenda lentitud con la que se efectúa el cambio de armas y lo horroroso de la cámara hacen que cada cambio sea una elección de riesgo al quedar completamente desprotegidos. Esta ausencia de fluidez es especialmente molesta en un juego en el que los enemigos tienen la costumbre de materializarse de la nada en las narices del jugador.

Pero esto no es el mayor defecto del juego; su control cuenta con una de las peores respuestas nunca vistas en un juego de Wii U, aspecto que se ve agravado por lo triste de la propuesta que nos ofrece. Adiós decimos a los combos típicos de los juegos de Itakagi, quedándose el combate en una sencilla sucesión de esquivas y ataques potentes, pudiendo acabar el juego con relativa sencillez haciendo uso de la misma combinación de botones una y otra vez. Por su parte, si elegimos combatir con armas de fuego, la sensación no será mucho mejor, debido a lo estúpido de una inteligencia artificial que ni tan siquiera se molesta en apartarse de las granadas que le lancemos.

Y aún así, no estamos ante el mayor problema del juego. Este seguramente lo tenemos que reservar a ese absurdo sistema de salud que nos permite resistir un disparo directo de un tanque sin despeinaros y treinta segundos después morir en apenas un segundo debido a los disparos de los enemigos que llevamos masacrando en los últimos ocho niveles. Estos picos inexplicables de dificultad son especialmente molestos siempre y cuando el juego no ofrece ningún tipo de lógica interna, dando la sensación de que en ocasiones superaremos las partes más complicadas por pura suerte.

Devil Third

Si a todo esto le sumamos lo monótono del diseño de escenarios (una sucesión de pasillos eternos en los que exterminar enemigos clónicos), nos encontramos con un juego que penaliza mucho los errores y no ofrece ningún tipo de recompensa al jugador, haciendo que una campaña de apenas siete horas se haga demasiado larga.

En cuanto a la historia, esta nos pone en la piel de Ivan, un terrorista ruso encerrado en un estudio de grabación en Guantánamo al que el gobierno de Estados Unidos le encomienda la misión de salvar al mundo de sus antiguos compañeros que, tras destruir todos los satélites (cosa que no impide las comunicaciones de vídeo a larga distancia, por algún motivo), planean iniciar una guerra nuclear-bacteriológica-química-con engendros mutantes desde una isla entre Rusia y Japón en la que se encuentra el mineral más duro del mundo.

Y esto nos llevará a apoyar a ese terrorista ruso que parece el primo ilegítimo de Vin Diesel y que por algún motivo extraño decide ayudar a los Estados Unidos y patearse medio mundo para matar a sus antiguos colegas a lo largo de nueve misiones en una isla que aúna ciudades costeras con pasajes invernales, pasando por una recreación del monte Fuji con toda su parafernalia japonesa y terminando en una recreación del desembarco de Normandia. Todo ello por la mágica ley del «si mola, ¿por qué no ponerlo?»

Este modo campaña, que parece realizado por un adolescente, consigue enterrar las escasísimas buenas ideas del juego en una infinita capa de contenido mal diseñado que parece pensada para destacar precisamente los defectos jugables de Devil's Third, algo que, sinceramente no era necesario.

Devil Third

Devil's Third también incluye un modo online (que está disponible como free-to-play en PC) bastante más interesante que el modo historia. El multijugador nos pedirá crear un personaje para luchar a lo largo y ancho de Estados Unidos contra jugadores de todo el mundo. Esto lo podremos hacer de una forma más seria, formando parte de un clan y luchando por hacernos con las bases de nuestros rivales (o defendiendo la nuestra) o de una manera más desenfadada, con modos de juego que nos plantearán enfrentamientos de ver quién atrapa más gallinas o quién hacer el mejor zumo. Una bendita locura que encuentra en su desenfadada propuesta lo mejor de este juego que fracasa en todo lo demás.

Por desgracia, los mismos problemas jugables que lastran el modo historia, lo hacen también con el modo online, haciendo muy, muy difícil imaginar una división competitiva como sí encontramos en Splatoon, sin ir más lejos. Además, la presencia de micropagos lo convierten en un pay-to-win que acaba por sepultar lo único interesante de Devil's Third.

Gráficamente el juego no es mejor que en el resto de sus apartados. Si dejamos de lado los diseños de los personajes principales (y no todos), visualmente Devil's Third podría pasar por un juego de Gamecube. Esto se debe no solo a lo soso de su diseño y a la ausencia de efectos visuales como las partículas o las sombras dinámicas, sino también a los continuos errores que sufriremos, con caídas bestiales de framerate e incómodos parpadeos que nos costarán más de una vida.

Musicalmente el juego no ofrece nada más allá de las canciones de introducción y créditos, que salvan la cara de un apartado sonoro tan gris que no lo echaremos de menos si elegimos jugarlo mientras escuchamos la radio. Además, pese a contar con sonido envolvente, apenas se hace uso de él, debido a una mezcla de sonido hecha con el mismo interés que el resto del juego. Por si todo lo dicho anteriormente fuera poco, el juego llega en perfecto inglés.

Devil Third

Conclusión

Itakagi decía que las críticas estaban destrozando Devil's Third por que los críticos no somos buenos jugadores. Se equivoca, el problema es que Devil's Third no ofrece ningún motivo para jugarlo bien. Ni mal. Es más, ofrece motivos para alejarse de él.

En una consola con alternativas como Bayonetta 2, Splatoon o Ninja Gaiden 3, Devil's Third se ha convertido no solo en el peor juego de acción del último año, sino en el peor juego del catálogo de Wii U. Un compendio de problemas y errores de diseño que parece realizado por personas que odian los videojuegos.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Sherlock Holmes: The Devils Daughter - 1
Sherlock Holmes: The Devils Daughter - 2
Sherlock Holmes: The Devils Daughter - 3
Sherlock Holmes: The Devils Daughter - 4
Sherlock Holmes: The Devils Daughter - 5
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?