ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Código rojo, de Luis Gonzalo Segura: un libro absolutamente tedioso e insalvable


Natalia Calvo   07/07/2015
Comenta con tu Facebook
Meneame
     El exteniente Segura no ha acertado con esta segunda novela porque la necesidad de ocultar nombres y hechos destruye completamente un libro carente de calidad.
 Portada de Código rojo, de Luis Gonzalo Segura Luis Gonzalo Segura es un exteniente del ejército español, aunque escribir esto, sin más, no sea un dato muy relevante. Sin embargo lo es dado que este joven ex militar saltó a los medios de comunicación hace un tiempo tras la publicación de su primer libro, “Un paso al frente”, donde relataba los tejemanejes y corruptelas de la red de oficiales del ejército español bajo la piel de Guillermo, su álter ego literario. Esta novela le valió varios meses de encierro, una huelga de hambre y su posterior expulsión del ejército. Por supuesto, nuestras fuerzas armadas, siguen como estaban, sin el incómodo oficial entre sus filas.

A pesar de los intentos de acallar a Segura y las informaciones surgidas de uno y otro lado, podemos seguir leyendo sus artículos en un blog del diario Público, y nos ha llegado, de la mano de Destino, su segunda novela, “Código rojo”.

En este nuevo libro comenzamos con el supuesto suicidio de un soldado en un baño del cuartel y el posterior asesinato de un alto mando del ejército a manos desconocidas pero tras una intensa tortura. Guillermo ha sido ya expulsado del ejército y trabaja en lo que puede, pero Fernando, del Sindicato Unificado de la Guardia Civil y Sira, también del cuerpo, deciden investigar por su cuenta el asesinato contando con la ayuda de Guillermo. Lo que se encuentran es dantesco, no sólo por el cadáver en sí, sino también por una nota que aparece a sus pies donde se desvelan las intenciones del asesino de cometer otros cuatro crímenes más. Así que los tres deberán hacer frente a sus diferencias para conseguir salvar la vida de las posibles nuevas víctimas, a quienes desconocen por completo.

Código rojo” es un libro malo. Si ya nos advertía Segura en su primera novela que no estaba muy experimentado en la escritura, aquí ya encontramos un completo desatino que no puede cogerse por ninguna parte. El primer libro, a pesar de sus errores garrafales tanto de la narrativa como de la edición, abrió los ojos a mucha gente, ya que todo o casi todo lo que se contaba se supone real a tenor de la experiencia del autor.

Sin embargo, en este segundo libro, el desmadre es patente. No encontramos una trama coherente en ningún punto, ya que, al cerrar la última página, todas las preguntas se quedan sin resolver de la manera menos literaria del mundo, una especie de deus ex machina atónito tanto para personaje como para lector. Ninguna de las tramas se sostiene, porque parece que hay una gran inteligencia detrás de todo, una mente colmena contra la que los personajes no pueden luchar, convirtiendo al libro en una tragedia griega anunciada, insulsa y terriblemente aburrida.

La obsesión de Segura por contar sus experiencias está patente en todo el libro. Encontramos diálogos eternos y eternamente aburridos, explicaciones que ni el más pedante ser sobre la faz de la Tierra podría soportar y que convierten al personaje de Guillermo (aka. Segura) en una especie de niño que va aprendiendo constantemente sobre todo tipo de temas sin un mísero común (aunque lo intenta, vaya si lo hace, para ser aún más aburrido). ¿Que creemos que tal cosa está relacionada con tal rey o episodio de la historia de España? Cinco parrafadas de a página para explicarlo. ¿Que el ejército está corrupto y no lo sabes? No se preocupe, lector, el telediario-libro ha llegado para sacarle de sus dudas. No, este no es el camino. He llegado a saltarme párrafos enteros del libro para no dormirme con la luz del sol dándome en la cara y después de tres cafés. Pero es que, cuando hay un poco de acción, ni siquiera mejora. Todo el intríngulis narrativo (no explicativo) se resuelve en un par de párrafos donde no pasa nada, porque, cuando tiene que explicar las cosas que de verdad están pasando en la novela, no lo hace y entonces nos encontramos ante una especie de folletín con un montón de lecciones variadas que no tiene ni pies ni cabeza.

Luis Gonzalo Segura

Aprecio y apoyo la lucha de Luis Gonzalo Segura. Me parece una persona valiente y me gustaría poder apoyarle con su libro, que llegase lo más lejos posible y que la gente se enterase de sus denuncias. Pero en esta ocasión se ha equivocado. Conocemos su historia a través de los medios de comunicación (mejor o peor, pero la conocemos). Conocemos su blog y sus redes sociales, donde podemos acceder a sus propios comentarios y apoyar sus reivindicaciones. No necesitábamos esta “novela”. Créanme, no querría otra cosa que poder decir lo contrario, que es una maravillosa obra, que Segura da en el clavo con la reivindicación en forma de novela, pero es que no puedo. El libro es malo. Malo de solemnidad. Aburrido, inexplicablemente tedioso. Se pueden salvar ciertas partes en las que se describen algunas de las torturas, pero lo demás (sobre todo la aparición de cierto personaje de las revistas del corazón y todo lo que pasa con él) es inenarrablemente malo. Y no se puede achacar nada a la edición de Destino, que es estupenda, con apenas tres erratas en toda la obra.

Creo que Luis Gonzalo Segura debería escribir un ensayo donde cuente con pelos y señales quién es quién en el ejército, qué tejemanejes y corruptelas se traen supuestamente entre manos e informar a todos los que le quieran leer de su verdadera opinión, dejando a un lado la narrativa, puesto que si no puede expresarse libremente, no tiene sentido crear un engendro que da mil vueltas para que reconozcas a un personaje o una acción y que no tiene nada valioso como libro.

Desde aquí, mi apoyo a Segura, a pesar de esta demoledora crítica.

Compra aquí "Código rojo".



Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Portada de La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, de Stieg Larsson
Portada de Los hombres que no amaban a las mujeres (Milenium 1), de Stieg Larsson
Stieg Larsson, sueco autor de la saga Milenium
Portada de He aquí el hombre, de Michael Moorcock
Michael Moorcock, con su Nébula
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?