ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

El maestro y Margarita, de Mijaíl Bulgákov: Tradición fáustica en la URSS de los 30


Natalia Calvo   17/02/2015
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Sólo puedo recomendarles que disfruten El maestro y Margarita como yo no lo supe hacer, y desde el convencimiento de que estoy equivocada.
Portada de El maestro y Margarita (2ª Ed.), de Mijaíl BulgakovLa vida de Mikhaíl Bulgákov, uno de los renovadores de la prosa soviética, fue siempre un cúmulo de anécdotas más o menos graves que le llevaron a prenderle fuego a su propio manuscrito de “El maestro y Margarita” (Nevsky, disponible en FantasyTienda) para después reconstruir la obra de memoria, arrepentido. Bulgákov, hijo de un maestro de Historia, nació en Kiev en 1891, fue herido en la Primera Guerra Mundial de gravedad, por lo que se volvió adicto a la morfina, a la que dedicó un relato. Cuando comenzó la Guerra Civil en la URSS, pidió marcharse como médico a Francia con su familia, pero una epidemia de tifus le cerró las fronteras. También, en 1930 quiso exiliarse, pero cuando se encontró cara a cara con Stalin, se retractó. Stalin, que era lector de Bulgákov, le concedió un puesto como director del Teatro de la Juventud Obrera de Moscú, donde estrenó algunas de sus obras. Murió en 1940 tras haber escrito ocho novelas y unas cuantas obras teatrales.

El maestro y Margarita” es su obra más conocida y la que ha trascendido a lo largo de los años a pesar de que el propio Bulgákov la quemó en 1930. Sin embargo, la volvió a escribir un año después y fue publicada por capítulos en la revista Moskvá ya a finales de los años sesenta. La terminó de escribir su esposa, Yelena Shilovskaya, un año después de la muerte de Bulgákov.

Satán, disfrazado de extranjero cortés, aparece en Moscú en los años 30, interrumpiendo el paseo de dos literatos que discuten sobre lo humano y lo divino en un parque de la ciudad, los Jardines del Patriarca. Desde su llegada comienzan a sucederse extraños acontecimientos que perturban la vida cultural de la capital soviética desde todos los ámbitos. La gente acaba en el manicomio o muerta, aparecen divisas extranjeras por cualquier parte, las cosas se prenden fuego casi por casualidad y todo el mundo dice haber visto a extraños tipos con forma de gato o pelirrojo con un colmillo largo por la calle, generalmente cerca de los lugares problemáticos. Después de esta primera parte caótica, conocemos al Maestro y a Margarita, dos enamorados que han sido separados el uno del otro sin, parecer, ningún remedio, hasta que Woland aka. Satán, decide meterse de por medio. Entre todo ello, la obra inacabada del Maestro sobre Poncio Pilato va cobrando cuerpo y se intercala con la historia, una obra que cuenta el encuentro del procurador con Ha-Nozri (Jesucristo) y el último día de este.

Esta amplia obra es un caos, dicho sin ningún tipo de desprecio. Los acontecimientos desatados por la presencia de Woland conforman un listado de despropósitos, uno tras otro, que dejan tibio al lector: que si mujeres desnudas por las calles, avispas en los taxis, el manicomio lleno... una serie de hechos que parecen no tener fin y que se hacen con una gran parte de la novela, supongo que con el único objetivo de caricaturizar la sociedad soviética. La segunda parte corresponde a un todo totalmente distinto, donde se cuenta la historia, sobre todo, de Margarita.

Tenemos una obra aclamadísima por la crítica, considerada en las tapas del libro como “la novela más importante de la Rusia soviética”. Es cierto que en el libro se trata sobre lo humano y lo divino, entremezclado con maestría en las dos partes y que representa un avance en la literatura. Sin embargo, qué quieren que les diga, creo que existen autores en la URSS mucho más potentes que Bulgákov, y estoy pensando en el Premio Nobel Mikhaíl Shólokhov, autor de “El Don apacible” o “Eras roturadas” o el también Premio Nobel, Borís Pasternak, con “Doctor Zhivago”, escrita ya en la URSS o las novelas de Efremov, uno de los escritores de ciencia ficción y científico más influyentes del siglo XX. No dudo de la importancia de Bulgákov, pero la calificación como la mejor novela de la URSS es cuestionable sin lugar a error.

¿Qué es lo que no me ha llegado a convencer del todo? Es complicado de discernir. En una primera parte el lector se encuentra con un libro entretenido, quizá menos profundo de lo que se pueda esperar, eso sí, divertido sobremanera. La conjunción de hechos y desgracias que intentan poner en evidencia la burocracia y el carácter de la URSS crean un todo entretenido y con regusto ácido que hace reflexionar al lector sobre la sociedad histriónica que nos representa Bulgákov en los años 30 y en la URSS. Los capítulos dedicados a Poncio Pilato, metanovela que se incluye en la obra, contrapuntean adecuadamente la diversión e integran momentos de intimidad personal con la espiritualidad, pues la historia de Pilato y de Jesucristo es un mito cuasi universal y reconocido en todo el mundo. Sin embargo, cuando el peso de la trama se vuelve más oscuro y toman protagonismo tanto Margarita como Satán/Woland y sus secuaces, es necesario un cambio de mentalidad, puesto que esa espiritualidad, esa religiosidad, impregna la novela hasta asfixiarla. Sin desvelar nada del final, la trama pierde frescura y añade todos los elementos mitológicos que, por su ausencia, aligeraban y valorizaban la primera parte. Aparece el fuego, la tormenta, la luna, los caminos de luz y los malignos empiezan a serlo menos, a resultar parte de algo superior relativo al bien.

Mijaíl Bulgakov

Los últimos capítulos fueron añadidos posteriormente, tanto por Bulgákov como por su esposa y constituyen un pobre final a la obra, sin duda. Aunque quizá se haga más difícil la lectura para un no creyente a quien la palabrería cristiana le afecta infinitamente menos, haciéndole perder algunos matices. Es posible y no niego la capacidad del autor de satirizar la sociedad, metiendo el dedo en la llaga ante cualquier faceta soviética, desde la burocracia, las críticas oficiales a la literatura, o el mismo carácter colectivo ruso, también representado en la primera parte de la obra. Sin duda Bulgákov es un maestro en ello. Pero no me acaba de convencer. En mi opinión, otros autores soviéticos perfeccionaron la narrativa de una manera superior y sin tantos artificios y no sólo hablo de Shólokov, profeta en su tierra, sino de Pasternak, que sufrió la censura hasta 1988, cuando se publicó “Doctor Zhivago” en la URSS.

Pero se trata de un libro importante, un libro querido por los rusos y que inspiró a muchos jóvenes en el mundo, como a Marianne Faithfull para pasárselo a Mick Jagger y que este compusiera “Simpathy for the Devil”, como infinidad de películas y canciones, así como obras de teatro. He sido dura con el libro por la consideración de Nevsky de titularla como la mejor obra soviética y he sido altamente injusta. No me retracto de ello, pero la novela, a pesar del contenido religioso y la revisión de mitos como Fausto o el Nuevo Testamento, agradará más a un público joven que se lo pasará en grande en su primera parte que a gruñones como yo. Sé que estoy ante una gran obra, un hito literario, sin embargo, por todo lo comentado anteriormente, no he sido capaz de disfrutarla y he encontrado más fallos y más tediosidad en la segunda parte que aciertos tras una primera parte increíblemente divertida y una historia de Poncio Pilato cuanto menos, interesante.

La edición de Nevsky es impecable, con un prólogo de Ricardo San Vicente y siete ilustraciones de Alfonso Rodríguez Barrera, portadista y pintor que ha colaborado en diversas editoriales.

Como colofón sólo puedo recomendarles que disfruten “El maestro y Margarita” como yo no lo supe hacer, y desde el convencimiento de que estoy equivocada.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
Ediciones Nevsky publica en octubre Siete cuervos de Miguel Puente
The race, la nueva novela de Nina Allan, llega en abril a España
Nevsky publica Amatka, de Karin Tidbeck: ciencia ficción distópica
Cuentos desde el otro lado en Nevsky: antología new weird de autores españoles
Nevsky publicará en septiembre el clásico ruso La reina de picas, de Alexander Pushkin
Articulos Relacionados
La Carrera, de Nina Allan: un viaje de ciencia ficción
El joven Moriarty y la Ciudad de las Nubes, de Sofía Rhei: divertida novela de sobre un villano genial
Los que no perdonan, de Charlotte Cory: sátira y humor negro en la época victoriana
Refugio 3/9, de Anna Starobinets: distopía de fantasía oscura
Para llegar al otro lado, de Vladímir Lórchenkov: crítica social e hilaridad
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Presentación en Barcelona de Chéjov comentado, de Sergi Bellver (ed.)
Presentación en Barcelona de Chéjov comentado, de Sergi Bellver (ed.)
Presentación en Barcelona de Chéjov comentado, de Sergi Bellver (ed.)
Presentación en Barcelona de Chéjov comentado, de Sergi Bellver (ed.)
Presentación en Barcelona de Chéjov comentado, de Sergi Bellver (ed.)
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?