ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Autoridad (Southern Reach 2), de Jeff VanderMeer: misterio y extrañeza a partes iguales


 Terror / Suspense
Alejandro Guardiola   02/02/2015
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Novela en la que prima más el efecto que tiene la misteriosa Área X en las personas, que una explicación verosímil de qué es o de cuál es su origen.
Portada de Autoridad (Southern Reach 2), de Jeff VanderMeerAutoridad” del estadounidense Jeff VanderMeer (Destino, Áncora y Delfín 2014, disponible en FantasyTienda) es la segunda novela de la trilogía de Southern Reach. Aunque no era demasiado conocido en nuestro país, VanderMeer es uno de los representantes de esa corriente de la literatura fantástica denominada new weird, junto con el autor británico China Miéville. También es uno de los impulsores de varias antologías y libros de temática steampunk, con su mujer Ann, editora de varías antologías y revistas. También es profesor en el prestigioso taller de escritura creativa de Clarion. Ha ganado los premios BSFA, World Fantasy Award, Nebula y ha resultado varias veces finalista al premio Hugo.

Es importante señalar que resulta imprescindible haber leído la entrega anterior “Aniquilación” (Destino, Áncora y Delfín 2014, disponible en FantasyTienda) para tener un conocimiento mayor y más completo de lo que sucede en “Autoridad”. Si no habéis leído el primer libro, es posible que en partes de la reseña haga referencias a cosas importantes de su trama.

El Área X es un lugar desolado, misterioso, en el que suceden extraños fenómenos desde hace más de treinta años, sin que nadie sepa por qué. Southern Reach es la agencia gubernamental encargada de investigar esta zona. Desde que se detectara la existencia del Área X se han ido enviando sucesivas expediciones de investigadores para aportar luz a la oscuridad de lo que se sabe sobre el lugar. La mayoría de ellas han fracasado, o sus componentes han muerto, o se han vuelto locos, o jamás han regresado.

La última expedición fue la duodécima, compuesta solo por cuatro mujeres: una bióloga, una antropóloga, una psicóloga y una topógrafa. “Autoridad” comienza cuando tres de estas mujeres vuelven a sus casas, sin que ni ellas mismas sepan explicar cómo han regresado.

Ese hecho coincide con la llegada de John Rodríguez, “Control” a Southern Reach para tomar el puesto de director de la agencia, después de la desaparición de la anterior directora. Su admisión va a suponer que la subdirectora de la agencia va a chocar con los métodos que quiere imponer Control, tratando de optimizar la información que se tiene sobre el Área X y de modernizar la institución. En definitiva, de sacar algo en claro de lo que se hace allí, pues todo se encuentra rodeado por un velo de incertidumbre y de un muro de burocracia. Además, el nuevo director tendrá entrevistas con las tres mujeres de la duodécima expedición, en especial con la bióloga, de la que piensa que oculta más de lo que les cuenta. Hay algo que no cuadra con su declaración y no sabe qué es.

Los personajes solo quieren continuar, seguir adelante, sin pararse a pensar o a valorar qué están haciendo, porque esa pausa puede significar su fin.

Autoridad” está contada desde el punto de vista de Control. De ahí que observaremos con la misma extrañeza que el recién llegado, que se siente por completo fuera de lugar, que no entiende muy bien cuál es la función de Southern Reach. Como por ejemplo, empleados que le ocultan información y diferentes sorpresas de la anterior directora que va descubriendo según avanzamos en la narración. Y como lectores también, una parte o una visión más introspectiva que nos llevará a darnos cuenta de dónde viene, cómo es y qué le ha sucedido a John Rodríguez durante su vida.

Si en “Aniquilación” nos contaban la historia desde la primera persona del diario de la protagonista, en la segunda parte tenemos un narrador equisciente, pero nos sumerge muy bien en los pensamientos y conflictos del personaje de Control. No tenemos la acción ni la inmersión en el Área X del primer volumen, allí un personaje más, aquí, apenas un secundario, aunque se encuentra muy presente. Lo sucedido a la protagonista de “Aniquilación” sirve al lector para cotejar y para contar con una mayor información, de alguna forma complementa las pocas pistas que nos va ofreciendo el autor sobre el Área X. Ese personaje femenino, comienza como un secundario y en el último tercio de la novela pasa a convertirse en uno principal, con el mismo rango de importancia, o más, que el propio Control. Al fin y al cabo ha estado en el Área X y ha regresado.

El camino de Control es una especie de búsqueda, una autoafirmación de que es capaz de manejar la situación y que nadie de la fuerte burocracia de la Central de la que proviene, ni sus cruentas luchas internas, ni siquiera su contacto, La Voz, lo está manipulando. Y también una expiación de sus pecados del pasado, los familiares y los acontecidos durante su época en la unidad de antiterrorismo de la Central. Tiene la seguridad que triunfará allá dónde su predecesora fracasó una y otra vez.

¿Responde el autor la cuestión de qué es el Área X? No. Pero apunta varias posibilidades muy interesantes de una forma muy sutil. Ya decía que en la primera entrega nos muestra y nos describe cómo es, qué ocurre, qué le sucede a las personas que se internan en ella. En “Autoridad” es más como “la frontera”, “lo salvaje” que el hombre debe conquistar, dos temas tópicos en la literatura norteamericana. O incluso “el otro” que se refleja en el espejo y que devuelve una visión distorsionada de uno mismo. Esta segunda parte está más centrada en la historia, lo que saben en Southern Reach del Área X, su repercusión en las personas, hayan ido en una expedición o no, pues afecta, aunque de diferente forma a unos y a otros.

Jeff VanderMeer

Si en algo coinciden las dos partes es en la ambientación opresiva, agobiante y a veces extrema, en la que se mueven los personajes, que en determinado momento parecen explotar, porque no pueden soportarlo más. Solo quieren continuar, seguir adelante, sin pararse a pensar o a valorar qué están haciendo, porque esa pausa puede significar su fin.

No recomendaría la novela a aquellos lectores que vayan buscando acción y aventura, pues es más reposada, reflexiva y con una narración mucho más lenta y trabada que su predecesora, que desesperará a los más impacientes que quieran respuestas inmediatas y encontrar la solución a los misterios planteados. Tampoco puede leerse de forma independiente dentro de la serie.

¿Nos ofrecerá VanderMeer toda la información que necesitamos? ¿O nos dejará con más incógnitas todavía? Lo veremos en “Aceptación” (disponible en FantasyTienda) la tercera parte en la que concluye Southern Reach.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Portada de La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, de Stieg Larsson
Portada de Los hombres que no amaban a las mujeres (Milenium 1), de Stieg Larsson
Stieg Larsson, sueco autor de la saga Milenium
Portada de He aquí el hombre, de Michael Moorcock
Michael Moorcock, con su Nébula
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?