ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

Escape Dead Island


 PlayStation 3  Microsoft XBox 360  PC
Gork@   17/12/2014
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Desde el día 21 de Noviembre ya podemos encontrar en las estanterías de las tiendas de nuestro país Escape: Dead Island, el spin-off de la reciente franquicia de zombis de Deep Silver, disponible para Xbox360, Playstation 3 y PC.
Regresando unos años al pasado, nos encontramos la salida de Dead island, la entrega original, en el año 2011. El juego generó una gran expectación en su presentación debido a una impactante cinemática creada por ordenador, que puso el foco de atención sobre la productora Deep Silver y la desarrolladora Techland.

La idea básica, como el mismo titulo recogía, era bastante original: un holocausto zombi ambientado en uno de esos resorts paradisíacos en un isla perdida de algún archipiélago del Océano Pacífico. Luz, sol y playa combinados con sangre, vísceras y cuerpos putrefactos; interesante combinación que se desviada totalmente de la habitual ambientación del género zombi, que hasta entonces siempre había buscado la oscuridad y el susto fácil, como bien nos había acostumbrado la saga Resident Evil, por poner el ejemplo más famoso.

Además, el juego transcurría en un mundo abierto, pudiendo hacer las misiones en el orden deseado, y contaba con la gran baza de un cooperativo online, de forma que hasta cuatro jugadores podían superar la campaña. A ello se le sumaban unas buenas dosis de RPG en la gestión de las habilidades del personaje y sus armas, centradas especialmente en el cuerpo a cuerpo.

Escape Dead Island

Aunque no exento de bugs, Dead Island era uno de esos juegos imposibles tan solo una generación de consolas atrás y supuso una ráfaga de aire fresco en un género donde innovar era difícil y arriesgado. Gracias a su campaña de marketing, a su notable calidad y a su gran factor de exploración cooperativa online, ligado a su vez a una larga duración, se dio lugar a un juego que triunfó en ventas y que motivó a su productora a anunciar nuevos títulos e incluso la futura proyección de una película que ahora mismo se encuentra en desarrollo.

Este éxito nos ha llevado hasta ahora a un secuela/expansión continuista llamada Dead Island Riptide, la secuela oficial Dead Island 2, que saldrá a mediados del 2015 para los nuevos sistemas, y un par de spin-offs. Dead Island Epidemic, el juego online de perspectiva MOBA y hack and slash al estilo Diablo, y este que nos toca analizar, Escape Dead Island.

Como indicaba antes, la premisa básica de la serie es el concepto de isla paradisíaca más zombie, pues casi todo lo demás cambia en este juego. Antes jugábamos en primera persona y ahora en tercera, pudiendo ver a nuestro personaje. Antes prevalecía la libertad, ahora el camino es guiado y limitado. Antes se buscaba un realismo visual y ahora tenemos un apartado gráfico de tipo cell shading imitando el estilo de los comics. Antes se incentivaba la opción multijugador ahora jugamos únicamente en solitario. Realizar todo este conjunto de cambios en un spin-off permite minimizar el daño en caso de que el juego sea un fracaso y a su vez encargar la tarea a una nueva desarrolladora, Fatshark, aporta una visión distinta del universo Dead Island.

Escape Dead Island

Lo primero es situarnos argumentalmente en el tiempo. Escape Dead Island (en adelante EDA) se sitúa entre los hechos ocurridos entre la entrega original junto con su expansión y la secuela oficial. Permitiendo conocer los orígenes de la pandemia zombi que llegará en el futuro de las costas del Océano Pacífico a Los Ángeles.

Nuestro protagonista, Cliff, motivado por las ansias de impresionar a su poderoso padre, que es un magnate de las comunicaciones, arrastra a las costas de Banoi a su novia y un amigo. El objetivo: conocer la verdad oculta en la zona tras los rumores de zombis reales debido a los eventos del primer juego.

Para ello nuestro periodista contará con una cámara y sus ansias de investigación. Pero al poco de llegar a la isla, ocurre una desgracia que da lugar a que los personajes se separen y comience el intrigante, lioso y adictivo desarrollo de la trama. Porque de lo primero que puede presumir EDA es de contar con un argumento trabajado, que será narrado en forma de anotaciones, vídeos y grabaciones de la vida de los habitantes de la isla, todo ello funciona como 89 coleccionables a nivel jugable, con sus correspondientes logros/trofeos y tiene su explicación lógica a nivel argumental como periodista que somos, en una perfecta simbiosis.

El problema es que la narrativa no es para todos los gustos, pues es bastante compleja y onírica, contando con bastantes momentos alucinógenos, algunos bastante psicodélicos, como por ejemplo todo el tramo final. Donde el jugador dudará si nuestro personaje esta sumido en la locura, inconsciente o incluso muerto, lo cual puede llevar a algunos jugadores a encadenar momentos sinsentido y desconectar su interés de la trama. Los únicos juegos que me han traído sensaciones parecidas serían Alan Wake y los «viajes» de Max Payne.

Escape Dead Island

Por ello es la trama donde más pueden polarizarse las opiniones sobre este juego, a los jugadores que le guste la abstracción y sepan ver dobles lecturas, el juego les atrapará y querrán seguir avanzando para conocer las nuevas piezas que faltan de este puzzle mental y saber dónde acaba tanta locura. Por el contrario, si el jugador es más de gustos genéricos y sin tantas complicaciones, puede que acabe bastante perdido con la trama.

Este argumento se desarrolla en un avance que recuerda a la serie Metroid, es decir, tienes caminos abiertos pero que solo podrás explorar hasta la obtención de un objeto clave, que te aporte una nueva habilidad. Véase un par de ejemplos; las zonas oscuras solo podrán ser exploradas cuando el jugador haya conseguido las gafas de visión nocturna o las zonas contaminadas solo permitirán nuestro avance cuando hayamos conseguido la máscara de gas pertinente. Esto provoca uno de los mayores errores a nivel jugable, el recorrer una y otra vez las mismas zonas, cruzándote los mismos enemigos que se regenerarán una vez hayas regresado, ya que no existe la opción de viaje directo. Esto se trata de una forma artificial de alargar la duración del juego, que se encuentra en torno a las 15 horas siendo algo coleccionista, pero que puede llegar a cansar y aburrir al revisar continuamente los mismos escenarios.

Otra pieza fundamental del juego es el combate. Aquí se realiza principalmente cuerpo a cuerpo con las armas que vamos consiguiendo cada vez más poderosas, pero no obligatorias, por tanto se premia nuevamente la exploración. Contamos con el típico ataque básico (rápido pero débil), ataque fuerte (poderoso pero lento), empujar, que combinado con una carrera previa puede dar lugar a tirar al zombi al suelo, donde puede ser rematado con una animación de ejecución que desgraciadamente es única y no varía en todo el juego.

Además tenemos un par de armas de fuego que conseguiremos a las pocas horas de juego, una pistola con o sin silenciador para los combates a distancia y una poderosa escopeta, letal en la cercanía. Las armas no pueden mejorarse o personalizarse, son las que son, una vez encontradas. Por último contamos con un botón de esquiva para alejarnos de nuestros enemigos que nos será imprescindible en muchas ocasiones.

Escape Dead Island

Nuestro personaje es algo torpe, lo cual impide que pueda saltar o tan solo bajar un ligero desnivel, haciéndolo sentir algo tosco como si de un tanque se tratase. Esto hace que los enfrentamientos sean desafiantes, pues para nada somos una máquina de matar y la falta de combos aleja al juego de cualquier tipo de frenesí en los combates. Incluso contamos con la opción de usar el sigilo para ejecutar de un golpe a los enemigos, huyendo del enfrentamiento directo.

Sin embargo todo esto cambia mucho en el ultimo tramo del juego, no dejando opción de huida y arrojándonos a una sucesión de combates obligados en arenas limitadas que nos harán maldecir numerosas veces la curva de dificultad tan descompensada que adquiere la recta final del juego.

A ello debemos añadir la poca variedad de enemigos, siendo su tipología englobada en cinco clases zombis. La infantería, lentos y rápidos con ataques cercanos, otro que escupe atacando a distancia, una sirena que grita en las distancias cortas dejando a nuestro personaje desubicado, el saltador que como su propio nombre indica se arroja a nosotros desde la distancia y un último y letal zombi que cuenta con cuchillas en vez de brazos y además de saltar, también puede defenderse de nuestros ataques, por tanto los enfrentamientos contra él siempre son un reto y cuando va acompañado de infantería se hace necesario algún tipo de estrategia si queremos superarle.

Escape Dead Island

A nivel técnico indicar que el juego esta bastante limitado. Estando totalmente alejado del nivel esperable a estas alturas de la generación, pues incluso se hace obvio en ocasiones que la decisión de una estética cartoon ha servido para ocultar defectos o la baja carga poligonal de algunos modelados. Hemos detectado popping, es decir la aparición repentina de objetos como cajas o vegetación, especialmente en los espacios amplios y abiertos. Los zombis una vez eliminados rápidamente desaparecen sus cuerpos dejando tan solo una mancha de sangre, y, por último, no hay interacción alguna con el escenario más allá de los objetos programados para destruir porque nos bloqueen el camino. Tan solo ciertos efectos de luz y la variedad en la paleta de color usada destacan dentro de un apartado gráfico muy justo. Por otro lado no podemos obviar la aparición de tirones al cargar una zona nueva ni tampoco la media docena de cuelgues del juego que me han obligado a reiniciar la consola.

La música sin embargo cumple correctamente añadiendo matices al misterio que nos rodea cuando nos encontramos explorando zonas cerradas, así como frenesí y ritmo cuando se hace necesario durante nuestros combates. Las voces en inglés cuentan con una extraña pronunciación, pero por suerte el juego se encuentra subtitulado al castellano.

En resumen, Escape Dead Island cuenta con un desarrollo costumbrista basado en unas mecánicas clásicas, de forma que la mayor parte del tiempo nos encontremos que nuestro objetivo es ir del punto A al punto B para recoger una cosa que se hace necesaria para avanzar en el punto C. Todo ello rodeado de un apartado audiovisual que no destaca por ningún lado, pero que encaja correctamente con la ambientación del juego. Por suerte su duración así como su complejo guión aporta la dosis suficiente de calidad para recomendaros que lo juguéis si os gusta la saga y/o la temática.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Escape Dead Island
Escape Dead Island
Escape Dead Island
Escape Dead Island
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?