ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Los cinco frascos, de M. R. James: un clásico de la literatura juvenil de fantasmas


 Terror / Suspense  Literatura juvenil
Yaiza Jara   02/07/2014
Comenta con tu Facebook
Meneame
     La novela nos atrapa con sus fantasmas y sus voces siniestras, y ya no tenemos escapatoria.
Portada de Los cinco frascos, de M. R. JamesUn buen día, mientras un chico, el protagonista de "Los cinco frascos" (Berenice, disponible en FantasyTienda), de M.R. James, intentaba leer tranquilamente a la sombra de un viejo árbol, se quedó dormido unos instantes, y al despertar, lo único que le vino a la mente es una extraña planta, cuya clase desconoce; pero tiene la sensación de que esa planta, que no ha visto nunca, ni sabe de dónde ha salido, puede ser importante.

Mientras le da vueltas a esa idea, se pone a pasear sin rumbo por el bosque, y de repente empieza a oír extraños susurros que lo conducen a lo más profundo del valle, a una zona que no había visto nunca, donde descubre un pequeño estanque.

Cerca de ese estanque se encuentra un roble que en a sus pies esconde algo que sorprende a M - que así se hace llamar nuestro protagonista -, nada más y nada menos que la planta con la que había soñado momentos antes. Al acercarse a la planta, el agua empieza a decirle que coja la planta y la sumerja en el estanque, seguidamente le dice que se la trague, tal cual, y ante tal situación, M procede.

A partir de ese instante, M era capaz de ver lo que había bajo tierra: las plantas, animales, insectos y demás maravillas que el ojo humano a simple vista no es capaz de apreciar. Y al fijarse precisamente en las piedras que había bajo la tierra, se percató de una en particular, que al desenterrarla se dio cuenta de que se trataba de la tapadera de una caja que en su interior contenía otra aún más pequeña, la cual decidió abrir al llegar a casa, para evitar la mirada de algún curioso.

En el momento en el que la luna estaba en lo más alto del cielo, M se dispuso a abrir la caja, y después de un intento tras otro, consiguió abrirla. ¡Había cumplido su objetivo! Lo que no se esperaba, ni por asomo, era el contenido que guardaba la caja tan misteriosamente en su interior: cinco frascos iguales pero distintos a la vez, en los que había rotuladas palabras en latín.

¿Y qué pasó con esos cinco frascos? ¿De dónde procedían? ¿Cómo era posible que hubiesen estado tanto tiempo bajo tierra sin que nadie se hubiese percatado de su presencia?

Esta novela es cuanto menos curiosa en su planteamiento, porque la forma en que lo escribió el autor nos obliga a estar pendientes de la lectura, porque en cualquier momento podemos perder el hilo de la historia y saltarnos un detalle importante sin darnos cuenta. Desde el principio, M le está contando sus experiencias a Jane, una amiga suya de la que no volveremos a tener noticia.

M. R. James

Conforme va usando los distintos frascos, ante sus ojos se va descubriendo un mundo totalmente nuevo, independiente y lleno de posibilidades del que no había oído hablar, que nunca se lo habría podido imaginar –y eso que M tiene una mente muy abierta y es muy imaginativo, de eso que no quede ninguna duda-.

Justo cuando consigue abrir el cofre que contiene los misteriosos frascos, al dormirse esa noche, M sueña con el antiguo dueño de los frascos, quien le revela los secretos para poder usarlos, pero siempre con cuidado, porque si se usan para el mal, y en cantidades inadecuadas, su vida podría correr un grave peligro. Es divertido ir descubriendo junto a M las distintas cualidades que poseen los frascos, sumadas a la nueva habilidad que le proporcionó esa extraña planta, con lo que sus días nunca son aburridos.

Hay que decir que en muy pocas páginas –porque esta historia es más breve de lo que podais pensar-, el autor consigue meternos totalmente en su mundo, haciendo que nos fijemos justamente en lo que él quiere, para que, cuando queramos darnos cuenta, nos haya atrapado en sus redes, con sus fantasmas y sus voces siniestras, y ya no tengamos escapatoria.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
La Editorial Almuzara publica en noviembre «Los generales de África», de Juan José Primo Jurado.
Berenice publica una edición «para adultos» de «El principito», de Saint-Exupéry
«La guerra de Calibán», de James S.A. Corey se publicará en octubre
Almuzara publica «Los iberos. Imágenes y mitos de Iberia», del arqueólogo e historiador Rafael Ramos
Edward James Olmos se une al reboot de Depredador
Articulos Relacionados
La Guerra de Calibán, de James S.A. Corey: space opera de acción y política que supera a su predecesora
Los iberos, de Rafael Ramos Fernández: divulgación asequible y amena
Wylding Hall, de Elizabeth Hand: una historia inconclusa
El enigma Murillo, de Andrés González-Barba: bien concebida pero mal resuelta
Cómo crear una lengua, de Miguel Jaén: interesante manual para frikis de la lingüística
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     Grupo Almuzara
Portada de El último guardián de Everness, de John C. Wright
Portada de Las nieblas de Everness, de John C. Wright
Portada de El castillo ambulante, de Diana Wyne Jones
Portada de El Sello Medici, de Theresa Breslin
Portada de Pequeños hombres libres, de Terry Pratchett
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?