ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Los nombres que jamás serán pronunciados, de Alicia Huerta: venta de niños robados


Yaiza Jara   16/06/2014
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Nunca deja de sorprenderte, de hacerte reír o llorar... cuando quieres darte cuenta, no puedes separarte del libro.
Portada de Los nombres que jamás serán pronunciados, de Alicia Huerta"Los nombres que jamás serán pronunciados" (Palabras de Agua, disponible en FantasyTienda), de la madrileña Alicia Huerta,  es la historia de una niña llamada Silvia Salgado, que con 14 años vive con sus padres en Madrid a finales de los años 60, en pleno franquismo. Su vida es lo más normal del mundo, su madre trabaja de portera en la casa de una familia adinerada, y gracias a ella precisamente viven en la casa pequeña adosada a la finca, pero su rincón favorito es el porche, desde el que observa a la gente en los ratos libres en los que habla con su madre de cualquier cosa, justo cuando ha terminado los deberes.

Pero un día, su tozudez y rebeldía - propias de la edad- , le hace enfrentarse a su madre, consiguiendo ser castigada esa tarde, quedándose en casa mientras sus padres se van a dar el paseo diario por el parque de El Retiro. Muy a su pesar, maldice el momento en el que le levantó la voz a su madre, porque le parecía muy injusto quedarse en casa después de portarse bien el resto de los días de la semana. En ese instante oye la puerta de la casa, “qué extraño” – piensa Silvia, porque han vuelto antes de tiempo… Pero resulta que no son sus padres, sino dos hombres desconocidos para ella que entran sin hacer ruido, buscando una llave que les dé acceso a la finca.

Mientras ellos remueven cielo y tierra para dar con las dichosas llaves, Silvia se esconde como mejor puede para que no la descubran… pero al final dan con ella, y no les queda otra opción que llevársela, para evitar mayores contratiempos.

El “monstruo” y el “rubio”, que eran los motes que Silvia les puso al no saber sus nombres, no contaban con raptarla, era el borrón en un plan perfecto, cuyo objetivo era secuestrar a la hija de la familia de la finca, Beatriz, de la misma edad de Silvia. Pero al no ser de su misma “clase social” no se había molestado en mirarla nunca. Una vez que ambas, encerradas en una oscura y vacía habitación, se dan cuenta de que no saben qué va a ser de ellas, ni cuándo volverán a sus casas, escuchan que los secuestradores van a pedir un rescate a la familia, y luego devolverán a Beatriz sana y salva. Pero de Silvia no dicen nada.

Los hechos se desarrollan en torno al franquismo, pero el giro de tuerca que vuelve loco a todo el mundo sucede el 20 de Diciembre del año 1973, el día en que asesinaron a Carrero Blanco.

El problema del rescate, es que como muestra de que tienen a Beatriz en su poder, le cortan un dedo que mandan a la familia junto con una nota, para ver si así surte más efecto y consiguen antes el dinero. Pero todo se va al traste cuando se infecta la herida de Beatriz y empieza a ponerse blanca, sudorosa, con fiebre muy alta, porque está claro que no la pueden llevar a ningún hospital. El monstruo asegura que se va a encargar del asunto.

La noche en la que se llevan a Beatriz, dejando a Silvia sola en esa habitación, nerviosa al no saber qué piensan hacer con ella, entra Andrés, el rubio, que le pide que guarde silencio y recoja sus cosas, que se largan de allí, pero sin hacer preguntas.

En este momento de la historia, los acontecimientos dan un giro inesperado, porque la extraña pareja que forman Silvia y Andrés, como secuestrada y secuestrador, cambia totalmente cuando él le dice que no puede volver a casa, que es muy peligroso, y que lo que deben hacer es abandonar el país. Cuando Silvia se da cuenta de que aunque sienta aire fresco fuera de su prisión, no puede volver a hablar con sus padres, tranquilizarles para que sepan que está bien, por temor a que les hagan daño – según Andrés -, intenta escapar, hasta que descubre – por culpa de su juventud y sus hormonas -, que su secuestrador se ha convertido en su héroe, del que está locamente enamorada. Gran error por su parte, pero de eso se da cuenta cuando pasan unos años, cuando su vida está en Inglaterra, con un pasaporte falso, al igual que su nombre, que desde entonces fue Ana, con Andrés lejos y viendo que su vida no tiene sentido.

¿Qué pasa con los padres de Silvia? ¿Siguen buscándola después de todos estos años? ¿Y Andrés? ¿Cuál es la mejor solución: Inglaterra o España? El hecho de que Ana (o Silvia, como la quieras llamar) tenga tantos interrogantes en su cabeza, hacen que se plantee muchas cosas, muchas decisiones que tomó a la ligera años atrás, sin pensar en las consecuencias que sufrirían tanto ella como la gente que está a su alrededor.

Alicia HuertaPero esto no queda aquí. Las vivencias de Silvia desde que es secuestrada en contra de su voluntad en casa de sus padres por estar en el sitio y momento equivocados, hasta que responde al nombre de Ana, va un mundo. Y después, cuando decide qué hacer con su vida y en qué situación está con Andrés, tendrás los ojos tan cerca del libro que no habrá espacio para poder pasar de página. Es increíble lo que puede dar de sí una historia, lo que pueden madurar los personajes – unos más que otros -, ya sea para mejor o para peor, pero el caso es que nunca dejan de sorprenderte, de hacerte reír o llorar, por lo que cuando quieres darte cuenta, no puedes separarte del libro, no hasta que hayas leído el último capítulo.

No se trata sólo de la vida de Silvia, sino de toda su familia, de sus amigos, de sus compañeros de trabajo, de la gente que no se interesaba por ella, de los que siempre estuvieron allí para apoyarla, es la historia de todo este grupo de gente, tan variopinta como el mundo, que por cada decisión que toman, cambian el curso de la historia de todos los demás.

Aparte de todo esto, los hechos se desarrollan en torno al Franquismo, como ya he mencionado antes, pero el giro de tuerca que vuelve loco a todo el mundo sucede el 20 de Diciembre del año 1973, el día en que asesinaron a Carrero Blanco.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
¡Ganadores de dos ejemplares firmados de «Cenizas», de Juan de Dios Garduño!
¡Sorteo de dos ejemplares firmados de «Cenizas», de Juan de Dios Garduño!
El abuso sexual y el maltrato aceleran la pubertad en niños y arriesgan su salud física
Los niños tontos, de Ana María Matute, en Austral el 6 de septiembre
Marvel publica un nuevo cómic junto a Visa para enseñar a los niños a ahorrar
Articulos Relacionados
Cenizas, de Juan de Dios Garduño: un terror más descarnado y brutal
Libros para los niños que siempre seremos: La historia interminable, de Michael Ende
Los niños de la viruela, de María Solar: una historia real
Entrevista con Federico Oldenburg sobre La aventura del vino (para niños)
La noche de los niños eternos, de Francisco Javier García: magnífica y llena de magia
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?