ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

La máscara de Venus, de Venus O´Hara: la liberación a través del sexo


Alejandro Serrano   13/06/2014
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Su público ideal es el lector que, o bien profese cierta apertura de miras en el sexo y otros temas, o bien aspire a conseguir ese grado de sinceridad con uno mismo en ellos.
Portada de La máscara de Venus, de Venus O´HaraLa modelo, actriz, escritora sex blogger Venus O'Hara, firma sus memorias eróticas con el título de “La máscara de Venus” (editorial Planeta, disponible en FantasyTienda), un viaje interior por el despertar de su sexualidad y afectivo, y el abandono de complejos de culpabilidad y clichés sociales.

Nacida en el Reino Unido, O’Hara es modelo, actriz, escritora y probadora de productos sexuales. Licenciada en Ciencias Políticas, reside en Barcelona y lleva en España un total de diez años. Ha colaborado como columnista sobre temas de sexo en varias publicaciones, GQ, Playboy y Primera Línea. También colabora con el blog Eros de El País y tiene su propio fotolog de fetichismo. Es creadora de No sabes con quien duermes, un confesionario para personas que llevan una doble vida y publicó su primer libro, "Déseame como si me odiaras", en 2010 junto a Erika Lust.

Desde sus tiempos de experimentación universitaria hasta la actualidad, este relato autobiográfico nos hablará de máscaras, deseos y secretos... y del destierro de la hipocresía, sexual y afectiva. La educación que recibimos desde pequeños nos enmarca la sexualidad en un entorno muy definido, o sencillamente la ignora por completo, tiñéndola de prejuicios y miedos, que en ocasiones se conservan toda la vida. Algunas personas finalmente se encuentran cómodas en ese marco, y otras se pasan toda su existencia intentando salirse de sus límites.

Precisamente, Venus O’Hara comparte en este libro sus primeras experiencias y el descubrimiento de sus anhelos sexuales y amorosos, algo que puede ayudar a algunas personas a descubrir sus deseos más profundos en algo tan esencial para la propia realización como la socialización afectiva. La autora reivindica la sinceridad –hacia uno mismo y los otros- como la mejor arma disponible para atacar los fantasmas y demonios personales, y simplemente, amar, descubrirse y dejarse querer.

O'Hara nos anima a no tomar al sexo como objeto u objetivo, sino como herramienta de conocimiento sobre uno mismo, a través de la sinceridad.

No estamos ante un libro erótico cuya única intención sea excitar la libido del lector, sin más. De hecho, aunque algo de eso hay, la atención se pone siempre en las emociones, en las motivaciones, en el análisis de uno mismo como objeto sexual, y en los demás como actores invitados a satisfacerlas. “La máscara de Venus” es un proceso evolutivo muy personal, no exento de tropiezos e inseguridades, introspectivo en la mayoría de las ocasiones, con un componente sexual inherente, pero cuyo objetivo es otro.

Que nadie espere encontrarse con un “50 sombras de Grey” o un “La Sociedad Juliette”... aunque la segunda novela, de la exactriz porno Sasha Grey, podría tener algún paralelismo mínimo con la de O’Hara –en términos de franqueza, no de grado de excitación provocada. Estamos ante algo completamente distinto, más suave en términos eróticos, menos directo y explícito, y que pone el acento en la dominación ejercida por la protagonista, más que en referentes visuales.

En ese sentido me ha decepcionado algo, esperaba algunas experiencias más de la protagonista, más titubeos hasta encontrar la piedra angular de su sexualidad; la novela en sí, aunque describe las motivaciones y esperanzas de su protagonista, es demasiado directa hacia el final. Muy pronto se encuentra con qué le gusta y se dedica a afinar su afición y modo de vida. Es posible que mi decepción en esto se deba a mi concepción previa de lo que iba a ser esta novela –en parte influenciada por la campaña de márketing, pero he de reconocer que la sensación permanece una vez terminada.

Por otra parte, el estilo literario es muy directo, como si estuviéramos ante uno de los artículos que suele publicar. Su aspiración biográfica condiciona la forma del texto, en absoluto velada o ampulosa. O’Hara no se escuda en ella para engalanar o llenar de misterio su vida, sino que se limita a contar qué le sucedió desde su punto de vista y cómo llegó a ser lo que es. Por supuesto, en esto hemos de hacer un auto de fe y creernos que la que describe es en realidad su vida, y sí, bien podría serlo, ya que si se hubiera dedicado a escribir de otra forma, las experiencias narradas podrían ser calificadas como “increíbles” por los alardes que suelen acompañarlas en otras novelas... en este caso no es así.

Venus O´HaraLa lectura es muy rápida precisamente por esa falta de alardes literarios, y al mismo tiempo engancha por lo directo del texto. Sin embargo, la idea central, ser sincero con uno mismo y olvidarse de alimentar el cliché que otros puedan tener de ti, es sin duda lo más interesante del libro, el arma con el que seduce al lector. Pueda uno compartir o no su filosofía de dominación sexual y afectiva, es sencillo compartir ese deseo de autoafirmarse, de realizarse, común a toda persona que no tiene miedo de sí misma.

No recomendaría esta novela a quien desee simple excitación sexual a través de las letras... “La máscara de Venus” habla en parte de eso, pero también de temas transcendentes –y otros banales- bajo la sencilla forma de una autobiografía. ¿Qué nos impide saltar las barreras mentales que otros y nosotros mismos hemos alzado durante años, para confesar y confesarnos qué deseamos de veras? ¿Cómo derribarlas y tomar las riendas de la propia felicidad? Esta novela no es ni mucho menos un manual, pero es posible que la experiencia de O’Hara ayude a alguien...

Por otra parte, está la diversión, no podemos olvidarla. Esta novela resulta divertida, no sólo porque en sí el sexo ya lo es, y mucho –ríase en la cama si puede, es de lo más sano-, sino por el choque de culturas que una británica puede sentir al aterrizar por primera vez en Madrid, y luego pasar a residir en Barcelona. Las situaciones cómicas se suceden una tras otra, y las reflexiones que estas provocan bien podrían hacer reflexionar en más de un tema a los lectores españoles del libro.

Es difícil recomendar esta novela en general, por lo que he comentado antes... es demasiado sencillo tener una idea preconcebida de ella. Su público ideal es, en mi humilde opinión, un lector o lectora que, o bien profese cierta apertura de miras en este y otros temas, o bien aspire a conseguir ese grado de sinceridad con uno mismo. Y sobre todo, no tome al sexo como objeto u objetivo, sino como herramienta de conocimiento sobre uno mismo. O’Hara encuentra en el sometimiento de otros su forma favorita de disfrutar del sexo y de las relaciones... ¿cuál es la tuya?


Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Profesor Layton y la Máscara de los Prodigios
Profesor Layton y la Máscara de los Prodigios
Profesor Layton y la Máscara de los Prodigios
Profesor Layton y la Máscara de los Prodigios
Profesor Layton y la Máscara de los Prodigios
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?