ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Predator (Kay Scarpetta), de Patricia Cornwell: thriller forense de desigual calidad narrativa


 Terror / Suspense
Alejandro Serrano   23/05/2014
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Lo más interesante de la novela son, sin duda, los psicópatas que la pueblan, particularmente los que habitan en el lado ajeno a la ley y el orden, sean públicos o privados.
Portada de Predator, de Patricia CornwellEl nombre de Patricia Cornwell (Florida, 1956) está unido inextricablemente al subgénero del thriller forense, y su personaje más conocido, la doctora Kay Scarpetta, ha protagonizado un sinfín de novelas desde su primer gran éxito editorial, “Post mórtem” (1990). En esta ocasión, RBA, desde su colección Serie Negra, publica la novela “Predator” (disponible en FantasyTienda), la decimocuarta entrega de la saga, que vio la luz originalmente en 2005.

El escenario de la desaparición de dos hermanas es Florida, el cuarto estado más poblado de los EEUU, y uno de los que cargan a sus espaldas una nutrida leyenda negra sobre asesinatos sin resolver, cultos satánicos, perturbados y caciques locales. Su economía se basa casi en su totalidad en el turismo, la agricultura y la minería. Aunque la mayor parte de su población es blanca de distintas procedencias (un 75%) o tiene rasgos africanos (un 16%), también hay un porcentaje apreciable de indígenas americanos y asiáticos. Dado el número de hispanos, que representan el 22,5% de la población, se habla, aparte del inglés, mucho castellano.

Esta mezcla heterogénea de culturas y lenguas da como resultado una sociedad de variados referentes, pero también muy fragmentada y desigual, no sólo en este aspecto, sino también en lo económico y religioso (de mayoría cristiana -protestante y católica-). Los espacios abiertos y poco poblados, y una tendencia natural a no meterse en asuntos ajenos, convierte al estado de Florida en una gigantesca vía de escape para gente a quien le interesa desaparecer y no ser encontrada, quizá con asuntos pendientes en otros lugares que ofrecen menor intimidad.

Precisamente ese parece ser el caso de las dos hermanas desaparecidas; aunque nadie cree que haya muchas posibilidades de encontrarlas, la doctora de ascendencia italiana Kay Scarpetta asume el reto. Directora de la Academia Nacional Forense en Hollywood, Florida, una institución privada con grandes recursos y fundada por su sobrina Lucy Farinelli, tiene a su cargo un equipo multidisciplinar que asesora en ocasiones a comisarías y centros de inteligencia estatales. Profundamente profesional, con una personalidad rocosa y una fragilidad que sólo se aprecia en la intimidad, se ve obligada a lidiar con la nutrida colección de egos que forma el equipo de la Academia, y por supuesto, con sus propios demonios personales.

Su relación intermitente con el analista de perfiles criminales del FBI Benton Wesley no pasa por sus mejores momentos, y su multimillonaria sobrina Lucy, que financia la Academia, es una fuente de preocupaciones para Kay; la ve cada vez menos centrada en el trabajo, más ausente de su propia vida y agresiva. Visita regularmente los lugares más sórdidos en busca de ligues de una noche, con mujeres de usar y tirar, lo que alarma especialmente a Scarpetta.

Es una lástima, pero Cornwell no hila aquí uno de sus mejores trabajos. El suspense brilla por su ausencia en muchos de los pasajes, y está realmente conseguido en unos pocos y brillantes capítulos.

Benton dirige el programa PREDATOR (Psico-REguladores De Agresividad TOtal de Respuesta), que estudia patrones cerebrales de asesinos en serie, con el fin de establecer pautas de comportamiento y posibles terapias, lo que le quita mucho tiempo libre, y le obliga a tratar con los asesinos más despiadados del país. Su paciente más prometedor es Basil Jenrette, de treinta y tres años de edad, asesino compulsivo que no conoce la piedad, y cuya percepción está marcada por su feroz inteligencia y falta de escrúpulos.

El principal colaborador de Scarpetta, al menos sobre el papel, es Pete Marino, que alcanzó el grado de Capitán en el Departamento de Policía de Richmond, hace tiempo. Ahora, en el sector privado, como parte de la Academia, hace las veces de detective. Agresivo, deslenguado y con problemas claros en su relación profesional y personal con Kay, Pete es alcohólico y desaparece durante cortas temporadas del trabajo, para lidiar con sus demonios personales, lo que enerva a Kay.

Todas estas referencias personales de Scarpetta se tornarán en vértices mensurables de la investigación, cuando la búsqueda de las dos desaparecidas, el programa PREDATOR, los devaneos de Lucy y los egos de la Academia -con evidentes problemas internos-, se unan para formar una trama tan complicada como multifacética.

No cabe duda de que “Predator”, a priori, tiene elementos más que suficientes para atraer a cualquier lector acostumbrado al thriller forense. Algunos personajes son prometedores, otros hacen de relleno, como es habitual, y el número de datos y detalles técnicos sobre criminología forense abundan, en una brillante documentación por la cual hay que aplaudir a la autora.

Cornwell usa todos los elementos sociales de Florida para profundizar en el dibujo de sus personajes, tanto culturales como económicos... especial atención a la abundante producción de cítricos de esta zona de los EEUU, una pieza clave para la resolución del misterio.

Sin embargo, esta novela de la saga de Kay Scarpetta mantiene un ritmo muy desigual durante las más de cuatrocientas páginas en las que está escrita. A veces la devoras de forma compulsiva, y en otros pasajes te ves obligado a leer en diagonal o a dejar reposar durante un tiempo la lectura. Aunque el conjunto de subtramas suele funcionar por sí solo, al margen del misterio que rodea las desapariciones de ciudadanos y posteriores apariciones de cuerpos asesinados, la reiteración de ciertas situaciones y traumas de los personajes resulta un poco cansina, hasta el punto de que a veces uno tiene la sensación de avanzar poco en la investigación en sí, y demasiado en la psicología recurrente de los personajes.

Patricia Cornwell

Lo más interesante de la novela son, sin duda, los psicópatas que la pueblan, particularmente los que habitan en el lado ajeno a la ley y el orden, sean públicos o privados. Suyos son los capítulos que sustentan la lectura y permiten que el lector siga adelante con la historia, a pesar de sus callejones sin salida. Mientras que las subtramas de los investigadores siguen una linealidad en ocasiones plana –a pesar de las jugosas técnicas forenses, particularmente interesantes-, las protagonizadas por los asesinos mantienen su propia entidad, una narrativa a medio camino entre lo lisérgico y la lucidez, sin llegar a dominar ninguno de los dos parámetros. Como digo, lo mejor de la novela.

Varios de los personajes son insufribles, pero sin duda dos de ellos se llevan la palma: Pete Marino y Lucy Farinelli: arquetípicos, desagradables, planos y poco realistas, desde cualquier punto de vista. Me ha gustado mucho Verraco, aunque el dibujo que Cornwell hace del asesino convicto Basil Jenrette no corresponde con los parámetros que su narración describe. Resulta predecible, de verbo y pensamiento poco ágil, y no inquieta en absoluto más allá del inicio.

Es una lástima, pero Cornwell no hila aquí uno de sus mejores trabajos. El suspense brilla por su ausencia en muchos de los pasajes, y está realmente conseguido en unos pocos y brillantes capítulos. Parece que hubiera escrito dos novelas en una, y pretendiera encajarlas como hacen los niños pequeños con los puzzles, forzando las piezas hasta que terminan formando parte de un mismo dibujo, aunque sea muy desenfocado y algo nos diga que no corresponde con nada auténtico.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Aliens vs Predator 2 - Captura
Aliens vs Predator 2 - Captura
Aliens vs Predator 2 - Captura
Aliens vs Predator 2 - Captura
Aliens vs Predator 2 - Captura
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?