ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Un hombre sin aliento, de Philip Kerr: Novela negra en la Segunda Guerra Mundial


 Terror / Suspense
Alejandro Guardiola   19/05/2014
Comenta con tu Facebook
Meneame
     La novena entrega de la saga de Bernie Gunther deja un sabor agridulce, por la lentitud de parte de la trama.
Portada de Un hombre sin aliento, de Philip KerrPhilip Kerr es un autor escocés, famoso por su serie de Bernie Gunther, un detective alemán durante la Segunda Guerra Mundial. “Un hombre sin aliento“ (RBA, Serie negra 2014, disponible en FantasyTienda) supone la novena novela dedicada a este personaje, aunque varios títulos están enmarcados después de la finalización del conflicto armado.

Debo confesar antes de comenzar que no había leído ninguna novela de Kerr y este supone mi primer acercamiento al personaje de Bernie Gunther. Con lo cual que me perdonen los lectores habituales de Kerr, si meto la pata en alguna cuestión que ya se haya tratado en las novelas anteriores de la serie.

Un hombre sin aliento“ comienza en marzo de 1943, unos meses después de que se conozca la humillante derrota del ejército nazi en el enclave de Stalingrado y que supone el comienzo de la retirada del ejército alemán en el frente del este. Bernie Gunther ha sido trasladado desde su puesto de detective en la Kripo, la policía criminal de Berlín, a la Oficina de Crímenes de Guerra, bajo el mandato de la SD. En realidad tiene el grado de capitán aunque pertenece a un estamento civil. Gunther es enviado a investigar una fosa común que se ha descubierto en el bosque de Katyn cercano a la localidad rusa de Smolensk, ocupada por la Wehrmacht nazi, con la directriz de solucionar lo más rápido posible el asunto y no implicarse demasiado. Durante su estancia descubrirá que el problema alcanza un grado mucho mayor de lo esperado, descubren que en la fosa puede haber los restos de miles de oficiales polacos ejecutados y, además, se va a complicar cuando aparezcan asesinados dos soldados de la Wehrmacht destacados en Smolensk.

A la vuelta de la Rusia ocupada, Gunther se verá envuelto de forma involuntaria y como cómplice indirecto en uno de los intentos fallidos de atentado contra Hitler en Berlín, por parte del coronel Rudolf Von Gersdorff, a quien el protagonista había conocido en su breve estancia en Smolensk.

Más adelante, el mismísimo ministro de Propaganda del Tercer Reich, Joseph Goebbels, le pide a Gunther que se encargue de dilucidar el asunto de las fosas comunes del bosque de Katyn y que averigüe quién fue el causante de aquella masacre, aunque los alemanes sospechan del NKVD, la policía secreta soviética. Para que el asunto parezca más neutral, Goebbels quiere hacer esa investigación con luz y taquígrafos, implicando a la Cruz Roja polaca y a expertos y forenses de diferentes países, porque si el resultado es como esperan puede resultar una victoria propagandística muy importante para los nazis y por el contrario, poner de relieve la maldad del régimen comunista de Stalin ante todo el mundo.

El personaje de Gunther es muy carismático, tiene una personalidad socarrona, cínica y bromista, actitud que le suele funcionar en los momentos más crudos y, al mismo tiempo, sabemos que es el método que utiliza para ocultar la amargura y el sufrimiento padecidos en el pasado.

Bernie Gunther encontrará en Smolensk un ambiente un poco diferente al que había dejado apenas un mes atrás cuando recibió muchas facilidades para realizar su trabajo. Todos recelan de él porque, estrictamente hablando, es un civil, y uno que además no expresa demasiado entusiasmo por el Führer ni por la ideología de los nazis. El mariscal de campo Hans Günther Von Kluge, jefe del Grupo de Ejércitos del Centro (gracias, Paco), y uno de los artífices de la blitzkrieg, “la guerra relámpago”, lo va tratar con desdén y lo va a despreciar por ser el enviado especial que solo responde ante Goebbels, además de por otros motivos que nos irán revelando. A la Gestapo tampoco le va a hacer mucha gracia que Gunther ande metiendo las narices por ahí. Ni a las SS. El protagonista se convierte en un grano en el culo para los mandos nazis en Smolensk y las circunstancias que nos cuenta la novela no van a hacer más que agravar estos hechos.

El protagonista lo único que quiere es regresar cuanto antes a su vida en Berlín y abandonar para siempre la helada Rusia que tanto odia. Pero no le dejarán hacerlo. A medida que vaya coordinando la coalición internacional que va a exhumar los cadáveres de las fosas, Gunther irá encontrando diferentes obstáculos que convertirán su labor en una verdadera pesadilla. Las pistas que su investigación va descubriendo poco a poco sobre quién es el verdadero responsable de la matanza sucedida en el bosque de Katyn, se irán enturbiando con un rastro de asesinatos que dificultan todavía más un asunto tan delicado y de repercusiones a escala global.

Un hombre sin aliento“ es una novela con una detallada y minuciosa documentación que trata varios aspectos del periodo histórico que nos narra: por un lado, el descubrimiento de las fosas comunes en el bosque de Katyn; por otra parte, las diferentes conspiraciones e intentos de terminar de una vez por todas con la figura de Hitler por parte de militares de la aristocracia prusiana. Es una época compleja, con muchos frentes que se pueden tratar, diferentes puntos de vista sobre cómo hacerlo, y el autor intercala muy bien su ficción dentro de los sucesos reales.

Gunther resulta un tipo incómodo, como decía antes, para la Gestapo, las SS, los aristócratas prusianos que conspiran contra Hitler, porque todos ellos son militares y el protagonista no lo es. Hasta el punto que pondrá en peligro su vida e incluso su carrera profesional, con tal de resolver los diferentes crímenes que alguien está cometiendo con el fin de ocultar los indicios que conduzcan hasta el responsable material de las ejecuciones masivas de soldados polacos en el bosque de Katyn. También me llama la atención que un tipo que era un detective de la policía, contrario a la ideología de los nazis, haya logrado progresar tanto en su trabajo. Es posible que quede más claro o mejor explicado en novelas anteriores. El personaje es muy carismático, tiene una personalidad socarrona, cínica y bromista, actitud que le suele funcionar en los momentos más crudos y, al mismo tiempo, sabemos que es el método que utiliza para ocultar la amargura y el sufrimiento padecidos en el pasado.

Philip Kerr

Sin embargo, no me terminó de convencer la primera persona de Bernie Gunther contándonos la historia, que obliga a que toda la narración recaiga sobre el protagonista, dándonos solo su punto de vista sobre los acontecimientos, porque deja en muy segundo plano a los otros personajes. Sí, ya sé que por eso se denominan “personajes secundarios”, pero el autor contaba con un elenco importante de personajes reales, a quienes podía darles un mayor peso y que no quedaran de fondo o para solucionar los problemas de Gunther cuando se ve en apuros. Entre las caracterizaciones que realiza de estos, destaco la breve pero muy interesante descripción que realiza de Joseph Goebbels. Otra cosa que no me ha gustado sobre “Un hombre sin aliento” ha sido su lentitud, la novela en realidad no comienza hasta la página 200, y la acción no avanza demasiado hasta la página 400 (el libro cuenta con unas 520 páginas en total) y a partir de ese punto se dispara hasta la resolución final. Por lo que varias partes de la historia me resultaron bastante tediosas y se me hicieron cuesta arriba, en especial en aquellas en las que los capítulos son casi novelas cortas por su longitud. Estos capítulos tan largos hicieron que me costara bastante retomar el libro, pues no me parecía tener una sensación de que avanzara. Por ese motivo no conseguí conectar del todo con la historia que me estaba contando Philip Kerr.

Por otro lado, la novela la pueden disfrutar quienes conozcan bastante sobre el conflicto que asoló Europa, pues seguro que cuenta con muchos detalles que a mí se me han pasado por alto. De la misma forma, soy incapaz de asegurar si todo lo que nos cuenta está bien encajado en el marco histórico o comete algún tipo de fallo garrafal al hacerlo.

Un hombre sin aliento“ también puede servir para poner de relieve ciertas realidades que es posible que el público en general no conozca, como las disidencias dentro del Tercer Reich y que no todos los militares estaban de acuerdo con los nazis y con Hitler. La matanza del bosque de Katyn no fue reconocida por Rusia hasta la caída de la URSS en 1991, el gobierno instaurado entonces admitió que el régimen de Stalin fue el causante, pidiendo disculpas por ello. Es curioso que Vladimir Putin pusiera freno en 2004 a una exhaustiva investigación sobre el asunto, que había mandado Mijaíl Gorbachov, quedando a día de hoy muchos aspectos pendientes de averiguar sobre esta matanza.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Guerra Mundial Z
Guerra Mundial Z
Guerra Mundial Z
Guerra Mundial Z
Guerra Mundial Z
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?