ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Exégesis, de Alejo Cuervo: historia de un friqui de la ciencia ficción y la fantasía


Alejandro Serrano   27/04/2014
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Breve repaso a la figura de Alejo Cuervo, la inauguración de la nueva Librería Gigamesh y la plataforma Lektu.
Portada de Exégesis, de Alejo CuervoDebido a mi particular infancia y educación eminentemente autodidactas, siempre me he resistido a crear y sostener mitos en cualquier ámbito, defendiéndolos hasta que sólo un montón de mentiras y medias verdades sostiene los huecos de su frágil armadura. Dada mi patológica tendencia a la bonhomía (excepto violentos y esporádicos arrebatos de cólera justiciera), mi supervivencia mental dependió siempre de la forma en que juzgaba tanto mis propias circunstancias como las personas que me rodeaban.

De la misma forma, siempre he procurado no calificar a nadie sin suficientes datos. La intuición es para mí resultado de la experiencia directa, de sumar dos más dos, juzgar acciones y reacciones. Tanto en otros como en mí mismo. Aunque he de reconocer que en ocasiones me he permitido la libertad de definir a algunos individuos por dos palabras cruzadas… nadie es perfecto, amigos. A veces me he dejado llevar por esa tendencia tan actual y despreciable de juzgar sin conocer. Sí, he ejercido de bocachancla unas pocas veces –aunque fuera sólo para mí mismo. Y no me siento orgulloso.

Quien me conoce un poco sabe que leo de todo, sin preguntar méritos ni mirar el pedigrí de libro alguno. Pero durante mucho tiempo, una de mis grandes pasiones fue la ciencia ficción y la fantasía. No he cambiado demasiado, tan sólo he maximizado exponencialmente mis inquietudes y campos de –ejem- trabajo, y tengo especial cariño por estos dos géneros, aunque últimamente me prodigue poco con ellos, salvo relecturas de fondo.

Siempre quise conocer, poder juzgar desde la distancia corta, a algunas personas –para otros también personajes- indispensables para comprender la evolución editorial y lectora de este país (y de otros). Como cualquier fan, he soñado con conversar con ciertos autores y editores, a algunos de ellos los he entrevistado, y para hacerlo con otros tendría que contratar a algún hábil médium. Aunque no creo en el más allá, ese es un problema serio. Y la física actual no nos permite ni siquiera de forma teórica viajar en el tiempo hacia atrás –salvo en ensayos de físicos realmente especulativos, quizá algún día otros avances nos desmientan. Por ahora, estamos fastidiados.

Presentación de la nueva Librería Gigamesh y de Lektu

Sin embargo, aún hay “mitos” vivos. Y uno de ellos, al menos en ciertos círculos literarios friquis, es Alejo Cuervo. Sí, el dueño de Gigamesh; la editorial que publica a George R.R. Martin. Vaaale, los libros en los que se basa la serie “Juego de Tronos” xD Los seguidores habituales de Fantasymundo saben de qué hablo; esta es una de las bromas más recurrentes que hacen los lectores impenitentes a aquellos “recién llegados” que aún no han gastado suficientes hojas como para hacer la misma bromita al resto. Imagino que ocurre en cada generación, una especie de novatada sin visita al hospital.

El señor Cuervo –para otros Papa Alejo, pero lo siento, no puedo ver a los curas ni en pintura al óleo- es uno de esos tipos que puede hacerle la broma anterior a casi cualquier lector. También a mí. No me refiero a su edad, aunque ya peine canas en abundancia, sino a su dilatada experiencia como lector, editor y… crítico –aunque esto último debería ponerlo en comillas, no termino de saber ni siquiera si el que escribe estas líneas puede considerarse como tal-. Alejo es una de esas personas que da la impresión de poder pasarse horas hablando sobre ciencia ficción y fantasía –entre otras cosas-, y es considerado como un “mito” en esos círculos. Para algunos figura esencial del “fandom” (¡Eru mío, al final lo he escrito, el mundo colapsará!), para otros misterioso personaje albino y para la mayoría el tipo que se forra gracias a lo que escribe El Gordo. Pero Alejo es mucho más, o eso parece tras la lectura de “Exégesis”, el librito que nos regaló hace unas semanas, durante la presentación de la rutilante nueva Librería Gigamesh.

Un dalek -en forma de carrito para niños- en GigameshComo he dicho, nunca he sido un tipo que sostenga mitos. Pero en aquella presentación, en la que Alejo parecía un padre orgulloso del nacimiento de su primogénito, no pude menos que sentirme muy identificado con él. No con su trayectoria profesional, no con el lugar que ocupa en el universo de la ciencia ficción y la fantasía. No con su cuenta corriente. No, desde luego, con su poblada cabellera. Sino con sus parámetros vitales. Este tipo, aunque evolucionado, es el mismo puñetero friqui que una vez fue. El éxito editorial y material no parece haber cambiado a este individuo, que conserva parecidas coordenadas a las que tenía cuando ejercía de divulgador, de juntaletras para terceros en forma de crítico, de editor de revista, de coordinador editorial. Parece decidido a no dejarse absorber por los nuevos tiempos editoriales y políticos. Tiene un objetivo y se dirige a por él. Aunque se estrelle…

Sí, he soltado un poco de jabón. Me gusta la gente directa, honesta, con valor. Yo mismo procuro serlo, e identifico esa cualidad en otros con rapidez. Alejo parece ser así, tanto en directo como en “Exégesis”. Este pequeño libro da muestra de lo que el alma de Gigamesh piensa, y de sus intenciones a medio y largo plazo. Y resulta, de paso, una excelente muestra no sólo de su dilatada trayectoria, sino de la evolución de la ciencia ficción y la fantasía en este país, y en general en el mundo que habitamos. Entre sus líneas encontraréis la razón por la que muchas personas leemos estos dos géneros, o lo hicimos alguna vez. Los recién llegados hallaréis sin duda lecturas imprescindibles, pero aquellos que ya tenemos cierto bagaje disfrutamos de las anécdotas, algunos génesis editoriales, y sobre todo del estado actual del negocio editorial, y de sus trampas y esperanzas.

Alejo comentó en la presentación una apreciación clave con la que estoy muy de acuerdo: los lectores de ciencia ficción y fantasía estamos más predispuestos que otras personas a imaginar mundos y escenarios distintos, a no dejarnos llevar por el inmovilismo, a resistir con utopías, a buscar alternativas de bien común. Existe en nuestro corazón un anhelo de mejorar el mundo, porque hemos visto otros distintos al que habitamos a diario, y lo hemos poblado con nuestra imaginación. Él mismo es una de estas personas. Un doctorado en Físicas apegado a la realidad pero con ese anhelo lector del que hablo.

Espectacular mural en Gigamesh de Corominas

Fantasymundo nunca ha colaborado “a nivel editorial” con Gigamesh, nunca recibimos un ejemplar de esta editorial -salvo este que nos ocupa- ni nunca se nos ha planteado de forma oficial. Así que los malpensados no os preocupéis. El jabón que destilo aquí es honesto, como siempre que lo derrocho. No hay sospecha alguna de compadreo baboso. Cuando digo que me identifico con la filosofía que impulsa a Alejo lo digo sin ninguna otra intención. No espero ejemplares de cortesía de Martin ni invitaciones a birras heladas. Bueno, tal vez esto último… mmm.

Si “Exégesis” merece una lectura por su contenido, por la forma en que Alejo se desnuda –con ropa, no os preocupéis- sin rubor, la nueva Librería Gigamesh merece más que una visita. Es un templo de la ciencia ficción, la fantasía y el terror. No exagero. Cuando digo que el día de la preinauguración Alejo parecía un padre primerizo lo hago en serio. Pupilas de niño pequeño, de ilusión, con incontinencia verbal y ganas de mostrar su casa a todos los invitados. A los amigos y a los visitantes ocasionales. De maravilla ante su propia creación. Pero, tal y como habla, sé que es sólo la primera gran piedra. Y me alegro.

Espacio Francisco Porrúa en Gigamesh

En la librería hay novedades editoriales. Por supuesto. Pero yo no podía salir de la zona del libro de viejo, me atrajo como un imán. Tan ateo como soy, y me daban ganas de arrodillarme allí mismo, en ese lugar, mirando hacia ejemplares que muchos consideran inencontrables. La librería es enorme y alberga suficiente material para ocupar los ojos y muchas bibliotecas personales, pero tiene algo que no puede verse en otros lugares: historia de género. Y eso, junto con el discurso de Alejo, fue lo que me emocionó. Ver cómo alguien mantiene su alma de lector y procura mantener un hueco de su librería vivo para quienes deseen conocer a autores que ya no ocupan espacio en otros establecimientos, me llegó.

Id. Ya tardáis, insensatos.

Pero aquella preinauguración fue interesante no sólo por todo lo dicho, sino por la presentación de una iniciativa puesta en marcha por Alejo, y que dará mucho que hablar: Lektu, la plataforma de ebooks sin DRM y a precios –DE VERDAD- razonables, que está abierta desde hace unos días. Esta iniciativa busca confiar en el lector, así tal cual.

Espectacular diorama cedido por Carlos Sisí en Gigamesh¿Cuántas veces se habrá hablado de la piratería y de su supuesta incidencia en la ruina de editoriales y autores? ¿Cuántas veces se ha respondido que los ebooks no tienen un precio razonable y que la gente piratea porque no tiene posibles para hacerse con según qué material, o que no compraría todo lo que piratea?

Lektu busca confiar en el lector, ofrecer libros digitales a buen precio –que fija el editor adscrito, en un rango más que razonable- e incluso, según comentaba Alejo, en un futuro los compradores pondrían poner su precio a ciertos lanzamientos, si todo sale como esperan. Nadie sabe si Lektu resultará económicamente, pero desde luego podría ser la respuesta a los interrogantes sobre el negocio editorial digital y la piratería que vienen surgiendo desde hace años: ¿Los lectores apoyarán algo que precisamente ofrece lo que piden? El tiempo lo dirá, pero Alejo y su equipo han ofrecido una posible respuesta. Y quizá un nuevo modelo de negocio y de comercialización editorial.

Desde Fantasymundo esperamos que esta plataforma crezca –de momento cuenta con pocas referencias, es lógico- y plantee una alternativa a la actual concentración de grupos editoriales, y al lector que desea contenidos legales a buen precio. Y ojalá esta forma de funcionamiento se extendiera a otras fuentes de entretenimiento y cultura.

Como veis, en este artículo sólo tengo jabón que derrochar. Pero creo que la ocasión lo merece, sin que sirva de precedente…

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     El Cuervo
El Cuervo
El Cuervo
El Cuervo
El Cuervo
El Cuervo
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?