ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Deuda de sangre, de Michael Connelly: investigación meticulosa y concienzuda que consigue sus objetivos


 Terror / Suspense
Alejandro Guardiola   31/03/2014
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Una novela de género negro de manual con un carismático protagonista masculino.
Portada de Deuda de sangre, de Michael ConnellyDeuda de sangre” (RBA, serie negra 2014, disponible en FantasyTienda), es una reedición de la novela de Michael Connelly, muy famosa por su adaptación cinematográfica con Clint Eastwood encarnando al protagonista. Connelly es uno de los maestros modernos de la literatura policiaca, aunque es más conocido por la serie de su personaje Harry Bosch.

Terry McCaleb es un exagente del FBI especializado en crímenes perpetrados por asesinos en serie. Como consecuencia del estrés producido por su actividad, sufrió una infección en el corazón que le obligó a necesitar un trasplante y a un retiro prematuro de su trabajo. En el comienzo de la novela, el autor nos muestra a un McCaleb que se encuentra en fase de recuperación después del trasplante y que se está tomando la vida con calma. Se encuentra dedicado a seguir las indicaciones de su doctora, a tomarse los medicamentos, a controlar sus constantes vitales, a restaurar el viejo barco que le dejó su padre, a pescar… En definitiva, ha abandonado la vorágine que significaba ser un agente de la ley persiguiendo criminales para dedicarse a actividades que no lo agobian y que le proporcionan una paz y un descanso con los que antes no contaba. Como es habitual en las novelas de género, esa falta de acción no durará demasiado.

Una mujer visita a McCaleb en su barco. Resulta que se trata de la hermana de Glory Torres, la mujer donante del órgano que lleva el protagonista en el pecho. Graciela, la hermana de Glory, le explica al exagente por qué razón se ha preocupado en buscarlo. Glory fue asesinada en un atraco a una tienda y piensa que el departamento de policía no está haciendo todo lo que debería para hallar al culpable y le pide su ayuda. McCaleb no se compromete a nada, al fin y al cabo su especialidad son los asesinos en serie. Solo le promete que hablará con los detectives encargados para averiguar en qué estado se encuentra el caso.

El elevado sentido de la justicia de McCaleb le obligará a seguir investigando más allá del punto que se había propuesto en un principio, como mera cortesía hacia la familia de la persona cuyo corazón porta en su interior. Descubrirá que los detectives de la policía no se han esforzado demasiado en su cometido. En el mundo de McCaleb no puede quedar un crimen impune si él puede evitarlo. Porque se lamenta de los asesinos en serie que no fue capaz de atrapar durante su carrera. En el sentido estricto es un ciudadano corriente, un civil, que no tiene placa, ni licencia de investigador, pero que conoce todos los vericuetos del sistema policial y de la ley.

Deuda de sangre” resulta una novela de género negro entretenida y que engancha bastante, más según avanzas. Y desde luego, a mí me gustó bastante más el libro, por mucho Clint Eastwood que sea.

Esas destrezas y ventajas le servirán para pasar por encima del departamento de policía de Los Ángeles, del departamento del sheriff, del mismo FBI… Por suerte, Terry McCaleb conserva buenas amistades e importantes contactos de su época de agente que siempre se encontrarán dispuestos a hacerle un favor, incluso poniendo su trabajo en riesgo.

Los detectives y agentes encargados del caso, perciben a McCaleb como un intruso desagradable que está metiendo las narices, poniendo en evidencia a la investigación oficial y sacando a la luz detalles o pistas que a ellos se les han pasado por alto. Así que debido a eso, recibirá una gran hostilidad por parte de quienes hace poco tiempo se encontraban en el mismo bando que él para combatir la delincuencia.

Poco a poco irá implicándose más en el caso, descubrirá otros crímenes y cabreará a bastante gente en el proceso. Contará con la ayuda de la detective del sheriff Jaye Winston, antigua colaboradora y con la que mantiene una buena relación profesional; con un viejo amigo en el departamento de balística del FBI, Vernon Carruthers; y con una especie de escudero y sidekick en la forma de su vecino de barco en el puerto, Buddy Lockridge, abnegado amigo que lleva a Terry de un lado a otro, porque él no puede conducir. También significa que el protagonista recuperará diferentes sensaciones olvidadas.

Por un lado, la inmersión en una investigación, concentrarse en encontrar un indicio en fotografías, vídeos e informes; la adrenalina y la vorágine que tan perjudiciales resultan para el recién trasplantado, al estar a punto de dar un paso hacia adelante por haber descubierto una nueva pista… Además, en la parte personal, McCaleb se encontrará en una posición en la que tiene sentimientos hacia una persona especial, y para que ello fructifique, necesita encontrar al culpable del asesinato de Glory Torres, aunque sea lo último que haga en su vida.

Deuda de sangre” es una novela policiaca de manual, con protagonista masculino que ha abandonado —por necesidad, pero también como consecuencia de su trabajo— las fuerzas del orden. Sin embargo, en el momento que narra la historia se encuentra al otro lado de la ley, y tendrá que topar con esos inconvenientes a pesar de sus servicios con el FBI en el pasado. En ese sentido McCaleb no es un macho alfa, que va dejando corazones rotos y amantes en diferentes puertos, exudando testosterona; ni un alcohólico que ahoga las penas en un vaso de whisky; tampoco es un tipo de gatillo fácil que arregle cualquier disputa enarbolando su arma. Al contrario, se trata de un hombre normal, muy inteligente y observador, disciplinado, meticuloso y obstinado, cualidades (o defectos, según como se mire) que le conducirán a atrapar al culpable.

Michael Connelly

La novela quizás cuenta con un arranque lento, pero me fui acomodando al ritmo impuesto por Michael Connelly y a medida que McCaleb va averiguando cuál es el siguiente paso, la acción se dispara y la lectura se convierte en mucho más fluida y dinámica. Es posible que esa lentitud sea buscada para equipararse con la forma de vida que experimenta McCaleb en diferentes puntos del libro: al comienzo, tranquilidad y orden; rapidez y caos en la conclusión. El personaje de Terry McCaleb, este antiguo y peculiar exagente del FBI especializado en serial killers, es el centro de toda la historia. La trama gira siempre en torno a él y apenas contamos con otro punto de vista que no sea el suyo. Algunos personajes secundarios como Jaye Winston, Buddy Lockridge o Graciela Rivers dan un poco de juego cuando interactúan con el protagonista, pero no llegan a su altura en cuanto a la precisa y profunda caracterización con la que nos lo presenta el autor.

La investigación del caso también es original y, de la misma forma interesante, pues se van hilando diferentes cuestiones que al final de todo resultan ser una madeja bien distinta y sorprendente. El encaje del rompecabezas que nos propone Michael Connelly es perfecto. Tan solo, se le puede achacar como mínimo punto en contra que las lealtades de varios personajes hacia McCaleb sean tan inquebrantables. Resultaría más realista que se movieran en una línea más ambigua, tal vez introducir unos momentos de duda en lugar de acceder a cuanto les pida el protagonista, que aceptan sin rechistar por muy descabellada que resulte esta propuesta. En especial, es notable y chirría cuando alguno de estos secundarios pone en peligro su puesto de trabajo por culpa de ayudar a McCaleb en la investigación.

En general “Deuda de sangre” resulta una novela de género negro entretenida y que engancha bastante, más según avanzas, igual que el ritmo como decía antes. Y desde luego, a mí me gustó bastante más el libro, por mucho Clint Eastwood que sea.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
Un estudio señala que, con diabetes y niveles altos de azúcar en sangre, hay menos probabilidad de cáncer cerebral
Ediciones B compra los derechos de Sangre Fría, de Claudio Cerdán
Sangre vagabunda, de James Ellroy, será adaptada al cine
Bajo el yugo neoliberal. Crisis de la deuda y disidencias en las periferias europeas, este mes en Akal
Amapola de sangre, de Enara de la Peña: romance paranormal
Articulos Relacionados
Pasajera, de Alexandra Bracken: novela juvenil de viajes en el tiempo
Mala sangre, de Carmen Moreno: bocanada de aire fresco en el género del Oeste
La sangre helada, de Ian McGuire. He aquí el hombre: hediondo, borracho y brutalmente sanguinario
Barón Rojo 2. Lluvia de sangre. Continuación de la biografía con un toque de flashback
Sangre fría, de Claudio Cerdán: ni la muerte me detendrá. Ni la muerte.
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Poster de Diamante de Sangre
Escena de Diamante de Sangre
Escena de Diamante de Sangre
Escena de Diamante de Sangre
Escena de Diamante de Sangre
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?