ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

Metal Gear Solid: Autopsia de una historia. (Parte I)


Sp1ke   10/03/2014
Comenta con tu Facebook
Meneame
     En Fantasymundo repasamos la saga Metal Gear Solid para analizar todo aquello que inspiró a Hideo Kojima a desarrollar algunos de los juegos más importantes de la historia.
Hace ya más de un cuarto de siglo que Konami lanzó al mercado Metal Gear, un juego de acción que, a diferencia de lo habitual en aquel momento, premiaba el sigilo más que los reflejos. Ya fuera por elección de su creador, un joven Hideo Kojima, o por limitaciones técnicas como afirma la leyenda, el caso es que esta primera entrega se convirtió en un éxito aceptable que cautivó gracias a su original propuesta. A Metal Gear le siguió poco después una segunda parte, Solid Snake, que no consiguió repetir los triunfos de su antecesor, cayendo así la saga en el limbo del olvido durante ocho largos años.

Ya en 1998 llegó a la primera PlayStation el archiconocido Metal Gear Solid, que permitió al bueno de Kojima-san dar rienda suelta a su imaginación y contarnos una historia arrebatadora y profunda como pocas veces habíamos visto en un juego de acción. Todo un logro para la época al que le siguieron otras tres entregas que han contribuido a alargar la leyenda de esta saga.

Algo en lo que crítica y público siempre han estado de acuerdo es que MGS ha conseguido integrar elementos de la cultura dentro de su trama de una manera satisfactoria, rompiendo esa fina línea que separa las obras de ficción de nuestra realidad, dotando así a sus tramas de un peso específico difícil de superar. Y ese es el cometido de este artículo; encontrar algunos de esos elementos y analizarlos, tratando de encontrar las raíces de esta épica historia.

Pero antes de comenzar hablando del primer Metal Gear Solid, queremos establecer algunos de los componentes comunes a todas las entregas de la saga.

Metal Gear Solid: SAGA

Quizá el primero de estos elementos que deberíamos analizar es la figura del súper soldado, algo que ya podemos ver en el estado de “héroe legendario” de Solid Snake en el primer juego y que queda aún más patente una vez conocemos los orígenes de los gemelos Snake y del Cyber Ninja. Pero esta figura del súper hombre no es exclusiva de la obra de Kojima. Ya sea en el mundo del cómic, donde Capitán América es el perfecto ejemplo de esta figura, o en el cine con personajes tan clásicos cómo James Bond o tan modernos como Neo, la fábula de ese ser que reúne lo mejor de la especie y se eleva por encima de los demás tiene tantas interpretaciones que sería imposible nombrarlas todas.

Posiblemente, el origen de esta figura lo debemos buscar en una perversión del Übermensch sobre el que Friedrich Nietzsche teorizó en su obra “Así hablaba Zaratrusta”. El filósofo prusiano nos venía a presentar a su súper hombre como aquel que es capaz de crear su propio sistema de valores, identificando como moralmente bueno aquello que procede de su voluntad de poder. Este hombre, capaz de ser completamente libre, no se vería restringido por los valores externos impuestos por la fuerza a la sociedad.

Todos aquellos que hayan acabado las diferentes entregas de Metal Gear Solid verán en esta “genuina libertad” el objetivo último de algunos de los personajes más importantes de la saga. Ya sea el joven Solid Snake desapareciendo en el hielo ártico o el amnésico Raiden perdiéndose entre la multitud, los protagonistas de cada una de las entregas mantienen una lucha no solo contra el destino, sino también con los poderes fácticos que los utilizan como peones en sus juegos políticos, siendo su último objetivo el vivir libres eligiendo que hacer con sus vidas.

Otro aspecto omnipresente en todos los juegos es el efecto de la guerra en la psique de las personas. Y es que Hideo Kojima siempre ha tenido mucho cuidado de no presentar los conflictos bélicos como algo divertido o ligero. Prácticamente todos sus personajes están afectados en mayor o menor medida por el mismo síndrome de estrés post traumático que está causando un suicidio diario entre los veteranos americanos de las guerras de Irak y Afganistán. Otros ejemplos de personajes rotos por la guerra los podemos encontrar en películas tan recomendables como “Nacido el 4 de Julio” de Oliver Stone y la casi desconocida “Johnny cogió su fusil” de Dalton Trumbo (y que inspiró la mítica canción “One” de Metallica).

Metal Gear Solid: SAGA

Un último punto que queremos comentar y que es sin duda la fuente de algunos de los momentos más divertidos y bizarros de la saga es la continua ruptura de la cuarta pared, que alcanza su mejor momento en el combate contra Psychomantis, villano con poderes mentales que “lee” nuestro futuro gracias a las partidas que tengamos guardadas en nuestra consola. Para hallar los inicios de este interesante recurso narrativo nos tenemos que remontar al teatro del siglo XIX, concretamente al movimiento realista, siendo uno de los ejemplos más antiguos la obra de “Peter Pan”, dónde el público tiene que aplaudir para salvar a Campanilla.

Esta interpelación al público se puede hacer con diversas intenciones, ya sea con fines educativos (todos conocemos programas infantiles que lo usan), para incluir al público en la obra como acabamos de ver o para romper el ritmo de la narración de manera deliberada, haciendo al espectador consciente de sí mismo y permitiéndole reflexionar sobre lo que está viendo, siendo esta última finalidad la más habitual dentro de Metal Gear Solid.

Y ahora, sin más preámbulos, pasaremos a hablar de la primera entrega.

Metal Gear Solid. (1998)

Comenzamos el recorrido por los juegos con la primera entrega de “Solid” y lo hacemos hablando del tema oficial elegido por Kojima para su juego: la genética. Y más específicamente la continua tensión entre educación e instinto.

Un ejemplo de estas caras opuestas del ser humano lo encontramos sin duda alguna en el personaje de Liquid Snake; un rebelde que intenta escapar del control del gobierno que le creó para ser una réplica del soldado perfecto (Big Boss) y que mediante sus acciones acaba reviviendo el sueño de su “padre”, una nación en la que los soldados sean libres y dónde el conflicto sea el estado natural del hombre. Obviamente, gran parte de la educación tradicional occidental se basa en el dominio de los instintos para hacer avanzar al ser humano, algo que al antes mentado Nietzsche no le parecía demasiado bien: “El error de la moral tradicional se caracteriza por su "antinaturalidad", pues ella impone las leyes e imperativos en contra de los instintos primordiales de la vida”, encontrándonos que desde este punto de vista, Liquid quizá no sea tan malo como pensábamos.

Metal Gear Solid: SAGA

También podemos interpretar al villano de la historia desde un punto de vista más clásico, como ese personaje que, pese a hacer todo lo posible para cambiar su destino se ve condenado a repetirlo, siendo similar desde este punto de vista a dos personajes de la Grecia clásica como son Casandra y Edipo.

Un último punto que trata dentro del tema de la genética podría ser el de la manipulación genética, que nos trae no solo a Solid y Liquid, sino también a los soldados genoma, clones parciales de Big Boss. Si atendemos a la Wikipedia, la ingeniería genética es la “tecnología del control y transferencia de ADN de un organismo a otro, lo que posibilita la creación de nuevas especies, la corrección de defectos genéticos y la fabricación de numerosos compuestos”. Esta nueva ciencia comienza en 1973 gracias al experimento conducido por Stanley Cohen y Herbert Boyer, que crearon el primer organismo modificado, abriendo así una casi interminable serie de cuestiones éticas que, además del caso que nos ocupa, ha dado pie a innumerables películas, siendo quizá una de las más interesantes “Gattacca” de Andrew Niccol.

Obviamente, esta ingeniería tiene muchos logros a sus espaldas como para dejarla reducida a una simple fuente de polémica; la terapia genética, las vacunas recombinativas, los fármacos de nueva generación y por supuesto la proteína vegetal Argonauta 9, que aparentemente estimula la autoclonación natural de las plantas son solo algunas de las aportaciones de esta ciencia tan joven.

Otro tema importante que encontramos tanto en Metal Gear Solid como, de una manera menos importante, en el resto de la saga es el problema nuclear. Desde que en 1945 Estados Unidos lanzara las bombas de Hiroshima y Nagasaki causando la muerte de 200.000 personas en el mejor de los casos, todos los países que han querido tener peso específico en el escenario internacional han perseguido la obtención de tan terrible arma.

Metal Gear Solid: SAGA

Como bien nos cuenta Kojima a lo largo del juego, la situación de las armas nucleares en el mundo se descontroló de una manera disparatada tras la caída de la Unión Soviética en los inicios de la década de los 90. Tras la caída del telón de acero y el consecuente final de guerra fría, científicos, soldados y técnicos destinados al Programa Nuclear de la URRS quedaron sin trabajo y muchos de ellos dispuestos a trabajar para el mejor postor.

Si a eso le sumamos que hasta 10 ciudades fueron creadas por el Kremlin para desarrollar las armas nucleares que se utilizaron en las más de 900 pruebas que Rusia realizó entre 1949 y 1990, tenemos un escenario en que cualquier estado con recursos podría hacerse con una bomba H en poco tiempo.

Para intentar mantener a salvo a la civilización humana de un posible holocausto, los dos países responsables de esta carrera armamentística han firmado los tres tratados START, cuyo objetivo es la reducción paulatina de los arsenales, pero lo cierto es que, aun cumpliendo con los objetivos del tercer acuerdo, ambas naciones seguirán teniendo unas 1550 ojivas nucleares disponibles, 3100 en total.

Así pues, no es de extrañar que el miedo a una guerra de estas características lleve presente en la sociedad desde los inicios de la Guerra Fría, repuntando cada cierto tiempo debido no solo a las amenazas de guerra nuclear entre países (como la crisis de Cachemira) o a los accidentes en centrales como la de Fukishima o Chernóbil, sino también gracias a las incontables obras inspiradas por este miedo casi instintivo. Desde “El puño de la Estrella del Norte” hasta “Godzilla”, hay innumerables historias relacionadas de una manera u otra con ese asesino invisible que es la radiación, aunque desde aquí nos gustaría recomendar esa obra tan íntima que es “Cuando el Viento Sopla”, una novela gráfica de Raymon Briggs tan brutal como sincera.

Metal Gear Solid: SAGA

Vamos terminando esta parte dándole su merecido protagonismo a dos de mis personajes favoritos de la saga: Psycho Mantis y Sniper Wolf.

Para hablar del primero nos centraremos en uno de los episodios más curiosos de la Guerra Fría; el proyecto “Grillflame”. Creado por la CIA y realizado por la universidad de Stanford, el objetivo de esta operación no era otro que el adiestramiento y utilización de espías psíquicos que detectasen planes soviéticos antes de su realización. Incluso llegaron a crear un radar aparentemente capaz de detectar el lanzamiento de misiles utilizando ondas cerebrales.

Por otro lado, y como nos cuenta ella en su lecho de muerte, Sniper Wolf fue originada por el conflicto entre Turcos y Kurdos. El Kurdistán es una región que se reparte entre Irán, Iraq y Turquía y por el que el Partido de los Trabajadores del Kurdistán lleva luchando desde mediados de los años 80. La exigencia del PKK de obtener un estado independiente para su pueblo se ha traducido en unos 45.000 muertos entre 1984 y 2010 y más de 150.000 kurdos desaparecidos en ese mismo periodo de tiempo. Por suerte, desde el 21 de Marzo del año pasado ambas facciones se encuentran negociando la paz definitiva.

Terminamos con Metal Gear Solid y esta primera entrega de nuestro especial recordando que se nos quedan muchos temas en el tintero, así que esos os toca descubrirlos a vosotros.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Metal Gear Solid 3
Metal Gear Solid 3
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?