ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de ciencia

Entrevista con Natalia Shapovalova: «los ucranianos eran testigos de brutalidad policial, torturas y violencia»


Alejandro Serrano   27/02/2014
Comenta con tu Facebook
Meneame
     «Si en España se encuentran los mismos factores, es probable que se puedan esperar unas grandes protestas. Sólo haría falta un pretexto».
Natalia ShapovalovaLas protestas en Ucrania por parte de amplios sectores de la población contra la corrupción generalizada en el gobierno de Víktor Yanukóvich y los oligarcas que junto a él se enriquecían, devino en un aumento de la represión política y social, y en enfrentamientos que provocaron un centenar de muertos y un millar de heridos.

Depuesto el ahora expresidente, con un gobierno provisional y a la espera de elecciones el próximo 25 de mayo, Ucrania decide su futuro y juzga su presente, a la espera de que un mandato político, salido de las urnas, clarifique mejor su línea política y social. Pero dados los pocos datos que en la mayoría de medios se ofrece a la opinión pública española, en Fantasymundo hemos decidido recurrir a Natalia Shapovalova, licenciada en Ciencias Políticas por la Universidad Nacional Kyiv-Mohyla Academy (Ucrania), con un máster en Asuntos Públicos Europeos por la Universidad de Maastricht (Holanda) y otro en Relaciones Internacionales por la Universidad Maria Curie Sklodowska (Lublin, Polonia). Actualmente está cursando un doctorado en la Universidad de Warwick (Reino Unido).

Natalia Shapovalova es investigadora asociada en FRIDE, think tank europeo para la acción global, que proporciona ideas innovadoras y análisis rigurosos sobre las principales cuestiones de las relaciones internacionales. Su misión es influir en las políticas y prácticas públicas con el fin de asegurar un papel más eficaz de la Unión Europea, en su apoyo al multilateralismo, los valores democráticos, la seguridad y el desarrollo sostenible.

Las investigaciones de Shapovalova se centran especialmente en Ucrania, la Asociación Oriental, la ampliación europea, Rusia y el Cáucaso. Ha aportado contribuciones a varios libros sobre políticas europeas de promoción de democracia y de vecindad europea en el Este.



Alejandro Serrano: Las protestas en Ucrania comenzaron por la suspensión de las negociaciones de asociación con la UE, por parte del expresidente Víktor Yanukóvich, destituido el pasado 22 de febrero. Sin embargo, pronto se transformó en un movimiento cívico que puso de manifiesto al exterior la corrupción generalizada y el dominio de los oligarcas sobre la economía y los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado. Exigen un cambio político, que impere la democracia y se respeten los derechos humanos. Sin embargo, estos déficits democráticos –que Ucrania comparte con España en cierta medida- existen desde mucho antes de la independencia del país, acaecida en 1991. ¿Qué ha provocado este estallido precisamente ahora y con esta fuerza de convicción? ¿Cómo ha aunado a gente de distintos partidos y con diferentes objetivos?

Natalia Shapovalova: La revolución ucraniana de 2013-2014 es la continuación de los asuntos pendientes de la Revolución Naranja de 2004. Durante la Revolución Naranja, los Ucranianos se opusieron a un fraude electoral y se manifestaron para proteger su derecho a votar. Pero la victoria de la Revolución Naranja no trajo consigo cambios políticos significativos en el país. El nuevo presidente y el gobierno no consiguieron cumplir reformas políticas y económicas profundas y el nivel de corrupción aumentó. La decepción causada por los líderes del grupo Naranja y los cambios políticos parciales explican por qué Víktor Yanukóvich recuperó su popularidad y ganó las elecciones presidenciales de 2010 contra Yulia Tymoshenko. Pero con su llegada al poder, Yanukóvych empezó a desmontar las instituciones democráticas que habían aparecido en Ucrania gracias a la Revolución Naranja, creció censura en los medios de comunicación, empezó una persecución de la oposición, volvieron las prácticas fraudulentas en las elecciones, y además el nivel de corrupción subió a un punto no visto antes. La última gota fue que el presidente Yanukovych cambió el rumbo del país de Europa hacia Rusia y la Unión Aduanera.

Las protestas Euro-Maidan han sido sorprendentes para los Ucranianos y también observadores exteriores por su carácter masivo, extensión geográfica e intensidad. Pero realmente, desde la llegada de Yanukóvich, la cantidad de las protestas en Ucrania ha aumentado, según el monitoreo del Centro de Estudios de La Sociedad. Muchas protestas fueron dispersadas por todo el país, no convocados por ningún partido político, sindicato u organización no-gubernamental, y no sobrepasaban la participación de 100 personas. Hubo también protestas grandes en Kiev, como el Maidan de Emprendedores en 2010, que luchaba por preservar los impuestos más favorables para los pequeños negocios, o el Maidan que protestaba contra una legislación que “depreciaba” el estado de lengua ucraniana en 2012. Entonces, en Noviembre de 2013, la insatisfacción social con la represión de la democracia y libertades políticas y económicas durante de la presidencia de Yanukóvich se había acumulado y la desconfianza hacia las instituciones de poder en Ucrania crecido, mientras que la voluntad y la habilidad en resistir esta represión llegaron a un tope. El detonante fue la denegación de la elección europea, que eliminó la esperanza de que el país cambiase.


Protestas en Ucrania (2013-2014): Euro-Maidan

Alejandro Serrano: Tras más de cien muertos y mil heridos por la represión de la unidad Berkut (antidisturbios), Yanukóvich ha sido destituido, y se cree que se encuentra en una ciudad fronteriza con Rusia. Alexándr Turchínov, mano derecha de la exprimera ministra Yulia Timoshenko, es el presidente interino de Ucrania, refrendado por la mayoría de los diputados del parlamento que no huyeron. La Constitución de 2004 vuelve a estar vigente, y el próximo 25 de mayo se celebrarán elecciones anticipadas; sin embargo, las milicias de autodefensa siguen armadas, y algunas se enfrentan entre sí. ¿Podrá recuperarse la normalidad civil en breve plazo? ¿Las nuevas autoridades podrán desarmar a estas milicias, algunas de ellas de extrema derecha?


Natalia Shapovalova: El problema más grande que veo en la sociedad ucraniana es el nivel de violencia que país ha vivido sólo en 3 meses de protestas. Al contrario a muchos sus vecinos, después de su independencia Ucrania siempre fue un país pacífico y bastante estable. No tuvo guerras secesionistas como en los países de Cáucaso, Moldovia o Rusia. La Revolución Naranja era una revolución no violenta y el cambio de gobierno fue pacífico. Lo que ha pasado durante estos 3 meses causa un trauma psicológico enorme no sólo para los participantes de las protestas que han experimentado la violencia de forma directa, sino también para toda la sociedad ucraniana que era testigo de la brutalidad policial, las torturas, la violencia en las calles de Kiev y los asesinatos de docenas de personas.

Otro problema es que en la sociedad el nivel de confianza hacia los órganos de seguridad (especialmente los policías) y de justicia siempre fue muy bajo (sólo el 1% de Ucranianos confía completamente en la policía según la encuesta de opinión pública del Instituto de Sociología de la Academia de Ciencias de Ucrania). Con la participación de policías, guardia de carreteras, fiscalías y jueces en la represión y la violencia se ha destruido totalmente la legitimidad de estos organismos. Sin reformas profundas de estos organismos no volverá a crecer la confianza y hay un alto riesgo de que, con la falta de la justicia y de la sensación de seguridad, los Ucranianos opten por una justicia alternativa (como hemos visto con los ataques a las estaciones de policía en algunas regiones de Ucrania o incendios de las oficinas del Partido de Yanukóvich y del Partido Comunista) y por la formación de grupos de Autodefensa (como hemos visto con los puestos de control de carreteras y entradas en los aeropuertos para no dejar pasar a policías, criminales y oficiales fugitivos; y con las guardias nocturnas en los barrios de Kiev para proteger la seguridad de los residentes cuando la policía quedó inactiva).

Después de la tragedia ucraniana, cada vez aparecen más voces que dicen que se debe introducir un derecho de poseer armas como existe en EEUU para que la gente se pueda proteger. Así que la vuelta a la normalidad y el desarme de las milicias dependen de la capacidad del nuevo gobierno de reformar los órganos de seguridad, sobre todo la policía, de establecer justicia y de aumentar la sensación de seguridad en las calles de Kiev y otras ciudades ucranianas.


Alejandro Serrano: Los manifestantes parecen confiar en la UE como árbitro de una auténtica democracia, sin embargo otros países, como España, tienen experiencia en este sentido. La UE por sí sola no tiene la fuerza suficiente para lograr esto, aquí lo estamos comprobando, y parece incluso demasiado conectada con organismos como el FMI –que busca la adopción de medidas ultraliberales en distintos países del mundo, al margen de los ciudadanos, en una suerte de nueva oligarquía global- y potencias como EEUU, interesadas en la posición sociopolítica ucraniana. Por no hablar de sus propios intereses políticos en la zona. ¿Podrá Ucrania iniciar una auténtica democracia con tantos actores internacionales deseando presionar y desestabilizar al gobierno del país?

Aunque grupos nacionalistas participan activamente en las protestas, el nacionalismo no dirige la orquesta de Euro-Maidan. Las protestas de Euro-Maidan están extendidas por todo el país (no sólo en la Plaza de la Independencia en Kiev) y unen millones de personas en Ucrania que luchan por la defensa de derechos cívicos y políticos de todos los ciudadanos.

Natalia Shapovalova: Ucrania no posee recursos energéticos que pueden interesar a los EEUU. Ucrania es un país importador de las materias energéticas (gas y petróleo). Desde el punto de vista económico, Ucrania es un país poco interesante para los EEUU. El principal interés de los EEUU es geopolítico: la estabilidad de Europa y democracia en Ucrania se ven como la oposición al crecimiento de una Rusia autoritaria mas allá de sus fronteras.

Creo que es una visión equivocada a culpar todos los actores internacionales (la UE, los EEUU y Rusia) de la desestabilización del gobierno de Ucrania y de presión. La primera fuente exterior de inestabilidad y presión sobre Ucrania es Rusia. Sólo hay que pensar en cortes del suministro de gas, embargos comerciales, promoción de movimientos y partidos prorrusos en Ucrania o la propaganda antiucraniana en la televisión rusa, que tiene mucha influencia la formación de la opinión pública en algunas partes de Ucrania, sobre todo en Crimea. Los EEUU y la UE tienen un papel constructivo porque intentan promover una democracia; y la democracia suele ser mas estable a largo plazo que un régimen autoritario.

Creo que en Ucrania la mayoría de la gente considera que establecer una democracia en el país es una tarea exclusivamente doméstica y la debe conseguir la misma sociedad. Pero también Ucrania quiere integrarse a la UE como un club de democracias, al contrario con cualquier forma de integración en el espacio postsoviético que siempre han sido clubes de dictadores. Los Ucranianos están especialmente inspirados por los ejemplos de Polonia y de los países Bálticos, que han reformado sus sistemas políticos y sus economías gracias a, entre otros factores, la integración europea.


Alejandro Serrano: El apoyo económico de Vladímir Putin, que evitó la bancarrota en Ucrania y permitió la temporal supervivencia política de Yanukóvich, puso de manifiesto, por si no estaba claro, los intereses políticos del Kremlin en Ucrania, y cómo la democracia no es una de sus prioridades, como tampoco lo es en la propia Rusia. Si el Euro-Maidan deposita sus esperanzas en la UE, hay una gran parte de la población, en el este y el sur, que se declara prorrusa. ¿Comparten las ansias democráticas del Euro-Maidan o se han mantenido al margen de las protestas? ¿Cómo se espera que reaccionen estos ciudadanos ante el giro que se prevé hacia la UE? Yanukóvich no ha dimitido y se encuentra en el país… ¿puede representar una amenaza para las nuevas autoridades?

Natalia Shapovalova: Sería una simplificación ver todo el este y el sur de Ucrania como las poblaciones prorrusas. Las protestas de Euro-Maidan, que también han tenido lugar en Odessa y Kharkiv e incluso algunas pequeñas en Donetsk y Crimea, lo cual enseña que la línea de división no es puramente geográfica, sino social y demográfica. El movimiento proeuropeo en Ucrania representa sobre todo a gente joven (73% en todo el país, incluyendo en el este y el sur) y a gente con un nivel de educación más alto (según los datos de la encuesta de GFK-Ukraine de octubre 2013). Si tuviese lugar un referéndum sobre las alianzas geopolíticas de Ucrania, un 57.6 % votaría por al acceso de Ucrania en la UE y 42.4 % dirían sí al acceso en la Unión Aduanera, según la encuesta de la opinión pública conducida por el Instituto Internacional de Sociología de Kiev y el centro SOCIS en enero de 2014.

La mayoría absoluta de Ucranianos apoya a la democracia como un tipo del gobierno preferido, pero el problema es que los medios de comunicación en Ucrania, especialmente las cadenas de televisión que pertenecen a los oligarcas y las cadenas de televisión rusas que son populares en las regiones rusohablantes, no enseñaban las protestas como protestas democráticas, sino como radicales, extremistas y nacionalistas. Las poblaciones del sur y del este muy a menudo recibían un imagen errónea de las protestas en Kiev.

Protestas en Ucrania (2013-2014): Euro-Maidan

Víktor Yanukóvich, hasta noviembre de 2013, también se posicionaba como un político pro-europeo. De hecho entre los votantes por su partido, el Partido de Regiones, un 47% apoyaba la firma del Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la EU, según la encuesta de opinión pública conducida por GFK-Ukraine en octubre de 2013. Hasta la vuelta repentina de Yanukóvich hacia Rusia la integración europea era un factor unificador en el Parlamento ucraniano, donde todos los partidos políticos, salvo los comunistas, la apoyaban.

Yanukóvich hoy no presenta ninguna amenaza para las autoridades de Ucrania. Huyó como un criminal y fue rechazado por sus aliados más cercanos que públicamente denunciaron sus crímenes. El partido de Regiones obviamente continuará, pero sin él.



Alejandro Serrano: ¿Cómo pueden justificarse las agresiones a individuos y grupos prorrusos por parte de grupos de extrema derecha que se alinean con el Euro-Maidan? Esto último ha descolocado profundamente a gran parte de la opinión pública española, que en un primer momento se identificó claramente con las demandas de los miles de manifestantes de la Maidan Nezalezhnosti… incluso ha habido pequeñas manifestaciones de grupos españoles de extrema derecha en apoyo del movimiento ciudadano en Ucrania.

Natalia Shapovalova: Hubo bastantes casos de los ataques a las oficinas del partido de Yanukóvich y el partido comunista y de agresiones a sus miembros, pero fueron atacados no porque sean prorrusos, sino por formar parte del régimen de Yanukóvich. La violencia contra personas civiles no puede justificarse, pero se puede entender qué la conduce: la corrupción política, impunidad para la gente en el poder, el apoyo que miembros de estos dos partidos daban a Yanukóvich cuando en Kiev mataron los manifestantes pacíficos, secuestraron y torturaron activistas.

El nacionalismo Ucraniano tiene una connotación antirrusa como resultado de la herencia colonial, está dirigido sobre todo contra el imperialismo ruso. Ucrania, en gran parte, perteneció al imperio Ruso durante 300 años y luego otros 70 años en la URSS y, durante este tiempo, su idioma, cultura e iglesia sufría de prohibiciones y represiones. En 1932-1933 entre 6 y 9 millones de Ucranianos murieron de la hambruna (conocida como Holodomor) artificialmente provocada por Moscú cuando las cosechas fueron expropriadas dejando a la gente sin comida e impidiendo el acceso a alimentos.

Aunque grupos nacionalistas participan activamente en las protestas, el nacionalismo no dirige la orquesta de Euro-Maidan. Las protestas de Euro-Maidan están extendidas por todo el país (no sólo en la Plaza de la Independencia en Kiev) y unen millones de personas en Ucrania que luchan por la defensa de derechos cívicos y políticos de todos los ciudadanos. La Plaza de la Independencia atrae manifestantes que representan distintos grupos étnicos: crimeo tártaros, armenios, georgianos, rusos, bielorrusos, judíos, etc.

Protestas en Ucrania (2013-2014): Euro-Maidan

Alejandro Serrano: El Parlamento Regional de Crimea –al igual que Rusia- no reconoce las medidas tomadas las nuevas autoridades ucranianas, al opinar que se han tomado bajo amenaza de violencia. El gobernador de esta región, Mikhail Dobkin, ha sembrado dudas sobre las nuevas medidas, aunque ha declarado que sus intenciones no son separatistas. ¿Hasta qué punto hay un riesgo real de guerra civil en el país o de secesión unilateral de la parte prorrusa?

Natalia Shapovalova: No veo un riesgo de una guerra civil en Ucrania, o de una secesión unilateral. El separatismo no es un movimiento popular en Ucrania. El conflicto violento que observamos en Kiev fue entre los policías que cumplían órdenes del régimen y protestantes civiles. Ahora que la violencia ha cesado, la tarea principal es reformar y aumentar la confianza pública en el sector de la seguridad para evitar nuevos conflictos.

El único punto débil en Ucrania es Crimea. Es una región autónoma, una península que tiene su propia historia y una composición étnica distinta al resto de Ucrania (el 60% son rusos, el 23% son ucranianos y el 10% tártaros crimeos, según el censo de 2001). La ciudad de Sebastopol tiene una base militar rusa: es la estación principal de la flota rusa del Mar Negro, que tiene cerca de 15.000 militares y 200 barcos. La protesta de 20.000 personas bajo banderas de Rusia que hemos visto en Crimea tuvo lugar en Sebastopol. Tenemos que tener en cuenta que esta ciudad es muy especial incluso en Crimea: la proporción de rusos es más alta y entre ellos hay muchos ciudadanos rusos que son familiares de los militares rusos estacionados en Crimea o militares retirados. El resto de Crimea no vivió unas protestas prorrusas masivas. Según la encuesta de opinión pública del Centro Razumkov de 2011, un 71% de habitantes de Crimea consideraba Ucrania como su patria. Aunque en Crimea hay muchos movimientos y partidos prorrusos, el separatismo no es popular desde mediados de los años 1990s.

Desde el punto de vista de Ucrania, Rusia es el factor principal de inestabilidad en Crimea. Rusia puede alimentar una secesión o bien una anexión a Rusia. Aunque sería un movimiento peligroso para Moscú, porque podría provocar un conflicto civil entre la población rusa y la población tártara (la cual es mayoritariamente proucraniana) y también sería desastroso para las relaciones de Rusia con Ucrania y con otros países postsoviéticos, con la UE y con EEUU.

Protestas en Ucrania (2013-2014): Euro-Maidan

Alejandro Serrano: Putin busca fortalecer la influencia rusa en los países que formaron la URSS. ¿La situación en Ucrania podría extenderse a otros países de la zona –como Bielorrusia o Kazajistán-, cree que podrían virar hacia la UE como reacción a las ambiciones del presidente ruso y a la falta de libertades en su propio país?

Natalia Shapovalova: No creo que los eventos en Ucrania puedan cambiar las políticas de los gobiernos de Minsk o Astana. Ambos buscan enlaces mas fuertes con Europa, pero también principalmente se orientan hacia Rusia y forman parte de la Unión Aduanera. Bielorrusia podría ser un país con ambiciones de integración europea porque está en Europa y comparte frontera con tres países de la UE. Pero mientras el presidente Aleksandr Lukashenka esté en el poder, no hay perspectivas de reformas que puedan acercar este país a Europa.


Alejandro Serrano: Usted fue investigadora en el Centro Internacional para Estudios Políticos en Kiev durante tres años. Existe una marcada tendencia a identificar a los ucranianos como rusos en lo cultural y social… ¿Cómo era la vida diaria en la capital ucraniana? ¿Cómo son sus habitantes y en qué se diferencian de los rusos?

Natalia Shapovalova: Los ucranianos son un grupo étnico distinto, tienen su historia, sus héroes, su cultura y su arte, su idioma (el ucraniano es un idioma eslavo del este que, como el resultado de siglos de rusificación, está desapareciendo en algunas regiones de Ucrania que fueron rusificadas durante siglos, aunque según las encuestas cerca del 53% de los ciudadanos ucranianos lo hablan en casa), su cultura política.

Los Ucranianos rusohablantes no se pueden considerar como rusos, no suelen identificarse con Rusia o con su cultura. Una gran parte de los manifestantes de Euro-Maidan son ucranianos rusohablantes. Kiev es una ciudad multicultural y bilingüe, sobre todo porque atrae los ucranianos de todas partes. La vida cotidiana es parecida a la vida en cualquiera ciudad grande y capital, con sus atascos, colas, etc.

Protestas en Ucrania (2013-2014): Euro-Maidan

Alejandro Serrano: No parece que España tenga una política definida hacia el este de Europa (tampoco hacia Ucrania)… ¿hasta qué punto esto es responsable social, política y económicamente hablando? ¿Prevé un giro radical en esta postura?

Natalia Shapovalova: España nunca ha tenido un interés particularmente fuerte en Europa del Este. Durante el anterior gobierno de los socialistas, Madrid intentaba construir una relación estratégica con Rusia habida cuenta de la importancia de Moscú para la seguridad europea (más sobre este tema en un artículo de FRIDE). El único país del Europa del Este, además de Rusia, donde España tiene una embajada, es Ucrania. La razón detrás del débil interés de España hacia esta región es la falta de enlaces históricos, sociales y económicos.

Aunque en España viven por los menos 80.000 Ucranianos (según los datos el gobierno español), los españoles no suelen saber mucho de este pueblo y no diferencian los ucranianos de otros pueblos de la antigua URSS, como rusos por ejemplo, viendo todo el espacio postsoviético como un conjunto lejano. Espero que los eventos en Ucrania hayan enseñado a los españoles que Ucrania es un país distinto, pero no creo que esto vaya a tener una implicación radical a la política exterior española que sobre todo vira hacia lo relacionado con el sur del Mediterráneo y América Latina.


Alejandro Serrano: En cuanto a la UE… ¿qué opina del éxito o el fracaso de las políticas de austeridad y su influencia en una recuperación económica y social en los distintos países que la forman, entre ellos España? ¿Lograrán paliar o agravar el alarmante paro de las naciones más castigadas por la crisis?

Natalia Shapovalova: No soy experta en este tema.

Protestas en Ucrania (2013-2014): Euro-Maidan

Alejandro Serrano: ¿Cree que la población española reaccionará contra los abusos del gobierno actual, que reprime manifestaciones con brutalidad y aprueba legislaciones restrictivas contra la libertad de acción social, de la forma en que ha ocurrido en Ucrania?


Natalia Shapovalova: En Ucrania, las protestas fueron el resultado de muchos factores: la represión creciente contra la democracia y los derechos humanos mientras la población creía que la democracia es un tipo de gobierno preferido, la desconfianza creciente de los ciudadanos en todas las instituciones del estado (el presidente, el parlamento, el poder judicial, la policía, hacienda, etc) que han perdido la legitimidad a ojos de los Ucranianos, la convicción creciente de que Ucrania está evolucionando en una dirección errónea (estado de economía, política exterior, corrupción) y, por último pero muy importante, la disposición de los Ucranianos a salir a la calle para protestar por sus derechos y contra un mal gobierno.

Si en España estos factores se encuentran, es probable que se puedan esperar unas grandes protestas. Sólo haría falta un pretexto.



Alejandro Serrano: Por último, nos gustaría agradecerle su disposición para aclarar estos temas de candente actualidad, de los que tan difícil es encontrar información veraz.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Punisher Madre Rusia
Punisher Madre Rusia
Punisher Madre Rusia
Punisher Madre Rusia
Punisher Madre Rusia
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?