ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

Need for Speed: Rivals


 PlayStation 3  Microsoft XBox 360
Helena Ramírez   24/12/2013
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Need for Speed Rivals nos pondrá en la piel de policías y pilotos en una guerra sin cuartel en las carreteras del condado de Redview. Persecuciones y carreras a alta velocidad y juego on-line automático gracias a AllDrive.
Need for Speed es ya una saga con solera, años de carreras al más puro estilo arcade, con o sin tuning, con o sin policías persiguiéndote y tocándote la moral (o viceversa, tú persiguiendo y tocando la moral a otros) y lo cierto es que la cosa ya no está para pedirle grandes gestos en innovación a una franquicia con tanto tiempo a sus espaldas. Las carreras de coches siempre serán carreras de coches, ya sean dentro de un circuito o ilegales en las carreteras de un condado ficticio.

Need for Speed Rivals sigue los pasos de sus predecesores en casi todos sus aspectos y lo que trae de nuevo no es mucho, pero es algo, que incida o no en la experiencia de juego depende de cada uno. Aquí os dejamos las sensaciones que nos ha provocado en su versión para Xbox 360.

Durante la campaña de promoción del juego, una de las cosas que más querían vendernos en los trailers era eso de «Rivals». Policías persiguiendo pilotos como locos hace tiempo que están presentes en Need for Speed, así que la novedad radica en otro lado y es en el hincapié que se hace en la rivalidad extrema entre pilotos y policías en este título. La historia del juego, algo así como el modo campaña (aunque hablar de campaña en un juego de conducción no tiene mucho sentido), nos cuenta cómo una guerra entre pilotos de carreras ilegales y policías se ha desatado en el condado de Redview. Los vídeos que sirven para marcar el paso de los nueve capítulos del título lo dejan bien claro: por un lado los pilotos convirtiendo las carreteras de Redview en su circuito particular y por otro los policías (y más tarde el FBI), «oprimiendo» y persiguiendo a los primeros para detenerlos. Ambos bandos sin tener ninguna consideración por el resto de usuarios de la vía, que se ven implicados en las alocadas y suicidas persecuciones de las que formaremos parte. Zephyr pondrá voz a los pilotos y F-8 (Fate) a los policías (y básicamente son los personajes que encarnamos detrás del volante según del lado que estemos jugando).

Need for Speed: Rivals

Dicho esto, la historia del juego está un poco cogida de los pelos y exige cierto esfuerzo para no pensar mucho en lo poco real que parece, pues es un guión sin mucho sentido, aunque da algo de contexto a un juego que probablemente no necesita tenerlo. Es un título de conducción que parece tener la necesidad de justificarse a sí mismo.

Pero pasemos a la jugabilidad en sí y a lo que Need for Speed Rivals tiene que ofrecernos una vez pasamos el tutorial y nos ponemos al volante del primer coche que tenemos disponible.

Lo primero es que podremos elegir entre jugar como piloto o como policía (opción entre la que podremos alternar en cualquier momento), nuestro patio de juego es el enorme condado de Redview, con diferentes zonas y paisajes (desde la costa, pasando por el desierto, hasta montañas nevadas, imposible no compararlo a veces con el Colorado de Forza Horizon) y carreteras para recorrerlo, con caminos y atajos ocultos que podremos ir descubriendo durante las carreras o misiones. En las rutas encontraremos saltos, radares y zonas de velocidad, que nos darán puntos extra al pasar por ellos y marcar nuevos records. ¿Puntos? Sí, SpeedPoints para ser exactos, que son la moneda del juego y con los que podremos adquirir nuevos coches que vayamos desbloqueando, mejoras para los mismos o comprar tecnologías de persecución con las que equiparlos para facilitarnos las cosas a la hora de correr. Veamos la diferencia entre jugar como piloto o como policía.

Si optamos por ser los «malos» del juego y tomar el papel de pilotos, empezaremos el título en una de nuestras guaridas (hay muchas dispersas por todo Redview); las guaridas son el menú de pausa del juego, ya que este no se para cuando estamos en carretera, Need for Speed Rivals funciona en tiempo real (más adelante, cuando hablemos de AllDrive explicaremos esto mejor). Desde la guarida podemos ver el mapa y la ubicación de las diferentes pruebas disponibles y que van creciendo según subimos de rango de piloto, hasta alcanzar un total de 60. Estas pruebas podemos hacerlas cuando queramos y en el orden que queramos, pero el modo historia cuenta con las SpeedList: listas con determinadas pruebas e hitos que conseguir para hacer que la historia avance. Hay tres tipos distintos de SpeedList entre los que podremos elegir según nuestras habilidades (aunque todas se pueden realizar una vez pasado el juego): Carrera, Persecución y Conducción. Los objetivos varían según la lista, priorizando un tipo de pruebas frente a otros; por ejemplo, si elegimos Persecución, las pruebas bien serán Hotpursuit o Interceptor, mientras que si optamos por Carrera, lo más probable es que sean Carreras o Contrarrelojs. Podremos cambiar de SpeedList cuando queramos, si nos cuesta terminarla, pero teniendo en cuenta que perderemos todo el avance hecho en ella.

Need for Speed: Rivals

En la guarida también podremos usar el Garaje, donde podemos cambiar, mejorar y personalizar nuestros coches, pero que los fans del tuning no se emocionen, porque en Rivals es algo mucho menos que testimonial. Las mejoras quedan limitadas a cinco categorías distintas: Resistencia, Robustez, Control, Aceleración y Velocidad, mejorables en cinco niveles, pero sin poder trastear con ellas. Mientras que la personalización se limita a la pintura de la carrocería y las llantas, y una buena cantidad de vinilos que no podremos combinar entre sí, más decoraciones completas que iremos desbloqueando. Eso sí, podréis ponerle la matrícula que queráis a vuestros bólidos. También podremos adquirir tecnologías de persecución (TP), que podremos usar en carrera contra otros pilotos o contra los policías. Estas son viejas conocidas desde Need for Speed Hot Pursuit: campo electromagnético, PEM, minas, turbo, onda de choque… Podremos llevar dos equipadas y se pueden mejorar hasta en cuatro niveles, dependiendo de nuestro rango y coche.

La configuración del juego y las opciones de AllDrive también serán accesibles desde las guaridas.

Una vez en carretera, nuestra misión es cumplir los objetivos de la SpeedList que hayamos elegido y avanzar por el modo historia; cada vez que completemos una, subiremos de rango y desbloquearemos un nuevo coche (hay hasta 22), tecnologías de persecución y elementos de personalización. Por supuesto, podemos competir en tantas pruebas como queramos, independientemente de las que nos señale la SpeedList, ya que cuantas más pruebas ganemos, más SpeedPoints obtendremos para mejorar nuestros coches. Eso sí, si nos detienen, perderemos la cantidad de puntos que hayamos acumulado tras salir de la guarida, solo guardándolos cuando accedemos a estas. Además, también podremos disfrutar Duelos Frente a Frente con cualquier piloto rival con el que nos crucemos durante nuestros periplos por Redview; estas son carreras improvisadas, cuya ruta se establece según nuestra posición.

En ese sentido las carreras no están acotadas, es decir, cuando estemos compitiendo, no vamos a tener ningún elemento que nos bloquee el acceso a otras rutas o impida que nos perdamos saltándonos alguna curva o giro.

Need for Speed: Rivals

Si decidimos ser los «buenos» y jugar como policías, la cosa cambia ligeramente. Por un lado, no tenemos guaridas, sino puestos de mando (aunque la interfaz es la misma). En vez de SpeedList, tendremos Misiones, igualmente habrá tres tipos distintos: Patrulla, Incógnito e Intervención. Cada una de ellas favorece un tipo de pruebas sobre otras y nos desbloqueará un coche orientado para diferentes misiones (mismo modelo de coche, diferente propósito, hasta un total de 69): los coches para patrulla son más robustos y aguantan mejor los daños, los de incógnito nos servirán para ocultarnos entre los pilotos (o eso se supone, porque siendo todos de color negro, menos uno, y con las placas de matrícula de la policía, no es que se oculten mucho) y los de intervención son más rápidos, pero menos resistentes a golpes y choques.

Igualmente, podremos conducir por las carreteras de Redview y hacer las pruebas que queramos, siempre y cuando nuestro rango como policías nos permita hacerlo, además de perseguir a los pilotos con los que nos crucemos durante estas patrullas, usando las luces, sirenas y el arsenal que llevemos con nosotros. Nuestras actuaciones nos reportarán SpeedPoints que podremos invertir en comprar y mejorar las tecnologías para la persecución, ya que obviamente los policías también cuentan con ellas: desplegar helicóptero, solicitar bloqueos, bandas de clavos, PEM… Lo que no nos costará puntos serán los coches, ya que una vez desbloqueados tras superar una misión, pasen a ser nuestros. Y los coches de policía no pueden mejorarse.

Pero una cosa en común que comparten pilotos y policías es que si cambiamos de coche, tendremos que volver a adquirir desde el nivel uno las tecnologías de persecución, ya que cada coche equipa las suyas propias, teniendo que comprarlas de nuevo cada vez que cambiemos de vehículo.

Los coches de incógnito de la policía era otra de las grandes apuestas del juego, ese «¿estás dispuesto a cruzar la línea?» Lo cierto es que es una faceta bastante desaprovechada; es cierto que como elemento está presente en la historia entre F-8 y Zephyr y que con un coche de incógnito, el resto de pilotos controlados por la IA no te detectan hasta que enciendes las sirenas, pero poco más partido se le puede sacar. Quizás en el multijugador, con otros jugadores haciendo uso de ello tenga más sentido.

Need for Speed: Rivals

Y eso nos lleva a hablar ahora de otra de esas novedades que tiene Need for Speed Rivals: AllDrive. Es el modo multijugador del título y está activo desde el momento en que accedemos al mismo (a no ser que lo desactivemos en las opciones más adelante). AllDrive nos lleva a una partida multijugador continua (siempre que encuentre partidas abiertas, a veces estaremos solos con los pilotos de la IA en el mapa) con otros jugadores alrededor del mundo o con amigos si cambiamos las opciones de matchmaking a privado. Si estamos cerca de alguno de ellos al iniciar una prueba, podremos competir con ellos o perseguirlos, si somos policías, o desafiarlos a un Duelo Frente a Frente. Por eso Rivals no dispone del menú de pausa tradicional.

A este AllDrive hay que sumar las opciones que Need for Speed Network y su OverWatch añaden. Desde Need for Speed Network podremos ver el mapa del juego y planificar nuestras partidas, así como usar OverWatch para ayudar o perjudicar a los amigos que estén jugando en ese momento, haciendo uso de las mismas tecnologías de persecución que tienen los coches. Además, si disponemos de la aplicación para dispositivos móviles, podremos usarlos como segunda pantalla mientras jugamos, teniendo el mapa desplegado en ellos.

AllDrive y Need for Speed Network buscan dar un componente más social y competitivo al juego, cuyo resultado solo podremos ver con el tiempo. Eso sí, jugar conectados a veces puede darnos algún que otro problema, como ligeros parones de golpe y porrazo o perder la conexión con la partida cuando el anfitrión se retira de la misma. Pero en general, no son muchos los fallos que en ese aspecto hemos podido notar, además, siempre podemos optar por jugar desconectados.

Need for Speed: Most Wanted

Pasemos ahora al apartado técnico del título. En general, Need for Speed Rivals presenta un buen acabado tanto en lo visual, como en lo sonoro, destacando sobre todo un control bastante suave de los coches, que sin embargo se ve ensombrecido por fallos puntuales del mando al confundir botones (nos pasó más de una vez que al pulsar el botón del nitro, el coche frenara o que no girase como debiese al mover el stick de control), esperamos que estos errores se subsanen en alguna futura actualización y, como decimos, son puntuales. La IA de los pilotos rivales y aliados es correcta, aunque de vez cuando hagan cosas raras y decidan empotrarse contra un muro.

Gráficamente, Need for Speed Rivals hace uso del nuevo motor gráfico de EA, Frosbite 3; el acabado de los entornos, el clima dinámico, los cambios entre noche y día, los obstáculos destruibles, las físicas de los coches y los daños que reciben, así como los juegos de luces dotan al título de espectacularidad y cierto grado de realismo, sin embargo, no vamos a dejar de notar algo de popping y la falta de texturas en las distancias cortas. Eso sí, la sensación de velocidad es muy buena y junto al control suave y bien ajustado, hacen de la experiencia de conducción durante las carreras algo muy divertido y agradable. El paso del Frosbite 2 al 3 probablemente sea más notable en las consolas de nueva generación.

El apartado sonoro cuenta con unos efectos de sonido bien trabajados, correctos y que cumplen a la perfección su función de transmitir el sonido de los diferentes modelos de coches, los choques, derrapes, acelerones, sirenas, sonidos ambientales… Con voces en castellano en un doblaje bien hecho. La banda sonora del juego cuenta con 34 temas originales de diferentes artistas conocidos dentro de sus géneros, sobre todo electrónica. La música acompaña como siempre, pero podremos sustituirla por la nuestra, si así lo queremos.

En conclusión, Need for Speed Rivals es una vuelta de tuerca más a esta franquicia, cuyas novedades se quedan en las posibilidades que ofrece AllDrive, su nuevo motor gráfico y un, tal vez, desaprovechado concepto de rivalidad, que podría haber sido mejor explotado en el modo historia y en la propia jugabilidad del título. Es entretenido y rejugable, ya que en la primera pasada no desbloquearemos todas las SpeedList y Misiones. Recomendable si eres fan de la franquicia, te gustan los juegos de conducción de estilo más arcade o te interesa probar la función AllDrive y competir contra otros jugadores desde el primer minuto de juego. Como nueva entrega de Need for Speed está bien, pero podría ser mejor.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Need for Speed: Rivals
Need for Speed: Rivals
Need for Speed: Rivals
Need for Speed: Rivals
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?