ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Atomka, de Franck Thilliez: no sabes quién te puede estar observando


 Terror / Suspense
Yaiza Jara   02/12/2013
Comenta con tu Facebook
Meneame
     La sensación de inquietud, malestar, intranquilidad… No se despega de ti hasta el mismo final del libro.
Portada de Atomka, de Franck ThilliezAún está muy reciente la herida tras la horrible muerte de sus hijas gemelas, pero Lucie intenta hacer de tripas corazón y seguir adelante. El responsable de este cambio de actitud es Franck Sharko sin duda; hoy en día están viviendo juntos, y lo mejor de todo es que quieren formar una familia y traer un bebé al mundo.

Pero no todo es de color rosa. Se acerca el frío, el invierno puro y duro, y no todo el mundo puede disfrutar de la Navidad como si el mundo fuese perfecto. Los asesinos no descansan, ni siquiera en esas fechas.

Después de los casos que tuvieron que resolver en “El Síndrome E” y “Gataca”, en "Atomka" (Destino, disponible en FantasyTienda) descubren un cuerpo encogido, desnudo y congelado dentro de un congelador, con las uñas arrancadas de cuajo al intentar escapar de una muerte tan dolorosa cuando aún podía respirar. Se trata de Christophe Gamblin, un periodista que formaba parte del periódico La Grande Tribune.

Al mismo tiempo, en otra parte de la ciudad, el Jefe de Sharko y Lucie, Nicolas Bellangeur, recibe una llamada más que curiosa: han descubierto a un niño que no habla absolutamente nada y la única identificación que lleva es “Valérie Duprès, 75, Francia” escrito en la mano.

Valérie Duprès trabajaba con el fallecido, pero cuando intentan localizarla, descubren que ha desaparecido del mapa, no se sabe nada de ella desde hace meses, cuando decidió viajar por todo el mundo para terminar su “obra”, que aseguró que cambiaría la forma de ver el mundo.

Por otra parte, a Sharko se le vuelven a aparecer viejos fantasmas del pasado: alguien se está haciendo pasar por el asesino de su esposa Suzanne y su pequeña Eloise; no puede ser de otro modo, él mismo dio muerte a ese monstruo. Detalles como sus huellas dactilares, pelo y muchas otras cosas que sólo él puede aportar, comienza a aparecer en escenas de crímenes donde menos se los espera. Ese tipo busca problemas, y Sharko se le va a corresponder. Pero como ahora Lucie es la parte más importante de su vida, tiene que mirar por ambos, no sólo por satisfacer su sed de venganza.

Conforme avanzan las páginas se puede notar cómo te sube un cosquilleo por la espalda, se ponen los pelos de punta, empiezas a mirar de un lado a otro, estés en la habitación que estés.

Gamblin trabajaba en algo grande, investigando todo lo relacionado con la hipotermia, en concreto sobre el caso de cuatro mujeres que fueron lanzadas al agua helada y cuando se les daba por muertas; dos de ellas resucitaron sin secuelas, como si sólo hubiesen estado dormidas.

Pero todo se complica cuando descubren que el niño que encontraron y habían dejado en el Hospital para que lo examinaran ha desaparecido. Lo que más intriga a nuestros protagonistas, es que el pequeño tenía tatuado en su pecho una especie de árbol con un número debajo, y que aun siendo sólo un niño, tenía patologías que sólo puede sufrir un adulto cercano a la vejez, y que haya sufrido más de lo debido.

La verdad es que pese a que sea la tercera parte de esta historia, nunca deja de sorprenderme, porque los protagonistas no se han quedado estancados, siguen creciendo y madurando con cada paso que da su vida en torno a la investigación, y eso hace que las hojas vuelen ante nuestros ojos y avancemos de capítulo en capítulo a una velocidad asombrosa.

Lucie ya no es la misma persona desde la pérdida de sus hijas, pero intenta ser fuerte por Sharko, al mismo tiempo que intenta ser mejor policía para poder tener la conciencia tranquila. Sharko, por su parte, intenta proteger a Lucie de todo mal que pueda cruzarse en su camino, y desde la aparición de ese monstruo que le persigue, la situación no es demasiado fácil.

Franck Thilliez

En esta ocasión, la aventura nos lleva a rincones insospechados del mundo que nunca pensé que me iban a interesar e intrigar tanto, porque nadie sabe lo que de verdad sufre el planeta con las barbaridades que lleva a cabo la especie humana. Conforme avanzan las páginas se puede notar cómo te sube un cosquilleo por la espalda, se ponen los pelos de punta, empiezas a mirar de un lado a otro, estés en la habitación que estés, sea de día o de noche, pensando “que no me pase a mí”.

La sensación de inquietud, malestar, intranquilidad… No se despega de ti hasta el mismo final del libro, aunque siempre habrá alguno que se quede “con la mosca detrás de la oreja”. Ándate con ojo, no sabes quién te puede estar observando.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Portada de La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, de Stieg Larsson
Portada de Los hombres que no amaban a las mujeres (Milenium 1), de Stieg Larsson
Stieg Larsson, sueco autor de la saga Milenium
Portada de He aquí el hombre, de Michael Moorcock
Michael Moorcock, con su Nébula
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?