ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Dejar las cosas en sus días, de Laura Castañón


Natalia Calvo   10/09/2013
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Dudo mucho que encuentre, en mucho tiempo, otro libro con tal calidad literaria y de detalles. Para mí, una de las lecturas del año.
Portada de Dejar las cosas en sus días, de Laura CastañónLlevo unos días con el procesador de texto abierto y pensando en cómo describir este libro. Unos días que, desde hace una semana que cerré la tapa y lo dejé a mi lado en la almohada (manías de cada una), comprendí que debía dejarlo madurar, pensar y darle vueltas a todas las tramas antes de caer en sentimentalismos, odios sin sentido u opiniones de las que, planteándomelo mejor, luego me arrepentiría.

A Laura Castañón la conozco, o más bien me conoce de cuando yo era una mocosa con mandilón en el colegio de enfrente de su casa, de los bocatas de nocilla y de las tardes en su casa jugando con su hija Sofía, que era compañera de clase. Recuerdo que escribía, y que una vez que fuimos al pueblo, estaba trabajando en una novela. También ya hace menos, como coordinadora de talleres literarios, profesora de los mismos y de la radio.

Así que para mí, “Dejar las cosas en sus días” (Alfaguara, disponible en FantasyTienda) no es un libro extraño, es más, todo lo que él describe, algunos personajes, algunos lugares, aunque desconocidos, quiero buscar una coincidencia con alguna de aquéllas tardes de cumpleaños, de excursiones en Revallines o de charlas más adultos.

El libro cuenta muchas historias, todas nuestras. El hilo conductor y principal de comienzo a fin es la de Aida Montañés, una periodista madura que quiere recuperar el pasado de su familia mientras intenta arreglar un futuro marcado por la separación de su expareja Asier y el encuentro con el actor, Bruno Braña.

No es una novela de playa aunque se haya editado en pleno verano, es una lectura exigente que también puede leerse como divertimento.

Y entremedias, Aida irá conociendo su pasado y el de la casa Pomar, en Bustiello. El de su abuela Claudia y la desesperación por no saber nada de su abuelo, desaparecido en la Guerra Civil. Es también la historia de Benito Montañés, el director de la Sociedad Hullera Española, apadrinada por el Marqués de Comillas; un padre preocupado por mantener la unidad de los mineros en el moralismo católico de la época, de controlar el incipiente movimiento obrero y mantener la calma con lo que sucede puertas adentro de Pomar. Sus hijas, Sidra, la mayor, rayando en la locura de la adolescencia firme y echando de menos el Madrid que conoció en sus viajes que le hace odiar cada vez más Bustiello, los comportamientos de sus hermanos y a todos los aldeanos, mineros, ferroviarios de carácter oscuro para ella que la rodean. Manuel, el único varón, las trillizas Paloma, Begoña y Almudena y la pequeña Claudia. La tragedia de la mina cebada con Camino y su intento de salir adelante con su hijo Andrés bajo la admiración y el odio de unos cuántos. La soberbia de las mujeres ricas de la zona y el malmetimiento continuo en contra de quienes se salían de sus refinados gustos, sin preocupación sobre a qué pueden llevar sus actos.

Este es, sin lugar a dudas, el libro más interesante que he leído en todo el año. Una novela imprescindible, al hilo de los clásicos, mirándoles a la cara. La historia está finamente hilada, pues el empalme de uno con el otro no provoca nudos ni asperezas. Todos los personajes tienen su carisma, su personalidad arrebatadora, y es imposible no querer abrazar o disparar a bocajarro a otros, dejándonos guiar por una narración completísima pero ágil. Quizá cuesta un poco más meterse en la historia actual de Aida, porque el pasado siempre es atractivo y la lectura de emails puede resultar un poco cansada si aún no comprendes bien al personaje; quizá haya al final lo que yo considero una pequeña trampa (aunque el libro fuese encaminándonos a esa dirección) que me fastidió el final de la novela, pero sin duda, lo que peor me pareció, sin duda, fue que no tuviese otras quinientas páginas más.

Laura CastañónDejar las cosas en sus días” es un deleite literario además de una buena lección de microhistoria. Las formas de vida, las formas de pensar están perfectamente relatadas en un gran trabajo de documentación que se nota desde el principio y que añade calidad y solidez a todas las historias y tramas que se van sucediendo. Y esa microhistoria no se queda en los años veinte, sino que se mantiene hasta la trama de Aida Montañés y el presente de la novela.

Sin querer aburrir con la crítica porque creo que es mejor que cada uno saque sus conclusiones, se trata de una novela que hay que leer con calma y pausadamente, degustando cada corte, cada pequeña historia que se desgrana evitando ponerse nervioso y queriendo avanzar con premura para el final, porque perderíamos los pequeños detalles que la hacen grande. No es una novela de playa aunque se haya editado en pleno verano, es una lectura exigente que también puede leerse como divertimento (aunque no lo recomendaría).

Que conste en acta que probablemente me habría hecho más feliz, conociéndome, hablar de todo lo negativo y previsible de la novela. No es así. Dudo mucho que encuentre, en mucho tiempo, otro libro con tal calidad literaria y de detalles. Para mí, una de las lecturas del año.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Imagen de 30 días oscuros
Imagen de 30 días oscuros
Imagen de 30 días oscuros
Imagen de 30 días oscuros
Imagen de 30 días oscuros
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?