ENTRETENIMIENTO Y CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics
Menu general
Aviso de cookies
       Artículo de videojuegos

Dynasty Warriors 8


 PlayStation 3  Microsoft XBox 360
Pablo A. Martín   09/09/2013
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Tecmo Koei nos cuenta las batallas del Romance de los Tres Reinos, con varias mejoras que agradarán a los fans del Musou, y con los mismos problemas de mecánica de siempre.
Vuelve una vez más la principal saga Musou de Tecmo Koei para PlayStation 3 y Xbox 360, que aunque en Japón lleva disponible desde febrero, en nuestro país hemos tenido que esperar hasta hace bien poco para disfrutarla. Una vez más, nos cuenta la historia relatada en el libro de Luo Guanzhong del siglo XIV, el Romance de los Tres Reinos, en el que se relata la creación de los reinos de Wu, Shu y Wei y las disputas y batallas entre ellos.

Este libro y por tanto el juego cuenta batallas y situaciones reales con personajes históricos verídicos desde el final de la Dinastía Han, si bien solo es un libro histórico parcialmente, teniendo también parte de leyendas y mitos. Esto es importante para comprender porqué se nos cuenta la misma historia en todos los títulos de esta saga. De todas formas, es parcialmente reescrita para cada uno de ellos para que los eventos y las situaciones no se repitan siempre y mantener un poco el suspense de cómo van a acabar las decenas de protagonistas de conoceremos.

En esta ocasión las mejoras se centran en un sistema de armamento y combate con ciertas novedades, una campaña con recorridos secundarios y un modo ambición que aumentan la vida útil de un juego que ya por si es bastante largo, aumentando además el plantel de personajes jugables hasta los 78. El resto de mejoras se centran en el ámbito técnico, pero no esperéis grandes cambios en este aspecto.

Dynasty Warriors 8

El primero de los modos de juego nos pone una vez más a cargo de los generales y guerreros de Shu, Wei, Wu y Jin, cada uno con campaña propia. Destaca que podemos seleccionar con que facción comenzar e incluso jugar con las cuatro de forma paralela ya que guarda los cambios en cada una de forma independiente. El problema de esta decisión reside en que la historia ni es lineal ni ocurre simultáneamente en cada facción, superponiéndose eventos entre ellas, comenzando una a mitad de camino de otra, etc. Por lo tanto los jugadores noveles o los que quieran disfrutar en orden del argumento no les quedará más remedio que imponerse un sistema tradicional y realizarlas una por una en el orden en que vienen en el menú, y aún así es complicado seguir todos los acontecimientos. Muy recomendado conocerse la historia de antemano, al menos un resumen.

A esto se le añade un quinto conjunto de misiones inconexas que nos ponen en la piel de guerreros que no están asociados a ninguna facción pero que forman parte de la historia, como Lu Bu o Dong Zhuo. Podremos jugar una misión con cada uno de los 8 que tendremos, a veces eventos aislados y otras una revisión de una de las batallas desde el punto de vista del que en ese momento es el enemigo.

Dynasty Warriors 8

Con “en ese momento” quiero hacer hincapié en de qué trata la historia que nos cuentan en "Dynasty Warriors 8": batallas, traiciones, muertes de protagonistas, más traiciones, más muertes, más batallas... Esta caótica época de la dinastía Han china comienza el momento en que Cao Cao, Liu Bei y Sun Juan forman una alianza para detener el omnipresente caos que está destrozando lentamente el país, pasando por como cada uno de ellos acaba con un tercio del reino y finaliza con los intentos de la familia Sima por llegar al poder y unificar las tres regiones. Como ya he mencionado, el problema es seguir la historia tanto por la estructura no lineal ni tampoco simultánea y con tantos nombres tan parecidos (por lo menos a ojos occidentales) por ser miembros de las mismas familias. El juego cuenta con una enciclopedia y una galería de personajes pero lleva demasiado tiempo leerla y se necesita una estructuración algo mayor para comprender la historia de forma global.

Me centro en los problemas de los jugadores que no hayan probado antes un título de esta saga porque los que ya estamos curtidos nos encontraremos simplemente con una revisión de los hechos y una forma diferente de contar la historia, con varias sorpresas, sobre todo en las bifurcaciones al estilo “¿Y si..?”. Estas bifurcaciones solo se pueden conseguir cumpliendo una serie de objetivos que no conoceremos de antemano y que además son complicadas de realizar si no estamos preparados para ellas, lo cual prácticamente nos obliga a terminar primero cada campaña en su ruta histórica, momento en que se nos desvelan los objetivos a cumplir.

Dynasty Warriors 8

Estos objetivos básicamente tratan de salvar a los compañeros caídos en las diferentes batallas para que en cierta misión contemos con ellos y podamos acceder a un resultado diferente que obviamente será beneficioso para nuestra facción. Es una buena idea que aumenta la rejugabilidad y nos obliga a pasarnos dos veces cada campaña para acceder a todos sus contenidos. En total, desvíos incluidos, cada una tiene entre quince y veinte misiones.

Además del modo historia tenemos el modo libre, tanto offline como online, donde tendremos disponibles aquellos mapas que hayamos jugado previamente en el modo anterior. Como guinda final tenemos la tercera y última opción, el modo Ambición, que recupera el sistema de juego de "Warriors Orochi 3", donde comenzamos con uno de los protagonistas que tengamos ya desbloqueado al que controlaremos en diversas batallas para conseguir ampliar nuestros apoyos y aumentar las estructuras de las que disponemos hasta alcanzar algo de la suficiente magnitud para que el emperador quiera venir a visitarnos, objetivo final del modo. En este caso el argumento es totalmente inventado y carente de importancia.

Una vez metidos en batalla, no sorprende ver que sigue siendo el mismo tipo de hack'n'slash de siempre, con cientos y cientos de débiles enemigos yendo a por nosotros y unos cuantos oficiales algo más duros que nos impedirán avanzar todo lo rápido que quisiéramos. En este caso y a diferencia de por ejemplo Warriors Orochi 3, la estrategia que hay que seguir en cada nivel es bastante débil, siendo suficiente con avanzar a lo bruto siguiendo las premisas que los diferentes generales nos van marcando en batalla.

Las diferencias con respecto a "Dynasty Warriors 7" son principalmente la posibilidad de escoger entre varios personajes predefinidos para cada batalla, de forma que depende de cual cojamos tendremos que realizar unas acciones u otras, viendo en algunos casos los acontecimientos desde diferentes puntos de vista, lo que aporta cierto interés compensando el perdido con la simplificación de la estrategia a seguir. La otra diferencia es el uso de las armas. Se ha incluido una afinidad a cada una: cielo, hombre o tierra, al estilo piedra-papel-tijera. Este sistema solo se comprende sabiendo que podemos llevar dos armas a la batalla, siendo recomendable que sean de diferentes elementos para estar en ventaja con la mayor parte de los oficiales enemigos con una u otra. Esta decisión no es banal, ya que la lucha contra generales que tengan armas con ventaja sobre la nuestra es bastante más complicada. Por contra, pelear contra alguien teniendo ventaja se vuelve demasiado fácil, bajando un punto el grado de dificultad de una saga que poco a poco ha ido decayendo en nivel de dificultad hasta convertirlo a veces en un simple paseo (en modo normal).

Dynasty Warriors 8

Por lo demás, nuevos movimientos derivados de este sistema de armamento y un ataque de rabia tan poderoso que no dejará títere con cabeza. En definitiva tendremos, para cada personaje: combos estándares tanto de ataque normal como fuerte, ataque EX que solo se puede realizar con el arma preferida por el personaje concreto que manejemos, tres tipos de Musou diferentes, un ataque Storm cuando tenemos ventaja con el arma, un ataque al estilo reversal cuando estamos en desventaja, un sistema de rabia que aumenta nuestras capacidades y un ataque especial de rabia que si mantenemos pulsado se convierte en el súmmum de la destrucción, con combos de varios miles de golpes (si, habéis leído bien). Multiplicando esto por los 78 personajes jugables, cada uno con dos armas a elegir, ya está bien.

Por otro lado y para los que no lo conozcan, el sistema es más simple que el mecanismo de un botijo: Nos encontraremos en un extremo de un mapa abierto con varios cientos de enemigos rodeándonos, teniendo que abrirnos paso a espadazos (o hachazos o...) según unos criterios que marca la estrategia definida para cada misión, que por desgracia no podemos controlar. Unos quince minutos después y con unas bajas que a veces superan el millar, llegaremos al malvado general de turno al que tendremos que derrotar para completar la fase. Lo cual no quita para que sea de lo más entretenido, la verdad.

Dynasty Warriors 8

Técnicamente es a donde todo fan o seguidor de esta saga le recorre un escalofrío, ya que es donde se encuentran siempre sus endémicos puntos débiles. Por desgracia, no podemos decir que se hayan corregido, pero sí que el acabado general que vemos en este caso va en la dirección correcta. Los enemigos siguen apareciendo por arte de magia en ocasiones, pero ya no son tan excesivamente clónicos en sus movimientos y no tienen el mal gusto de desaparecer como en entregas anteriores. Los modelos de los personajes que manejamos han mejorado bastante y ahora veremos efectos y animaciones de calidad superior, con bastante menos problemas en el número de frames. Los mapas siguen siendo los mismos de toda la vida y siguen necesitando una mejora, sobre todo cuando destruimos muros o elementos con catapulta, que parece que no han cambiado el efecto en diez años. La lluvia y demás efectos atmosféricos sí que han mejorado bastante.

En definitiva sigue arrastrando los mismos errores pero de una forma menos evidente y que permiten un mayor disfrute del juego si no nos interesa una calidad gráfica puntera. Los efectos sonoros y la música siguen en la misma línea que siempre. Las voces (en inglés) son simplemente correctas, aunque tampoco es que tengan mucha importancia. Esta es una de las contradicciones de este Musou: si bien los diferentes oficiales llevan todo el peso de una historia que además es bastante compleja, al ser tantos y tener tan poco tiempo para explicar las motivaciones de cada uno de ellos se convierten en poco más que diferentes avatares para desarrollar las batallas. Una pena sabiendo que se basan en personas reales que lucharon esas mismas batallas hace siglos.

En definitiva, "Dynasty Warriors 8" sigue por el mismo camino que sus antecesores, sin novedades ni sorpresas que merezca la pena destacar, pero sus mejoras en la mayor parte de los aspectos del juego (duración, personajes jugables, gráficos, movimientos) lo convierten en el mejor de su estilo hasta la fecha, con permiso del también notable "Warriors Orochi 3". Recomendado para fans de la saga y para quien quiera meterse por primera vez en este tipo de juegos, si bien requerirá tiempo y paciencia entender la historia que se nos ha contado ya tantas veces.

Página 1 de 1



La Montaña Mágica

12.95 € 12.30 €
 
Figura Cuarto Doctor y Davros 35 cm
129.95 €  
El horror de Dunwich

11.90 € 11.31 €
 
Peluche Thorin 25 cm - El Hobbit
21.95 €  
 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Dynasty Warriors 8
Dynasty Warriors 8
Dynasty Warriors 8
Dynasty Warriors 8
Dynasty Warriors 8
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?