ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

Ride to Hell: Retribution


 PlayStation 3  Microsoft XBox 360
Helena Ramírez   30/08/2013
Comenta con tu Facebook
Meneame
     De la mano de Deep Silver y Eutechnyx nos llega este juego de acción, moteros malotes y ajustes de cuentas que solucionar en algún lugar del oeste americano en los años 60-70. Un título que parece prometer, pero que se va diluyendo en tópicos.
Ride to Hell: Retribution nos pondrá en la piel de Jake Conway, un soldado que acaba de regresar de la guerra de Vietnam a su antiguo pueblo de Dead End, donde se reencuentra con su hermano pequeño y su tío Mack. Todo parece ir bien, hasta que una noche, ambos hermanos se cruzan con una banda de moteros, los Devil´s Hand, que tienen algún tipo de vieja rencilla con su difunto padre. En este desafortunado encuentro, el hermano de Jake es asesinado y él dejado dado por muerto, pero logra sobrevivir ayudado por Mack, jurando venganza y no descansar hasta acabar con toda la banda y sus jefes.

Así pues, nos encontramos ante un título de acción que mezcla varios elementos, donde las fases de tiros y peleas se alternan con las de conducción de motos, todo ello envuelto en los peores tópicos de las bandas moteras de los 60-70 americanos, aderezado con el trío: «sexo, drogas y rock´n´roll». Nuestro objetivo será pues acabar con la banda de Devil´s Hand usando la información y armas a nuestra disposición, a la vez que ganamos dinero vendiendo drogas y de vez en cuando salvamos a una mujer en peligro, siendo recompensados por nuestra «buena acción» inmediatamente después por ellas.

El juego comienza con unas misiones que nos servirán a modo de tutorial y tras dar muerte al primer jefe de Devil´s Hand, podremos acceder a Dead End, donde tendremos acceso a varias cosas (aunque no cofundáis esto con exploración, porque no lo es, el juego nos marca el camino a seguir, donde nuestras elecciones se limitarán a seguir una pista u otra sobre los jefazos de la banda). En el pueblo podremos comprar o mejorar armas en el camión del ejército de Tyrell, también podremos mejorar nuestras habilidades con ellas y conseguir munición; una vez localizado el camello local, podremos venderle toda esa droga que los matones de Devil´s Hand dejan caer cuando los matamos; en el taller de Mack podremos mejorar nuestra moto con piezas nuevas y desbloquebales gracias a los naipes que encontraremos dispersos por todo el juego, también podremos cambiar el color de las diferentes partes de la moto con los botes de pinturas ocultos por los escenarios; y, finalmente, en el tablón de anuncios podremos ver nuestras estadísticas y rejugar las misiones que queramos para mejorar nuestra puntuación.

Ride to Hell: Retribution

La dinámica del juego es realmente simple y las misiones consisten en avanzar por diferentes escenarios de este oeste americano acabando con los miembros de Devil´s Hand, hasta llegar a uno de sus jefazos y darle muerte en un enfrentamiento cara a cara, a modo de boss final. Estas misiones varían, aunque el objetivo final siempre sea el mismo, y se componen de fases de conducción, donde deberemos evitar que tanto los miembros de la banda, como la policía nos maten, y fases de tiroteos y peleas cuerpo, con QTEs, a veces incluyendo fases especiales (como evitar que un cosechadora nos convierta en picadillo o huir de un almacén en llamas) que pretenden evitar que el juego se torne muy repetitivo. Para algunos de estos eventos tendremos un tiempo límite, que nos complicará un poco más las cosas.

Las «misiones secundarias» como la venta de droga o salvar a mujeres en peligro se encuentran integradas en la propia historia del juego, por lo que no vamos a tener que desviarnos mucho para llevarlas a cabo. Y en el segundo caso, se puede producir el hecho curioso de estar metido de lleno en la misión principal y que la acción se «corte» para, después de salvar a una mujer, esta nos recompense con un polvote rápido.

En cuanto a la dificultad, el juego cuenta con tres niveles distintos: Capullo (fácil), Cabroncete (medio) y Cabronazo (difícil, que además hay que desbloquear pasándote el juego). En sí, el juego no es complicado, ya que la escasa (por no decir a veces nula) IA de los enemigos hace que sea relativamente sencillo abatirlos, ya que siempre siguen los mismos patrones de comportamiento fáciles de predecir cuando llevas poco jugando, además, en más de una ocasión tienen comportamientos suicidas y vienen corriendo alegremente hacia nosotros y nuestra pistola, fusil o escopeta. Lo único que puede hacer un poco más complicadas las cosas son la poca vida que Jake parece tener (sin barra indicadora, que viene siendo habitual últimamente, sabremos que nos estamos muriendo cuando la pantalla se salpique de sangre y pase a escala de grises) y cuando nos veamos desbordados por muchos enemigos, lo que normalmente suele desembocar en nuestra muerte.

Ride to Hell: Retribution

Técnicamente el título es bastante flojo, a parte de esa IA con tendencias suicidas, el juego no hace ninguna clase de alarde, salvo quizás la ambientación de una época y una forma de vida: los 60-70 en la zona oeste de EE.UU. con sus bandas de motos, la venta de droga y poca consideración por las fuerzas del orden, haciéndonos tomar la justicia por nuestra mano; ambientación, todo hay que decirlo, basada en los peores y más manidos tópicos sobre las bandas moteras y que difícilmente reflejan una realidad. Así, el aspecto de los personajes y los escenarios se visten de esa época, con todos los clichés que os podáis imaginar (cazadoras de cuero, ropa vaquera, motos de la época, música rock…).

En lo que al apartado gráfico se refiere, es evidente que aunque se quiere ambientar con lo dicho más arriba, este no busca ser realista y nos vamos a encontrar personajes de brazos y manos desproporcionados, mencionar también que salvo los protagonistas y los jefes, la variedad en el tipo de enemigos es bastante limitada. Además, las animaciones son bastante limitadas y no logran de dotar de personalidad a los personajes protagonistas. Por otro lado, aunque nos vamos a encontrar escenarios amplios, notaremos falta de detalles en los mismos, así como de texturas pobres y ciertos problemas de popping. Durante las fases de conducción tampoco llegamos a tener una sensación realista de la misma, ya que en ocasiones parece que la moto se esté deslizando o flotando por la carretera, más que desplazándose por ella. Las físicas tampoco acompañan en las fases de conducción y enseguida vamos a notar una falta de realismo en las mismas.

En cuanto al sonido, tenemos unos efectos normales, que cumplen bien con su función y mantienen el mismo nivel durante todo el juego, aunque a veces el efecto sonoro de los disparos pierda un poco de verosimilitud. El doblaje es inglés y las voces escogidas van en consonancia con sus personajes y se nota un buen trabajo, aunque en ocasiones, el sonido de las voces se baje solo y cueste oírlas. La música escogida para la banda sonora son varias piezas roqueras que nos acompañan de fondo durante las diferentes fases de las misiones, varían de tanto en tanto, aunque no se aprecia una gran variedad de piezas y pasado un tiempo de juego, las oiremos repetirse.

En conclusión, Ride to Hell: Retribution es un juego más de acción, donde su baza fuerte pretende ser la ambientación de la época y el trasfondo de las bandas de moteros, usando como hilo conductor una historia de venganza personal (argumento de por sí ya bastante trillado y que aquí nos deja personajes e historia planos), tiene una jugabilidad pobre y una IA que podría ser mejor y más desafiante. La parte de personalización de la moto es interesante y trae consigo un componente recolector, ya que para poder desbloquear todas las opciones, necesitamos encontrar todos los naipes y botes de pintura, pero no tiene peso real en el juego. Las fases de conducción están bien y según avanza el juego se tornan más complicadas, pero les falta algo para hacerlas realmente interesantes y no una sucesión de obstáculos y enemigos a los que disparar o golpear desde nuestra propia moto. En definitiva no es un juego que nos vaya a dejar una gran impresión, salvo una visión sesgada de una época y un mundo en que los desarrolladores solo arañan la superficie y se quedan con los tópicos de siempre.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Ride to Hell: Retribution
Ride to Hell: Retribution
Ride to Hell: Retribution
Ride to Hell: Retribution
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?