ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

El juego de las tres cartas, de Marco Malvaldi


Yaiza Jara   06/03/2013
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Nunca me imaginé que podía dar tanto de sí resolver un crimen entre café y café.
Portada de El juego de las tres cartas, de Marco MalvaldiNos encontramos en el Bar Lume de Pineta, donde Massimo, camarero y dueño del mismo intenta hacer algo útil mientras el grupo de viejos de la Segunda Guerra Mundial irrumpe dentro del local con ganas de fiesta, en otras palabras: de tocarle las narices al pobre camarero.

Recordemos, para los que no se hayan leído la primera parte de esta curiosa “pandilla”, que el primer libro de la trilogía, “La brisca de cinco”, nos muestra un grupo de jubilados que tienen como lugar de vida social el bar del nieto de uno de ellos, pero vayamos por partes.

En esta segunda entrega, "El juego de las tres cartas" (Destino, disponible en FantasyTienda), en primer lugar encontramos a Aldo, quien gestiona el bar –para desesperación de Massimo- que cuenta ya con más de sesenta años, por otro lado está Ampelio o Pilade, el abuelo de Massimo, junto con el resto de la tropa formada por Rimediotti,quien parece tener el deber de criticarlo todo, esté bien visto o no, y Del Tacca, quien tuvo una dura vida como trabajador al servicio del Ayuntamiento.

También contamos con caras nuevas, como la nueva empleada que hace las horas extraodinarias, Tiziana, que tiene más aguante con el personal que su jefe, quien preferiría en muchas ocasiones no tener que ver a los abueletes ni en pintura.

En esta ocasión, los hechos que dan origen a esta historia tienen lugar en el “XII Congreso de Química Macromolecular y Biomacromolecular” donde se reúne lo mejor de lo mejor en estos campos científicos, intentando mostrar las novedades para conseguir ser alguien en el mundillo o simplemente poder ser becario de alguien importante que tenga buena reputación y pueda salpicarle algo de genialidad.

¿Recomendación? Lógicamente a todos aquellos que ya se hayan leído “La brisca de cinco”, porque se aprecia muchísimo la evolución de los personajes, así como a todo aquél que le gusten las historias de misterio pero que a su vez tengan sus párrafos de risas contenidas o incluso varias carcajadas seguidas.

Y como no puede ser de otra manera, allí nos encontramos con Massimo y Aldo, encargados del buffet que da de comer a esos genios que viven pegados al ordenador y que sólo salen de las salas de conferencias para ir al baño o para beber algo y no terminar con una buena deshidratación.

Todo parece normal, hay mucha gente de todas partes: ingleses, alemanes, franceses, españoles,... pero sin duda los más llamativos son los japoneses: siempre tan rectos y bien vestidos, sin perder jamás la compostura. Con lo que no contaba nadie es con la tragedia que no se hizo esperar: el famoso profesor japonés Asahara había muerto. A primera vista parece una parada respiratoria, causada por un golpe en la cabeza que se dio en su habitación tras tropezar con una alfombra. Mala pata, mala suerte, estaba ya mayor el hombre. Asunto zanjado.

O eso es lo que se creía Massimo, ya que al día siguiente lo llamaron para declarar en la Comisaría, reencontrándose con el Comisario Fusco, quien no le tenía en alta estima pero que ya había requerido sus servicios en un caso anterior como voluntario. Aún no es oficial, pero el profesor Asahara no murió por accidente, lo asesinaron, y como todo pasó durante uno de los descansos entre una conferencia y otra, Fusco quiere estar seguro de que Massimo y Aldo no vieron nada sospechoso entre tanta gente.

Cuando Massimo vuelve al bar, descubre que aunque ya les han avisado de que “bajo ningún concepto se puede hablar de esto fuera de estas cuatro paredes”. Aldo ha conseguido que esa información sea ya de dominio público, con lo que Ampelio y compañía ya tienen bastante juego para todo el resto de la tarde y los días que estaban por llegar.

Para colmo, a Massimo se le había ocurrido la idea de poner internet en el bar para conseguir atraer a la gente joven y que el ambiente cambiase un poco, con la mala suerte de que en todo el bar sólo cogía señal bajo el olmo donde se sentaban los cuatro de siempre, y a ver quién era el listo que les pedía que se cambiasen de sitio.

Marco Malvaldi

Es una historia muy entretenida, al conocer ya a los personajes consigue dar la sensación de reencontrarte con viejos amigos que nos cuentan las batallitas que nos hemos perdido durante nuestra ausencia, y que ni por todo el oro del mundo van a dejar que las novedades nos las cuente otro.

Massimo nos traslada algo más de su pasado, antes de tener siquiera la idea de ser dueño de un bar, y se muestra mucho más abierto tanto con el cuarteto de abuelos que le llena las horas muertas con discursos más que repetidos, como con Tiziana, quien consigue darle un toque distinto que ya empezaba a hacerle falta al Bar Lume.

La nota graciosa la ponen por supuesto nuestros queridos Aldo, Del Tacca, Ampelio y Rimediotti, que nunca sabes por dónde te van a salir en cuanto Massimo consigue decir tres palabras seguidas en su presencia, porque incluso a la hora de hacerles el café, tienen algo que objetar.

Otros personajes que también dan su juego en todo esto son por ejemplo Galan –un policía más bien novato que tiene unas conversiones la mar de entretenidas cada vez que tiene que ponerse en contacto con Massimo para que vaya a comisaría-, el doctor Koichi Kawaguchi, que nos muestra sus inquietudes desde que pone un pie en Italia hasta que llega a las puertas del congreso, y el profesor Snijders, que nunca deja indiferente a nadie.

Cuando empiezas el libro y quieres darte cuenta vas más allá de la mitad de la historia, así que disfrutarlo porque se acaba cuando menos te lo esperas. Es adictivo de principio a fin (especialmente si ya has leído la primera parte), porque entre los comentarios de unos, la vida diaria de otros, y la locura de caso que se forma con la muerte del profesor Asahara, no sabes qué te vas a encontrar cuando pases al siguiente capítulo.

¿Recomendación? Lógicamente a todos aquellos que ya se hayan leído “La brisca de cinco”, porque se aprecia muchísimo la evolución de los personajes, así como a todo aquél que le gusten las historias de misterio pero que a su vez tengan sus párrafos de risas contenidas o incluso varias carcajadas seguidas.

Nunca me imaginé que podía dar tanto de sí resolver un crimen entre café y café.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Pokemon Juego de Cartas Coleccionables
Pokemon Juego de Cartas Coleccionables
Pokemon Juego de Cartas Coleccionables
Pokemon Juego de Cartas Coleccionables
Pokemon Juego de Cartas Coleccionables
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?