ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de cine

Televicio 3x01: Otoño de 2012 (estrenos estadounidenses)


Rogorn   21/10/2012
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Os mostramos las sinopsis y una pequeña reseña introductoria de veinteiséis nuevas series estadounidenses.
En esta ocasión, como es habitual, os presentamos los 26 nuevos estrenos de la televisión estadounidense en el último par de meses:

Go on

Estreno: 8 de agosto, NBC, Comedia.

Cada vez que toca año bisiesto hay un período de medio mes durante el verano en el que nadie se atreve a estrenar teleseries nuevas en la televisión estadounidense. Y no es por ser año bisiesto, sino por ser año olímpico. Durante los 16 días que dura el evento, las retransmisiones deportivas arrasan, y la cadena que los emite (últimamente la muy necesitada NBC) se lleva las cifras de audiencia de calle, incluso en estos tiempos multi-plataforma en los que ya no hace falta esperar al diferido cuando los husos horarios no ayudan. Y si encima hay un componente patriótico, como era esta vez arrebatar a los chinos el dominio en el medallero, peor todavía.

Así, durante Londres 2012 a menudo la NBC conseguía tanta audiencia como todo el resto de cadenas juntas, si no más, así que es lógico que las demás piensen que estrenar pa ná es tontería, y que ya parará de llover cuando se apague el pebetero. Este año, no contenta con eso, la NBC aprovechó incluso para estrenar el episodio piloto de una de sus nuevas comedias, esta ‘Go on!’, que incluso tiene en parte tema deportivo, ya que trata sobre un locutor especializado en deportes a quien sus jefes envían al psicólogo (o sea, psicóloga guapa), porque piensan que aún no ha superado la muerte de su esposa.

Go on, la serie

El protagonista es Matthew Perry, que a pesar de haber hecho cine y teleseries dramáticas, sigue sin poder quitarse el sambenito de ser “uno de los chicos de ‘Friends’ en busca de otro pelotazo telecómico”. Siempre es difícil adivinar por dónde tirará una comedia basándose en el episodio piloto, pero de momento lo mejor del capítulo inaugural son las escenas del grupo de terapia, con ese torneo estilo baloncesto universitario a ver quién tiene el problema más gordo. Falta saber cómo de bien se hará la inevitable parte de comedia romántica que se avecina, y cómo se mezclarán los problemas de cada paciente del grupo con el hecho de que se supone que esto lo ve uno para reírse.


Major crimes

Estreno: 13 de agosto, TNT, Drama.

Tras siete temporadas y 109 episodios, ‘The closer’ echa el cierre debido a la decisión tomada por su protagonista, Kyra Sedgwick, de no continuar con el papel. Y justo a continuación del último episodio, se emitió el primero de ‘Major crimes’ la serie que recogerá el testigo a modo de “spin-off”. Es decir, que viene a replicarse en la ficción lo que ocurre en la vida real: cuando se va el jefe antiguo, llega uno nuevo, y la vida ha de continuar. Quienes hayan seguido ‘The closer’ ya habrán conocido también a la nueva capitana de la policía de Los Ángeles, interpretada por Mary MacDonnell: seria, inescrutable y para algunos aburrida de tan estoica, no pareció gustar demasiado, sobre todo en comparación con una protagonista muy popular, y los responsables de la serie han reaccionado haciendo ese sentimiento parte de la continuación, ya que también los nuevos subordinados de la capitana Sharon Raydor han de lidiar con su desconfianza en ella, a la vez que ella ha de convencer tanto a su personal en la ficción como a los televidentes en la realidad.

Además, uno de los puntos importantes de las tramas será la nueva política de la capitana de buscar principalmente lo que se llaman “plea-bargains”, o acuerdos extrajudiciales en los que un acusado acepta declararse culpable de un delito a cambio de una concesión que le reduzca la pena. Por ejemplo, declararse culpable de el menor de varios delitos a cambio de no ser juzgado por otros. Esto ayuda a poner al delincuente fuera de circulación y es mucho más barato que una investigación costosa y prolongada, y un juicio largo y con recursos varios, que puede acabar con el acusado condenado a penas más severas, o no. En el fondo, es una serie más de policías y casos resueltos rápidamente, que se olvidan nada más terminar, y para llegar a siete temporadas hay que ofrecer algo más.

Major crimes, la serie


Bullet in the face

Estreno: 16 de agosto, IFC, Comedia.

Aparte de las cadenas “majors”, la televisión estadounidense está llena de pequeños canalitos, canaletes y canalillos (ah, no, eso es otra cosa) que también producen series que pasan más o menos desapercibidas. Uno de esos canales es IFC, inaugurado en 1994, donde la I mayúscula ya indica que lo suyo es la cosa independiente y alternativa. Lo último que han hecho es esta parodia de las películas de acción “high concept”, esas con tiroteos coreografiados, diálogos cortantes como cuchillas (aunque a veces no signifiquen gran cosa), villanos extraordinariamente supermalvados e ideas centrales que a veces son claras idas de olla, como trasplantar al malo la cara del bueno y cosas así.

En ese caso se le añade además el cachondearse de los intentos europeos de hacer ese mismo estilo de cine (tipo Luc Besson), con un pag de pgotagonistas hablando con asento fgansés y alemán, que siempge hase mucha ggasia. Como todas las parodias, depende mucho del número de chistes y sketches que hagan reír a cada uno y de lo familiar que sea el público con el género parodiado. Si le pillas el punto y tienes el día flojo, Max Williams, el protagonista, puede resultar un rato divertido, y el cómico británico Eddie Izzard consigue volver a hacer eso tan británico de salir tres minutos por episodio y robarles las escenas a todos los demás. Producida en Canadá, fue visto y no visto, ya que la cadena emitió los seis episodios en un jueves y viernes consecutivos.

Bullet in the face, la serie


Copper

Estreno: 19 de agosto, BBC USA, Drama

BBC USA es un canal que emite la programación de la British Broadcasting Corporation en Estados Unidos. Hasta el momento solo se había limitado a emitir las series británicas que esta producía, pero ahora la colonia se emancipa de la metrópoli y produce con esta su primera serie propia. Nueva York, 1864: gran parte de la ciudad (en concreto, Five Points, el mismo lugar donde está ambientada ‘Gangs of New York’, de Martin Scorsese) es poco más que un pueblón grande, con barro, excrementos de caballo por las calles, y gente que recoge y se come lo que otros tiran.

El oeste del país está aún en plena colonización y explotación, pero aquí en el este ya hay además un cogollo moderno bien urbanizado y adoquinado, con prostíbulos de lujo y señoritos con chistera. Entre ambos mundos se mueve Kevin Corcoran (Tom Weston-Jones), un policía de origen irlandés (obviamente), veterano de la Guerra de Secesión, cuya hija ha muerto en circunstancias misteriosas, y que se hizo una amistad de trinchera estilo Alatriste-Guadalmedina durante la guerra con un oficial de buena familia. ‘Copper’ (la palabra que luego derivó en ‘cop’, el equivalente en inglés de “poli” o “madero”) puede verse, pues, como la precuela de todas las series policiacas que en Norteamérica han sido desde que se inventó la tele. Así, en estos tiempos de pioneros primitivos no solo asistimos a escenas donde primero se dispara y luego se conmina a tirar las armas, sino que gracias a un cirujano de raza negra también tenemos un precursor de ‘CSI’ o ‘Dexter’, investigando golpes mortales en la cabeza a base de bolas de madera recubiertas de arcilla, a falta de mejor tecnología. Por cierto, este mismo cirujano, debido a temas de racismo, anda pensando en mudarse a las afueras, a un lugar en el futuro conocido como el Bronx.

Dos de los padres de la serie, Tom Fontana y Barry Levinson, ya fueron responsables de una de las series policiacas más importantes de la historia de la televisión norteamericana, ‘Homicide’, basada en principio en el libro de David Simon, luego creador de ‘The wire’. Además, Fontana y Levinson también fueron los creadores de la primera serie de ficción que tuvo la HBO, ‘Oz’, inaugurando una forma de rodar que luego acabó en ‘Los Soprano’, por ejemplo. Es decir, que si de precuelas hablamos, ‘Copper’ tiene bastante pedigrí, y también bastantes expectativas que cumplir. Por de pronto, algunos de los decorados cantan demasiado a estudio o pantalla verde debido a la necesidad de controlar el presupuesto, pero si la calidad de los guiones es alta, eso se podrá perdonar.

Copper, la serie


The inbetweeners

Estreno: 20 de agosto, MTV, Comedia

La MTV sigue apuntándose a hacer telecomedias sobre adolescentes y para adolescentes, con éxito irregular. La mejor está siendo ‘Awkward’, pero otras anteriores, como ‘The hard times of RJ Burger’ o ‘I just want my pants back’ no han tenido mucha fortuna. Tampoco lo tuvo su adaptación de la serie británica ‘Skins’, aunque ahí tuvo bastante que ver su temática sexual y de uso continuado de drogas, que provocó campañas en su contra hasta que fue cancelada. Con ‘The inbetweeners’, que duró 18 episodios en tres temporadas de gran éxito en el Reino Unido (2008-2010) vuelven a probar una adaptación inglesa.

Los cuatro protagonistas son chavales de 16 años en un instituto cualquiera, y el nombre les viene de “estar entre” la adolescencia y la edad adulta, entre los más populares del colegio y los que menos, y entre ser vírgenes y no. Está el salido trolero, grosero y fantasmón, está el que le caen todas las bromas a él, está el que es un poco breve de mente pero acaba teniendo más éxito que los demás, y está el novato recién trasplantado de un colegio privado pijo. Básicamente, de lo que se trata es de intentar ligarse a la típica chica ideal de cada uno, y de sufrir, (en la gran tradición inglesa del “self-deprecating humour”) humillaciones continuas, por parte de las propias chicas, de tíos más guapos que ellos, de los padres de cada uno, de los profesores, de la vida en general y hasta de sus propias entrepiernas.


Coma

Estreno: 3 de septiembre, A&E, Drama.

Miniserie de tres horas que fue emitida en dos días consecutivos, basada en la novela de la escritora de bests sellers Robin Cook, escrita en 1977, y que ya había sido adaptada al cine al año siguiente. Producida por Ridley y Tony Scott, está dedicada a este último, tras su suicidio justo dos semanas antes.

Protagonizada por algunos nombres de postín, como Geena Davis, James Woods, Richard Dreyfuss, Ellen Burstyn e incluso el niño de ‘Parque Jurásico’ (Joe Mazzello, ya con 28 años de edad), es un thriller médico en el que una aspirante a doctora empieza a investigar por qué está habiendo tantos casos de coma entre los pacientes de su hospital. La razón no es difícil de adivinar (y además, van y lo cascan en la carátula), así que las tres horas de duración se acaban haciendo demasiado largas para la intriga conspiratoria que cuenta, a pesar de un par de elementos complementarios como temas de ética médica y batallitas de junta de administración.


The new normal

Estreno: 11 de septiembre, NBC, Comedia

'The new normal' quizá pueda explicarse como un cruce entre 'Modern family' y 'Will and Grace'. La primera es una de las comedias más exitosas de hoy, donde hay varios miembros de una familia, incluida una pareja homosexual que empieza a criar hijos, y la segunda fue rompedora en su momento -hasta cierto punto- por estar protagonizada por dos amigos manifiestamente gays, uno del tipo de la locaza gritona y otro del metrosexual menos estridente, guapetón y profesional de éxito. Por ello, que una telecomedia venga a decirnos que "lo nuevo normal" es que los gays tengan hijos paridos por madres de alquiler no es nada rompedor, de modo que lo del título reivindicativo queda un poco posturitas a estas alturas.

The new normal, la serie

Sin embargo, es cierto que en Estados Unidos este tema aún provoca rechazo social y político en una parte del país, y de hecho, la pareja protagonista tiene como pregunta de entrevista para vetar a las posibles madres si son del partido republicano o no. Para ilustrarlo, está el personaje de Ellen Barkin, una bisabuela de 58 años, basura blanca venida a más, que es una auténtica máquina de soltar disparates racistas, sexistas, homófobos e incluso contra los disminuidos físicos. Pero como se hace de forma muy exagerada, pues hay que tomárselo con humor. En cuanto a los futuros padres, son la ya clásica pareja del más normal con el más escandaloso.

El tema del embarazo empieza porque yendo de compras a una tienda de ropa, el segundo ve un bebé, y al momento se le antoja como si fuera un accesorio de moda. "Quiero que tengamos ropa de bebé", le dice a su pareja, "y un bebé para ponérsela". A esto sigue otro montón de típicos chistes sobre homosexuales y la ropa, los potingues, los musicales, etc, pero como la serie está creada por un gay (Ryan Murphy, autor de 'Nip/Tuck', 'Glee' y 'American horror story' entre otras), tampoco hay peligro. La verdad es que todo esto suena a que la serie viene justo cuando su momento ya puede haber pasado, como le ocurrió a muchos clones de 'Friends', por ejemplo, pero quizá logre echar raíces. La NBC tiene grandes esperanzas depositadas en esta serie para esta temporada.


Guys with kids

Estreno: 12 de septiembre, NBC, Comedia

La hija de Tony Soprano se pasa a la telecomedia. Ese podría ser un titular sensacionalista para describir la serie, pero la verdad es que Jamie-Lynn Sigler es solamente uno de los cinco personajes principales. O mejor dicho, de los cinco adultos, ya que en esta serie hay niños a barullo. Está la pareja recién divorciada con un bebé recién nacido, está la exSoprano y su maromo con dos hijas, y está la pareja negra con nada menos que cuatro morlacos que lidiar.

Como expresa el título, la comedia va de lo inútiles que son los hombres a la hora de cuidar críos, y también de su incapacidad para caminar y masticar chicle a la vez: al primero los retoños le estorban para ligar e ir al baloncesto, al segundo no le sirven para dejar de ser un niño grande, y al tercero, que además es el que se queda en casa con ellos mientras la mujer trabaja, le estresan para todo. Y además le han roto la tele. Por demás, es una sitcom grabada con risas "live before a studio audience", lo cual significa que de cada dos frases, una tiene que ser un chiste, y a veces una de cada una. El tema está un tanto manido, y muchas series con críos al final los acaban aparcando porque la verdad son un incordio para rodar, sobre todo si son muy pequeños, y más con público. Veremos cómo evoluciona.


The mob doctor

Estreno: 17 de septiembre, Fox, Drama

Todo lo que se necesita saber de esta serie está en el título. Y lo poco que falta, el sexo del personaje protagonista, aparecería en la traducción española: "La doctora de la mafia". Pues sí, es una serie sobre una doctora de Chicago (no podía ser menos, y los dos primeros episodios no se cortan en mencionar a Al Capone incluso) que trabaja a escondidas para la mafia de la ciudad, debido a una deuda contraída por su hermano. En principio el acuerdo era para remendar agujeros de bala y piernas rotas sin alertar a la pasma, pero ya se sabe cómo son estos mafiosos, que empiezan necesitando una tirita y acaban pidiéndote (aunque lo de "pedir" es un eufemismo) que mates a un posible chivato en el quirófano.

La protagonista, la pobre, no tiene tiempo para aburrirse, ya que por si lo de lidiar con mafiosos fuera poco, en su trabajo no paran de planteársele dilemas éticos sobre embarazos adolescentes, errores de superiores y desacuerdos en diagnósticos que la hacen acabar peleada con sus jefes, sus colegas y hasta el noviete. Y al llegar a casa, también hay lío con el hermano y la madre.

La serie es pues un híbrido de dos géneros muy conocidos y exitosos por separado, pero que cosidos juntos se notan un tanto incómodos. En especial la parte médica, con sus continuos casos de visto y no visto, tiene pinta que ir a quedar bastante perjudicada por la más interesante parte mafiosa. Pero aún así, sin estar mal, puede que no contente a los aficionados a ninguno de los dos tipos de serie, ni tampoco al televidente en general. Además, la carga que han comenzado poniendo sobre los hombros de la doctora Grace Devlin (Jordana Spiro), a la que nada le va bien y sin embargo tira para adelante tan pundonorosa, puede acabar siendo un lastre más que un motivo para apoyar moralmente a su personaje.


Revolution

Estreno: 17 de septiembre, NBC, Drama

Serie de ciencia-ficción-pero-al-revés donde un día de repente todas las formas modernas de energía como la electricidad, las baterías, las pilas y los carburantes basados en el petróleo dejan de funcionar, y la humanidad entera se ve obligada a vivir como antes de que se descubriera/inventara todo eso. Quince años más tarde, que es cuando ocurre la serie, los coches se usan para poner plantas dentro, y las ciudades y carreteras aparecen cubiertas de vegetación.

La sociedad parece estar organizándose al estilo Lejano Oeste, con la gente a caballo, desplazándose poco, e intentando dominar a los que tienen alrededor a base de ver quién tiene más armas de fuego, que aún funcionan hasta cierto punto. Por cierto, que entre los Juegos Olímpicos, superhéroes varios, la saga 'Los juegos del hambre', esta 'Revolution' y la 'Arrow' que se avecina, el tiro con arco nunca ha estado tan de moda. Producida por el inevitable J.J. Abrams, la serie trata de cómo se vive en este mundo a la vez que se investiga hacia atrás qué pasó para que petara el fusible y ver si hay algún ñapas con palillo en la boca que pueda arreglarlo. ¿Será el enésimo clon fracasado de 'Perdidos' o podrá mantenerse en pie?

Revolution, la serie

A pesar de tener buenos actores como Giancarlo Esposito, demasiados proyectos del mismo estilo, como 'Alcatraz' o 'Terra Nova' están naufragando nada más salir de puerto últimamente, así que el éxito no está asegurado ni mucho menos. Las limitaciones económicas de la televisión reducirán la espectacularidad, los típicos personajes adolescentes detestables se harán detestables y las misioncitas de rescate de familiares dominarán los guiones. Tiene más peligro todo eso que una flecha en el ojo.


Partners

Estreno: 24 de septiembre, CBS, Comedia.

Dos amigos que se conocen desde la infancia trabajan ahora juntos de arquitectos. Uno es gay, el otro es hetero, y ambos tienen pareja, pero se llevan tan bien que, como dice la única chica del cuarteto al acabar el primer episodio, "en esta mesa hay cuatro personas, pero aquí hay tres parejas". Es la nueva telecomedia de Max Mutchnick y David Kohan, los creadores de 'Will y Grace', que también son en la vida real un par de viejos amigos, uno gay y otro hetero. El amigo gay, Louis (Michael Urie), es a la vez lo mejor y lo peor de la serie, un narcisista adicto al drama cuyo potencial cómico está en verlo actuar tan egoístamente y ensimismado en sí mismo (valga la redundancia) que provoque hacer más aargh que jajaja al espectador. Sus meteduras de pata fastidian a todo el mundo, hasta que se arregla todo en la penúltima escena (y no siempre por que él mismo lo haya arreglado), y vuelta a empezar.

Es todo un topicazo gay, pero, como pasa mucho últimamente en la televisión norteamericana, reírse de un personaje gay está permitido siempre y cuando uno de los responsables de la serie lo sea también. A veces Louis domina tanto el devenir del episodio que los otros tres, haciendo de "gente normal", por así decir, quedan un poco de convidados de piedra. A esta serie, al igual que pasó en 'Will y Grace' con el personaje de Karen Walker (Megan Mullaly), le hace falta un secundario que dé caña. Quizá Tracy Vilar, que hace de secretaria latina escotada almohada de lágrimas (literalmente) pueda serlo.


Ben and Kate

Estreno: 25 de septiembre, Fox, Comedia.

Dakota Johnson y Nat Faxon interpretan a dos hermanos (los hermanos Fox, en la cadena Fox, donde también vimos a Fox Mulder hace años) que por circunstancias de la vida acaban viviendo juntos para ayudarse en un momento difícil. Ella, de veintipocos años, se quedó preñada joven, y él, de treinta y tantos, nunca maduró demasiado, así que tenemos la típica pareja de chica lista que se preocupa por todo y piensa demasiado y chico torpe y con ideas de bombero.

Ahora mismo, ninguno de los dos tiene pareja, y es de suponer que los intentos de ligoteo pueden ser parte de la trama a largo plazo (de hecho, en el piloto ya hay una boda). Junto a los protas hay un par de secundarios (camarera inglesa y amigo negro para dar diversidad) que tendrán que florecer todavía, pero lo mejor, como en muchos casos, puede acabar siendo la hija de Kate. Por ahora ha gustado bastante a la crítica.


The Mindy Project

Estreno: 25 de septiembre, Fox, Comedia.

Mindy Kaling era una de las mejores cosas que tenía la versión norteamericana de 'The office', y ahora logra el hito de ser la primera persona de su origen étnico, (el subcontinente surasiático) en ser el protagonista principal de una serie en Estados Unidos. La serie trata sobre una doctora (la madre de Kaling lo era) obsesionada con las comedias románticas, que en la vida real empieza a vivir su propia comedia romántica, a la vez que interpreta lo que le ocurre como exactamente eso, una comedia romántica: se queda encerrada en un ascensor con un tío que le gusta, va a citas fracasadas en resturantes, y hay un apunte de triángulo amoroso con otros dos doctores del hospital (un inglés ligón y obseso y un americano seriote con quien intercambia puyas continuas en plan amor/odio).

The Mindy Project, la serie

Aparte, por si no queda claro, hay varias escenas de ella viendo películas de Meg Ryan y Hugh Grant, entre otros, de las que recita los diálogos de memoria. A la vez, ella es mona, pero sin pasarse, y usa su sobrepeso y sus manías personales para reírse de sí misma. O sea, una telecomedia romántica que se ríe de las comedias románticas, a la vez que mantiene exactamente su estructura. Incluso el propio título, con el viejo truco de llamar a la serie y al personaje (Mindy Lahiri, en este caso) con el mismo nombre de la actriz protagonista puede interpretarse como una más de las bromas metalingüísticas que abundan en el episodio piloto. La crítica se ha mostrado un tanto dividida, pero aquellos que han tenido una opinión positiva la consideran con potencial de ser la mejor nueva telecomedia del año.


Vegas

Estreno: 25 de septiembre, CBS, Drama

Es la segunda vez esta temporada en que a la mafia le sale una compañera de baile para compartir pantalla. Una semana antes se estrenaba 'The mob doctor', que va de mafiosos y doctores, y ahora esta 'Vegas' va de mafiosos y sheriffs en 1960.

En el proyecto participan nada menos que Nicholas Pileggi (autor de las novelas en las que se basan 'Uno de los nuestros' y 'Casino') como creador, Michael Chiklis (Vic Mackey en 'The shield') como protagonista y productor ejecutivo, Dennis Quaid como otro protagonista y productor ejecutivo y Carrie-Ann Moss (Trinity en 'Matrix') como ayudante del fiscal del distrito. Y aún así, el resultado es menos que la suma de sus partes, o al menos obliga al espectador a reposicionarse un tanto.

Los responsables de la serie ya han dicho que aspiran a hacer lo mismo que ha ocurrido con 'The good wife' a la hora de mezclar casos semanales con una historia continua de fondo, y así, por un lado tenemos a Quaid como sheriff de sombrero vaquero, rifle al hombro y pulgar en el cinto desfaciendo entuertos a lo precuela de 'CSI: Las Vegas: 1960', mientras que Chiklis, también con sombrero a veces, intenta hacerse el amo de la aún naciente Ciudad del Pecado. Juntos representan un mundo que se acaba y otro que llega (simbolizado por el avión que espanta al ganado en la escena inicial), pero falta ver cómo se combina este cóctel. 'The good wife' está mezclando derecho y política a base de poner mucho más de lo primero que de lo segundo, pero esto es lógico porque Julianna Margulies es la líder indiscutible del reparto, y será interesante ver quién gana aquí, con su pareja de protagonistas / productores ejecutivos.


Animal practice

Estreno: 26 de septiembre, NBC, Comedia

Al igual que hizo con ‘Go on!’, la NBC aprovechó las grandes cifras de audiencia que obtuvo con las retransmisiones de los Juegos Olímpicos de Londres para hacer lo que se llama una “sneak preview” de una de sus nada menos que cuatro nuevas comedias, mes y medio antes de su estreno definitivo.

Esta en concreto trata sobre una clínica veterinaria en Nueva York, y casi siempre son más interesantes las escenas con animales que aquellas en las que solo salen seres humanos preocupándose por temas como el amor, las relaciones interpersonales, el trabajo, el dinero, la familia, el futuro y otras minucias. ¿Why so serious, habiendo YouTube y vídeos de gatitos, hombre? En especial, la mona que sale debería acabar teniendo su propio “spin-off”, y es que Crystal, que así se llama en la vida real, tiene un currículum cómico de auténtica veterana, habiendo aparecido ya en películas de pantalla grande como ‘Una noche en el museo’, ‘Resacón 2’ y ‘Un lugar para soñar’, así como en la telecomedia de culto ‘Community’. Así que bromitas las justas.

El (otro) protagonista es Justin Kirk, justo nada más acabar ocho temporadas en ‘Weeds’, que continúa haciendo aquí un tipo de personaje desabrido y un tanto grosero con los demás seres humanos que le rodean (aunque se supone que le salva el hecho de que ame a los animales, de quien aprende todo lo que cree necesario para tratar con los homo sapiens). Le acompaña JoAnna García, una de las habituales chicas monas de las telecomedias románticas estadounidenses. Junto a ellos, Tyler Labine, otro prototipo cómico, esta vez el de secundario gordete graciosete, y un par de empleados más. Finalmente, entre que no acabó de tener tirón y que la NBC tenía la segunda temporada de 'Whitney' en la recámara, terminó siendo cancelada tras 5 episodios.


The neighbors

Estreno: 26 de septiembre, ABC, Comedia

Cada año se estrenan más de cien series nuevas en la televisión estadounidense, de las cuales la mayoría no llegan a la segunda temporada, y hay que sustituirlas por otras que puede que duren igual o menos, así que es normal que a veces uno se asombre de lo que se llega a poner en antena cuando se van acabando las ideas. Un ejemplo es esta telecomedia sobre una zona residencial entera poblada de alienígenas, que tras una década ocultos en espera de poder volver a casa cuando se apañen para arreglar la junta de la trócola, de repente se ven con una familia humana como nuevos vecinos.

La serie intenta tener una especie de segunda lectura sobre la importancia del compartir y aprender cosas con la gente que vive cerca de uno, por extraños que puedan parecer (de hecho, el creador, Dan Fogelman, dice que le surgió la idea al visitar a su madre en uno de estos barrios protegidos donde nadie conoce a nadie, ni siquiera al de la casa de al lado), pero en realidad de lo que se trata es de reírse con chorradas de niño chico, como que los aliens lloran mocos verdes por las orejas, o que para disimular eligieron nombres de deportistas de hace dos décadas, como Larry Bird, Reggie Jackson y Jackie Joyner-Kersee, o que tienen relaciones sexuales de una forma muy diferente (además de que paren ellos, no ellas). En fin, que en el infinito espacio exterior también hay gente pa tó.


Elementary

Estreno: 27 de septiembre, CBS, Drama

Según el libro Guinness de los récords, Sherlock Holmes es el personaje más filmado de la historia, interpretado por hasta 75 actores en 211 películas. Es decir, una o dos al año desde que existe el cine. Desde su nacimiento en 1887, el detective inglés nunca ha dejado de ser popular, y ahora mismo está pasando por una de sus épocas más ocupadas, entre las películas con Robert Downey Junior, la serie de la BBC con Benedict Cumberbatch y hasta una apócrifa aventura española, 'Madrid days', de José Luis Garci. A todas ellas viene a añadirse esta adaptación televisiva donde Holmes vive en Nueva York en la actualidad y el papel del doctor Watson está interpretado por la actriz estadounidense de origen chino Lucy Liu.

Este proyecto se hizo conocido desde que se anunció, así que al menos cuenta con la ventaja de que al público más o menos purista le ha dado tiempo a echar pestes más o menos por lo bajini, y a ponerse en situación para como poco concederle un juicio justo. Y si se va con esa mentalidad, la verdad es que la serie no está mal.

Elementary, la serie

En esta versión Holmes es un inglés de casi 40 años (Johnny Lee Miller) con un brazo entero tatuado, cuyo padre lo ha enviado a Nueva York a recuperarse de su adicción a las drogas. Watson, en lugar de ser meramente su compañero de piso, es una antigua cirujana que ahora se gana la vida haciendo de compañera a tiempo completo de adictos que se están quitando, viviendo con ellos las 24 horas durante unas semanas, y en calidad de tal es contratada por el mencionado progenitor de Holmes. Holmes trabajó para Scotland Yard en Inglaterra (se intuye un pasado importante relacionado con el 11-S y el 7-J en Londres) y ahora, como se aburre en Nueva York, vuelve a hacer de consultor de la policía local, resolviendo casos con su consabida brillantez a la hora de hacer rápidas deducciones.

Un detalle importante es que los casos que resolver son completamente nuevos, no basados en los originales escritos por Arthur Conan Doyle. Aparte de la resolución de los casos, obviamente el interés principal estará en la relación entre Holmes y Joan Watson. El hecho de hacerlos sexualmente compatibles provoca una dinámica diferente a la de los relatos originales, y una de las cuestiones que dilucidar será el saber hasta dónde se lleva eso, aunque los responsables de la serie ya han dicho que no se van a enrollar. En los primeros minutos de la serie hay al menos dos ejemplos de tensión sexual (la cita de la tele y las esposas en la escalera), y además Holmes dice que el sexo le repugna pero que le viene bien para poner sus habilidades a tono, cosa que luego Watson le desmonta. De hecho, esta Watson, en su papel de compañera de adicto, no meramente de testigo de sus hazañas, quizá le dé más caña a Holmes en lo personal de la que hasta ahora han hecho otros.

Por otro lado, este Holmes muestra un lado de torpeza en las relaciones interpersonales e incluso grosería en el trato con los demás que empieza a ser ya típico de muchas interpretaciones modernas (el mucho intelecto se compensa con el pobre lado social), aunque no llega al casi autismo desdeñoso de la última versión de la BBC. Incluso se introduce en este Holmes la idea de que a veces sus habilidades no son tan brillantes, que las magnifica tras los hechos (con el viejo truco de que si algo salió mal es que él había planeado que saliera mal, sí, ya, claro) e incluso de que algunos avances suyos son simplemente acertadas consultas en Google o Facebook. En suma, se merece una oportunidad.


Last resort

Estreno: 27 de septiembre, ABC, Drama

Shawn Ryan es uno de los creadores de series a los que más atención merece la pena seguir últimamente. 'The shield' es su serie más conocida, pero incluso recientes proyectos suyos no renovados tras una temporada, como 'The Chicago code' o 'Terriers' merecen ser vistos a pesar de eso. Su 'Last resort' es la serie nueva mejor puntuada por los críticos este otoño, y trata sobre un submarino nuclear estadounidense que se ve envuelto en una conspiración internacional a varias bandas y ha de huir de su propio gobierno tras un incidente de misiles. En este sentido, es muy similar a películas como 'La caza del Octubre Rojo' y sobre todo 'Marea roja', con sus llaves dobles, sus códigos de confirmación, sus desacuerdos entre oficiales, sus arrestos a punta de pistola, sus huidas de torpedos y sus compartimentos inundados.

El episodio piloto, dirigido por Martin Campbell (director de dos Bonds y de las dos películas de El Zorro con Antonio Banderas), es estupendo, con mucho ritmo, mucha tensión, mucho que contar, y, como dice uno de los protagonistas, "just the right amount of crazy". La duda por ahora, es saber cuánto tiempo se podrá alargar la historia, ya que en principio parece un tanto limitada por su propia naturaleza, por mucho que en la trama haya también secretos en el pasado, personajes tejiendo conspiraciones en Washington, y una (imaginaria) isla del Océano Índico (rodada en Hawaii). Recuérdese la segunda de 'Perdidos' y escarmiéntese en cabeza ajena.


Made in Jersey

Estreno: 28 de septiembre, CBS, Drama

Nueva Jersey es a Nueva York lo que los curritos es a los señoritos, o lo que los poligoneros a los pijos. Al menos ese es el topicazo, que además han alimentado más aún algunos recientes programas de telerrealidad como 'Jersey Shore'. Y esta serie, lejos de huir de ellos, los ponía en primera fila, con su familia italoamericana cuyas mujeres se pasan el día en la peluquería, llenas de abalorios y bisutería y mirando y criticando tatuajes.

Es tan topicazo que el cabeza de familia hasta está interpretado por el mismo actor que hizo de padre de Tony Soprano. De esta familia logra sacar la cabeza una de las hijas, Martina (interpretada por una actriz inglesa), que acaba de fichar por un bufete de abogados del otro lado del río, donde sus tacones un poco demasiado altos, su falda un poco demasiado corta, su pintalabios un poco demasiado estridente y su melena un poco demasiado voluptuosa contrasta al instante con la rubia glacial, sobria, estirada y desdeñosa que se encuentra allí.

El jefe del cotarro, Donovan Stark (Kyle MachLachlan), de la firma Stark and Rowan (ya molaría que fuera Stark and Lannister, jeje) ve algo especial en ella (aparte de lo buena que está) y enseguida la pone de tercera en un par de casos, que ella procede a resolver porque yo lo valgo, a base de callejeo y deducciones geniales, algunas de ellas hechas en la propia pelu, para que luego digan. Y al acabar la jornada en la dura jungla de asfalto, se vuelve cada día a sus pizzas y lasañas para ocho con la famiglia, que es lo que de verdad importa en la vida. Y eso es todo, mayormente. La CBS hace este tipo de "procedurals" como churros, y es la cadena más exitosa del país explotando esta fórmula. Nada nuevo, pero a pesar de que la prota tenía gancho, fue la primera cancelación de la temporada 2012-2013, tras solo dos episodios.


666 Park Avenue

Estreno: 30 de septiembre, ABC, Drama

Con 'Perdidos', Terry O'Quinn pasó de ser uno de esos secundarios que te suenan siempre a ser un actor reconocible y reconocido incluso aunque se afeite el bigote. Tras hacerle la puñeta a toda la isla durante varios años, ahora renace encarnando nada menos que al diablo. Y no es spoiler decirlo, ya que antes de acabar de leer siquiera el título de la serie, ya se sabe de qué va el asunto. Es la dirección de un edificio neoyorquino (la Gran Manzana, la tentación y todo eso) de los años 20 (imaginario, aunque basado en uno real), ahora habitado por gente de alto poder adquisitivo. Y si las habilidades hacepuñetiles de John Locke eran amplias, obviamente las de Satanás lo son mucho mayores. Pero no es culpa suya, es que lo han dibujado así. Los inquilinos del edificio son gente ambiciosa. Tanto, que darían "lo que fuera" por lograr ser el mejor en algo o conseguir la vuelta de un ser amado. Gavin Doran, el dueño del bloque, lo único que hace es tomarles la palabra, hacerles firmar sobre la línea discontinua y aplicar el convenio laboral a rajatabla, sobre todo en caso de incumplimiento de contrato.

Mientras, recién llegados están una parejita ideal de guapo y guapa, contratados como encargados del mantenimiento y sospechadores de gato encerrado. O mejor dicho, la manitas es ella, para quedar muy feminista. Que por algo la temporada pasada Rachael Taylor fue ángel de Charlie un par de meses. Por ahora no parece que vaya a ser una de terror principalmente, aunque tiene sus escenas con sombras y sueños y ascensores y alucinaciones, y la curiosidad es saber si se va a hacer muy repetitiva pronto, con su inquilino de la semana perdiendo su alma y su pareja protagonista haciendo de Keanu y Charlize en 'Pactar con el diablo' (y ya, de paso, si a O'Quinn le van a poner monólogos del estilo del "Mira pero no toques" de Al Pacino). Que sí, que vale, que hay que leerse la letra pequeña, que el mal existe, pero dentro de nosotros (mwahaha) y que hay que aprender la lección sobre la ambición excesiva. ¿Algo más?


Arrow

Estreno: 10 de octubre, The CW, Drama

The CW es una cadena pensada sobre todo para "jóvenas" menores de 35 años (y a menudo para veinte años menos), y siempre se les ha resistido atraer al público masculino. Quizá esta adaptación de un cómic pueda conseguirlo, captando a las tías con pectorales y abdominales y a los tíos con flechas, saltos, peleas y explosiones. Y con más cómics, ya que se ha publicado uno especialmente adaptado a esta serie, estrenado en la Meca del asunto, la ComicCon de San Diego.

Este Arrow está basado en el personaje de Oliver Queen, alias Flecha Verde (Green Arrow), creado en 1941 como una especie de Batman light, y que tras pasar un par de décadas sin pena ni gloria, reverdeció (nunca mejor dicho) cuando perdió su fortuna y se lo reinventó como representante del currito medio, en vez de ser otro millonario aburrido/torturado. Aquí de momento se plantea como un vengador del honor familiar contra los ricos de su ciudad imaginaria, que llevaron a la compañía de los Queen a la bancarrota y casi lograron acabar con el padre y el hijo hundiendo su barco. Tras cinco años dado por muerto, el joven Oli vuelve con una lista de la que tachar uno a uno nombres de ricachones, especuladores y enemigos del proletariado industrial, todo ello en un entorno urbano de fábricas cerradas y verjas oxidadas, mezclado con fiestuquis de lujo llenas de gogós. Eso sí, todo lo resuelve a base de disparar flechas, porque si no, ¿para qué nos llamamos así?

Arrow, la serie

En los comics las flechas son un puntazo, ya que valen para todo: para trepar, para explotar, para soltar gas lacrimógeno, hasta para congelar gente, y en el episodio piloto de la serie se apuntan un buen tanto con un uso inesperado e imaginativo. Q, el de las pelis de 007, estaría encantado con el tema. La serie ha sido bastante bien recibida, e incluso ya se habla de ella en el mismo tono que el recientemente renacido Batman de cine. Huelga decir que es una de superhéroes, subespecie héroes-sin-poderes-pero-qué-mas-da, así que hay que venir preparado para decir vengayá ante la sucesión hazañas increíbles, esbirros que caen de siete en siete, abogadas pibón y la mucha posturita comiquera (del tipo de mirar por la ventana mientras hablan contigo, llevar capucha en una isla desierta, y hacer montajes de entrenamientos sin camiseta). Avisados quedan.


Chicago fire

Estreno: 10 de octubre, NBC, Drama

Hay series que no necesitan mucha explicación, y esta es una de ellas: es una de bomberos. Con eso ya puede uno imaginarse la mayoría de lo que va a ocurrir: rescates, incendios, abdominales, broncas en el parque, compañeros muertos, abdominales, calmantes, ceños fruncidos de diseño, abdominales, novatadas, una bombera lesbiana, abdominales... Quizá lo otro que haya que saber es que la serie no tiene lugar en Nueva York, porque eso ya lo hizo la muy recomendable 'Rescue me', así que supongo (supongo) que nos ahorraremos lo de tener el 11-S permanentemente de fondo, pero nunca se sabe. Al estar hecha para la NBC, todos los protagonistas podrían salir en calendarios mostrando el cuerpo (de bomberos), y también carece de la mala leche que tuvo 'Rescue me', una serie que a veces era más comedia negra que otra cosa. Hace lo que pone el título, ni más ni menos.


Nashville

Estreno: 10 de octubre, ABC, Drama

La música country tiene cierta reputación, al menos en Norteamérica, de ser un poco música para paletos blancos a los que se les da mejor beber y pelearse que bailar, y que cuando le echan dinero al asunto son bastante horteras, con sus sombreros vaqueros, sus camisas de flecos, su indisimulado acento sureño, sus rubias de bote y su pedrería falsa. Es decir, una cosa muy alejada del tono más urbano, elegante y sofisticado de músicas negras como el soul, el jazz o el rhythm and blues.

Las listas de ventas así lo reflejan, con los músicos de country limitados a vender entre su propio ghetto de público. Para asomar la cabeza entre los más populares del país hace falta algo más. Y ese es el tema principal de esta serie, llamada así en honor de la Meca del country (Nashville, Tennessee): por un lado tenemos a Rayna James (Connie Britton), una digna estrella de la vieja escuela, en declive tras dos décadas de carrera, y por el otro a Juliette Barnes (Hayden Panettiere), una diminuta mezcla de Britney Spears y Taylor Swift, con mucho menos talento, pero que se lleva al público juvenil de calle a base de escotes, minifaldas, miraditas de colegiala porno y correcciones de su voz usando autotune.

La primera cada vez vende menos y la segunda cada vez más, así que la discográfica (y las propias cantantes) tienen varias decisiones que tomar respecto a sus divas. Con este tema central, hay mucha música en la serie, y de vez en cuando se oye algún tema de country clásico en la radio, como 'Stand by your man', de Tammy Wynette. Sin embargo, todas las canciones que cantan las protagonistas son originales, y al menos al principio muestran claramente las diferencias entre ambas estrellas: mientras que Rayna canta sobre alcohol, sentimientos y corazones partíos, las canciones que le escriben a Juliette hablan de fiestas, maquillaje y mensajitos en el móvil. Sin embargo, eso no es todo: alrededor de ambas cantantes hay todo un enjambre de novios, maridos, guitarristas, compositores y progenitores.

La madre de Juliette, quizá para contrapesar lo zorrilla que es la chavala, es una drogadicta que le pide dinero para sus chutes, y el padre de Rayna es un millonetis local con delirios de grandeza en lo político y lo deportivo. Hey tensiones por todas partes, y prácticamente no hay dos personajes que se lleven bien al cien por cien. Todo esto resulta en una serie con muchas bolas en el aire, y habrá que ver si la guionista (Callie Khouri, ganadora del Oscar por el guion de 'Thelma y Louise') consigue que no se le caiga ninguna al suelo o a que salgan conflictos demasiado melodramáticos. A la espera de saber adónde irá a parar la historia, el comienzo es muy interesante.


Beauty and the beast

Estreno: 11 de octubre, The CW, Drama
The CW es un canal donde la gente fea está tan prohibida que incluso cuando hacen una serie sobre la Bella y la Bestia, la antedicha bestia es un cachas guaperas con una cicatriz de diseño en la mejilla, que si siquiera lo afea, porque además a (algunas) tías eso les mola. Porque claro, la excusa es que la bestia en este caso es una bestia interior que hay que controlar, y el prubín no tiene culpa, porque él era soldado salvapatrias y solo quería ser mejor soldado, y se presentó voluntario más o menos belga para un experimento, y aquello se les fue de las manos, y ahora se dedica a esconderse, a burbujear intentos de antídoto en un matraz Erlenmeyer, a salvar a la Bella (que excusa para serlo tiene, peor no para ser agente de policía y estar tan buena), y a mirarla desde un tejado lluvioso, libidinosamente, pero como el bestia está bueno, pues se supone que tiene su aquel.

En fin, es Desí Dábliu, qué le vamos a hacer. Quizá lo mejor que haya tenido sea recordarle a la gente que existe una versión televisiva del asunto bellobestial, cosecha de 1987-90 (56 episodios) con ni más ni menos que Linda "Sarah Connor" Hamilton y Ron "Salvatore/Hellboy/Clay Morrow" Perlman.


Emily Owens, MD

Estreno: 16 de octubre, The CW, Drama

Mamie Gummer se parece tanto a su madre, la 3 veces oscarizada y otras 14 (¡catorce!) veces nominada Meryl Streep, que ficharla de prota para una serie es lo más parecido a poder tener en tu reparto a una actriz 3 veces oscarizada y otras 14 (¡catorce!) veces nominada. Sin embargo, a los 29 tacos ya, la Gummer lo va teniendo difícil para emular a su egregia madre, pero sin duda es una actriz que sabe tener cierta presencia tragicómica, y esta serie, en concreto, depende de ella completamente. Trata de una doctora que empieza en un hospital nuevo, donde, casualidades de la vida y de los guionistas, coincide con el tío que le mola desde la carrera y con su némesis del cole. Y es que no es una serie que parezca que está comparando la vida en el trabajo con la vida en el instituto, sino que lo hace en letras asín de grandes, desde la primera escena donde una chavala le saca los colores hasta ir clasificando una a una a las tribus del colegio y dónde acaban cada una en el hospital.

Emily Owens es una yogurina acomplejada, patitofeo y ojosdecordero, que a cambio de su torpeza e inseguridad tiene un gran corazón y conecta con los pacientes a nivel humano, mientras la estirada de su jefa va derecha a lo científico y se acabó. A partir de ahí, un hospital es un lugar demasiado productivo en posibles historias de todo tipo como para que no haya material que minar, mezclando las relaciones personales con los casos médicos en mayopr o menos proporción, pero precisamente por eso es difícil hacer algo que destaque.

Muchas de las cosas que ocurren se pueden acabar pareciendo demasiado a 'Anatomía de Grey', o incluso intentando demasiado no parecerse. Además, en una cadena tan decantada hacia la belleza idealizada y sumamente joven como es The CW, donde las doctoras, las policías y las vampiras han de ser de desmayarse ante ellas, esta serie no parece encajar del todo.


Underemployed

Estreno: 16 de octubre, MTV, Drama

La MTV es la responsable de haber parido cosas como 'Jersey shore' y sus réplicas inglesa (Geordie) y española (Gandía), demostrando que hay canis y poligoneros y yonatanes en todas partes, pero últimamente de vez en cuando casi llegan a redimirse, compensándolo con series juveniles que no llegan a estar mal. 'Awkward' es bastante aceptable, por ejemplo, y esta nueva también lo es. Trata de cinco jóvenes que un año después de acabar el instituto ven cómo sus sueños de gloria (teniendo por lo cual ser modelos, diseñadores, músicos o escritores, o sea futuros posibles empleados de la propia MTV) no tienen pinta de ir a cumplirse pronto, y en lugar de eso andan de becarias, de camareras de donuserías o incluso directamente sin curro y preñados. Aparte, ninguno de ellos comienza con una relación estable, lo cual será motivo de innumerables tramas.

De la MTV se dirá lo que se quiera, pero no se aguantan más de 30 años en antena en el mundo de la música más vendida sin saber de qué lado sopla el aire en cada momento, y el tema de la gente joven "subempleada" está de rabiosa actualidad (aparte de que el no tener curro te deja mucho tiempo libre para ver la tele), así que al menos conseguirán identificarse con los espectadores. La serie sigue teniendo la manía marca de la cadena de meter música en todas las escenas, y de incluso ponerte los títulos para que te los apuntes y te los descargues, pero tiene pinta de querer ser un intento serio de hacer una buena serie, valga la aliteración, dentro del tono y el público del canal. Por de pronto, no falta un toque lésbico, que eso siempre ayuda, y las tres protas están bien buenas, que ayuda más todavía, pero eso en la tele norteamericana ya viene de oficio, casi. Quizá valga la pena seguirla.



Más reseñas, a medida que vaya habiendo estrenos, en http://tvseriesusa.blogspot.co.uk/

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Micromachines World Series - 1
Micromachines World Series - 2
Micromachines World Series - 3
Micromachines World Series - 4
Micromachines World Series - 5
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?