ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Los espejos turbios, de Rafael Marín


 Terror / Suspense
Yaiza Jara   16/10/2012
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Son todo párrafos interminables con los que tengo que pararme a pensar lo que he leído cuando llevo como mucho dos hojas, y en más de una ocasión he tenido que releer.
Portada de Los espejos turbios, de Rafael MarínAl principio de esta historia, Angelito Fiestas, uno de los protagonistas, se encontraba de fiesta –haciendo honor a su apellido y a su reputación– en la Facultad de Letras y Filosofía de Cádiz para despedirse por Navidad. Lo malo es que no contaba con que el camarero le pusiera algo de naranja que no fuese Fanta, así que no le quedó otra opción que echar a correr al baño más cercano –dado que era alérgico al resto de bebidas de naranja, porque le provocaban un baile de estómago e intestinos que le regalaban un par de días de abrazo continuo a su querido amigo el wáter– alejándose de las chicas que empezaban a ponerse facilonas gracias a su cantidad del alcohol en sangre y seguían perdiendo los zapatos en la pista de baile.

Qué suerte la suya, el baño de chicas está vacío y al alcance de su culo (literalmente), así que no lo duda y se encierra en el último reservado del cuarto de baño, para poder hacer su deposición a gusto. Con lo que no contaba es con la morenaza que entró sin avisar en el baño y empezó a arreglarse delante del espejo –cómo estaba la amiga, con un cuerpazo, unos taconazos y un abrigo de pieles que le quitaba el hipo a cualquiera– y con el hombre que entró poco después pidiéndole explicaciones en voz baja y en una lengua que no entendía, y que de repente pasó a meterle mano como el que no quiere la cosa, tema que le interesó bastante a Angelito, pese a su situación intestinal.

¿Recomendación? Al que tenga estómago y paciencia para empezarlo y no dejarlo a medio. En resumen, leerlo se hace pesado.

Lo que no se esperaba, es que mientras la situación iba subiendo de tono, de calor y de todo, el hombre iba a empezar a estrangular a la mujer hasta que ésta cae a plomo en el suelo, con la ropa interior destrozada –de encaje concretamente, y de color púrpura, para los curiosos– y por los tobillos, los ojazos azules en blanco y sin pulso ninguno, es decir, muerta y remuerta.

Al día siguiente no hay noticias del asesinato, del cuerpo, ni de nada de nada. Angelito no ve otra solución, tiene que llamar a Torre, un exboxeador retirado por un mal golpe que le produjo amnesia permanente - ese mismo día murió por una parte y volvió a nacer por otra, y al fin y al cabo era como de su familia -, que desde entonces le había echado una mano a su padre –que en paz descanse– con los negocios y las palizas que tuviese que dar.

Cuanto más pensaba en la morena, más parecido le sacaba con una actriz porno de la que estaba locamente… Enamorado no, otra cosa, pero locamente de todas formas, aunque sabía perfectamente que no era ella, no podía quitársela de la cabeza. Por eso decidió empezar a investigar por su cuenta.

Rafael MarínPero lo mejor de todo, la guinda del pastel, es que desde el principio sabe a quién tiene que acusar por la muerte de la morenaza, le ha visto la cara, el culo, lo que no es el culo, y encima le cae fatal porque lleva dos años intentando aprobar su asignatura.

Tengo que confesar que "Los espejos turbios" (AJEC, disponible en FantasyTienda), de Rafael Marín, es el libro que más me ha costado leer, avanzar y terminar, y eso es decir poco. No me era demasiado atractivo por la forma de escribir, no sólo porque el vocabulario sea bastante vulgar –para gustos los colores- sino que además no hay ni un solo diálogo escrito como tal a lo largo de toda la historia. Son todo párrafos interminables con los que tengo que pararme a pensar lo que he leído cuando llevo como mucho dos hojas, y en más de una ocasión he tenido que releer.

Además, la forma de expresarse por parte del autor es tal cual lo piensa, con millones y millones de comas, paréntesis, y mezclando sin temor alguno tres temas a la vez que a lo mejor no tienen nada que ver siquiera con el tema que se está tratando en ese momento.

Hay muchas veces que el hilo de los pensamientos de los personajes va muy aparte del momento de la historia que se está dando en ese instante y no terminan de explicar por qué dice eso o piensa otra cosa. Aparte, no se puede hacer un perfil de los personajes, porque desde mi punto de vista carecen de personalidad.

En resumen, leerlo se hace pesado.

¿Recomendación? Al que tenga estómago y paciencia para empezarlo y no dejarlo a medio.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
Salamandra publica en junio Humo y espejos, antología de Neil Gaiman
La última primavera, la segunda parte de La corte de los espejos, se publicará este año 2017
Seix Barral publica en España Dos veces única, de la mexicana Elena Piniatowska: sobre Lupe Marín
¡¡CARLOS PACHECO, RAFA FONTERIZ y RAFA MARÍN este viernes y sábado juntos en Madrid!!
Dolmen reedita Iberia Inc, la obra de Pacheco, Marín y Fonteriz, en su 20 aniversario
Articulos Relacionados
Maldita nostalgia, de Juan Luis Marín: Un viaje al infierno
Ego y Yo (Premio Jaén de Novela 2014), de Yolanda Regidor: juego de espejos
El hombre de la máscara de espejos, de Nieves Abarca y Vicente Garrido: poca profundidad psicológica
Entrevista con Nieves Abarca por El hombre de la máscara de espejos
Entrevista a Concepción Perea por La Corte de los Espejos
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     Grupo AJEC
El Sueño de Hierro, de Norman Spinrad
Portada de Axiomático, antología de relatos de Greg Egan
Historia Alternativa
Portada de Jitanjáfora, de Sergio Parra
Portada de El monstruo de las galletas, de Vernor Vinge
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?