ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

Risen 2: Dark Waters


 PlayStation 3  Microsoft XBox 360  PC
Sergio Moreno   08/08/2012
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Con un cambio de ambientación que nos transporta directamente al siempre interesante mundo de los piratas, el juego intentará que nos sumerjamos en las oscuras aguas que dan sobrenombre al título.
El Risen original fue un juego de rol que, sobre todo en PC, fue capaz de atraer a una buena cantidad de jugones que se dejaron seducir por la interesante ―aunque imperfecta― propuesta de la que hacía gala: un gran mundo abierto por explorar, miles de enemigos a los que enfrentarnos y una historia que, sin dejar de ser algo recurrente, se antojaba suficientemente interesante como para animarnos a seguir avanzando. 

Su dificultad ―que nos obligaba a saber muy bien en que zonas de la isla en la que se desarrollaba nos adentrábamos si no queríamos tener alguna sorpresa desagradable en forma de enemigo con un nivel demasiado alto para nosotros―, así como una libertad de acción muy marcada sentaron las bases del que seguramente muchos reconocerán como el heredero directo de aquellos magníficos Ghotic. Ahora, varios años después y bajo la atenta mirada de los que supieron valorar aquella primera entrega nos llega su sucesora, que retoma el argumento allá donde lo dejó el ya mencionado original y nos invita a compartir sus muchas virtudes así como, lamentablemente, sus mismos defectos

Risen 2: Dark WatersSeamos sinceros: Risen fue un juego de rol discreto, tanto en su pobre acabado gráfico ―que ha mejorado algo en esta segunda entrega a pesar de quedar lejos del resultado obtenido en PC hace tan sólo un par de meses―, como en su, por momentos, nefasta jugabilidad a la hora de combatir a nuestros enemigos. Cualquiera que lo haya probado sabrá de lo que estamos hablando, pero también sabrá reconocer lo puntos positivos de los que hacía gala el título de los padres de Ghotic. Quizá fueron estos últimos los que se encargaron de encumbrar sus virtudes por encima de sus defectos, viendo un reflejo algo descafeinado de aquellos primeros títulos y aún recordando la decepción que supuso para ellos la reinvención de la saga con ese Arcania: Ghotic IV, que para muchos fue más un simple y lineal juego de aventuras que un RPG en toda regla. Lo cierto es que no andaban muy desencaminados, pues la franquicia pasó a otras manos y cambió de tercio de una manera tan acusada que la legión de fans que tenía no pudo pasar por alto unos cambios tan radicales. Sea como fuere y centrándonos en el título que nos ocupa, se podría decir que Risen 2 supera en todo a su antecesor, algo que alegrará a los que disfrutaron el original, pero se queda corto si tenemos en cuenta los estándares de calidad a los que estamos acostumbrados en esta generación. 

¿Es esta una razón para poder decir que es un mal juego? En absoluto. Si pasamos por alto un apartado gráfico ―que no artístico, por cierto― muy discreto y unos combates que a pesar de haber mejorado con respecto a los del original siguen siendo demasiado limitados ―sobre todo si nos centramos en las armas blancas―, seremos capaces de disfrutar de una aventura larga, variada, cargada de un humor negro muy acusado y no carente de momentos que nos harán esbozar más de una sonrisa de satisfacción al jugarlo. Una vez más, la saga nos da una de cal y otra de arena, pero en esta ocasión el balance negativo/positivo se inclina más hacia el lado bueno. Veámoslo con mayor detalle.

Gráficamente Risen 2 no es ninguna maravilla, como podréis apreciar en las capturas que acompañan a éste análisis: los rostros de los personajes son toscos, tienen unas texturas demasiado pixeladas y sus diseños no acaban de encontrar su sitio entre el corte realista y el caricaturesco, dejando una sensación extraña en el jugador. Las animaciones de los personajes son muy robóticas y en algunos casos están francamente mal enlazadas, tanto las de los protagonistas como las de los enemigos, ya sean humanos, bestias o jefes finales, aunque como ya decíamos antes, el trabajo a nivel artístico es francamente original y nos dejará algunos diseños de enemigos memorable ―los Titanes son un buen ejemplo de ello―. 

Risen 2: Dark WatersLos escenarios son quizá lo más trabajado en este campo. Desde las playas, pasando por las frondosas selvas, algunos páramos de piedra volcánica y las ciudades que visitaremos a lo largo de nuestro periplo, hasta las hermosas estampas de los cambios día/noche que contemplaremos en todos ellos, el esfuerzo realizado se nota bastante y no serán pocas las veces que nos detengamos a admirar todo lo que nos rodea

A pesar de que se ha perdido bastante detalle con respecto a la versión PC, la optimización llevada a cabo para trasladar el juego a Xbox 360 y a PlayStation 3 ha sido, como poco, muy acertada. Apenas veremos los siempre temidos bajones de frames, el popping, aunque presente, no es muy acusado y el resultado en general, a pesar de estar muy por debajo de Skyrim ―por poner un ejemplo cercano en el tiempo―, no puede catalogarse como nefasto. Casi todo ha mejorado con respecto al Risen original, así que los que en su día no vieron un gran problema en este apartado, tampoco lo verán en esta segunda parte, y a los que le den una oportunidad por primera vez hasta puede que les sorprenda.
Quizá un par de meses más en el horno hubiesen redundado en un apartado mejor acabado, pero al final nos tenemos que conformar con un nivel que no pasa de lo meramente correcto.

En cuanto a la jugabilidad podemos decir prácticamente lo mismo: se ha mejorado casi todo, pero a un nivel demasiado pobre. El sistema de combate se ha visto reforzado por un mayor tipo de magias ―aquí llamadas vudú― y la presencia de numerosas armas de fuego, que desempeñarán un papel fundamental sobre todo a la hora de enfrentarnos a los enemigos más poderosos, pero su ejecución a la hora de ser representadas en el pad es demasiado limitada y en ocasiones hasta torpe. Tampoco ayuda el hecho de que nuestro personaje tarde un poco en responder a las órdenes que le damos desde el mismo, dando a los combates un cierto componente aleatorio que no le sienta nada bien. 

Risen 2: Dark Waters

En cuanto a la exploración no hay mucho que objetar: hay muchos sitios por recorrer ―repartidos en tres islas de gran tamaño― y la mayoría están bien recreados, aunque el hecho de que las tres islas sean lugares independientes y separados por sendos tiempos de carga ―otro hecho bastante frecuente y molesto― hace que se pierda algo de la sensación de libertad que brinda el juego. 

El sistema de diálogos ―en inglés subtitulado a nuestro idioma―, es bastante convencional, con siempre muchas opciones disponibles a la hora de responder y un marcado sentido del humor que le hace mucho bien al conjunto. Oír algunos de los insultos de los piratas con los que nos encontraremos en nuestra aventura o ser testigos de situaciones de lo más cómico estará a la orden del día y nos arrancará más de una carcajada ante ellos. 

Risen 2: Dark WatersEn cuanto al siempre necesario apartado de la evolución del personaje, tampoco hay mucho que objetar. Tendremos a nuestra disposición un buen puñado de habilidades y magias que poder ir mejorando a base de ganar gloria y puntos de experiencia según nos atraigan más las armas blancas, de fuego, el sigilo, el vudú… Las combinaciones son muy numerosas y el resultado es bastante satisfactorio, algo que agradecerán los más puristas.

En resumen, Risen 2 no es un mal juego de rol. A pesar de su limitado apartado técnico y una jugabilidad tosca y a la que cuesta acostumbrarse, goza de un amplio abanico de posibilidades en cuanto al desarrollo de nuestro personaje, tiene una ambientación de estilo pirata muy cuidada y unos escenarios que más de una vez nos dejarán con la boca abierta e infinidad de misiones secundarias ―os puedo decir que alguna de ellas me ha gustado más que muchas del hilo general del guión― que nos aseguran una buena cantidad de horas frente al televisor. Quizá un par de meses más de trabajo para portear el juego a consolas hubiese dado un mejor resultado, pero tampoco podemos lamentarnos en exceso ante el producto final. 

Los que busquen un juego de rol desafiante ―no anda escaso de dificultad ni siquiera en el nivel fácil― a la par que diferente encontrarán en él una buena alternativa a los grandes del género, mientras que los que le den demasiada importancia al apartado gráfico se llevarán una buena decepción. Pese a ello, os animo a darle una oportunidad, quizá más de uno no lo lamentará.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Risen 2: Dark Waters
Risen 2: Dark Waters
Risen 2: Dark Waters
Risen 2: Dark Waters
Risen 2: Dark Waters
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?