ENTRETENIMIENTO Y CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics
Menu general
       Artículo de cine
El Dictador, de Larry Charles: comedia social y elogio de la zafiedad
Alejandro Serrano   16/07/2012
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Sacha Baron Cohen firma una comedia que, aún con defectos, sabe sacarle el jugo social a las carcajadas, y que gustará a aquellos amantes del humor inteligente y de la zafiedad más bruta.
Póster de El Dictador, de Sacha Baron CohenTítulo: El Dictador.
Título original: The Dictator.
Género: Comedia.
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 83 minutos.
Estreno: 13 de julio de 2012.
Director: Larry Charles.
Guión: Sacha Baron Cohen, Alec Berg, David Mandel, Jeff Schaffer.
Banda Sonora: Erran Baron Cohen.
Clasificación por edades: +16.
Valoración: 7/10.
Reparto: Sacha Baron Cohen, Anna Faris, Ben Kingsley, Jason Mantzoukas, Bobby Lee, Anthony Mangano, Jeff Grossman, Megan Fox, John C. Reilly, Edward Norton,...


El todopoderoso Haffaz Aladeen (Sacha Baron Cohen) gobierna con mano de hierro la república árabe de Wadiya, productora de petróleo y culturalmente muy atrasada. Tras suceder a su padre al frente del gobierno, muerto por un accidente de caza, en el que resultó alcanzado por 97 balas y una granada de mano, Aladeen impulsa su propio programa nuclear, poniendo nerviosos a los países occidentales y a su propio entorno.

Su mano derecha es su tío Tamir (Ben Kingsley), jefe de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado y proxeneta de su sobrino. Es él en realidad quien se encarga de las relaciones exteriores de Wadiya, y quien ha de lidiar con las Naciones Unidas, que intentan obligar a la república árabe a abrir sus instalaciones nucleares para inspecciones periódicas. Quieren asegurarse de que la tecnología utilizada en ellas tiene fines energéticos pacíficos…

Tras duras sanciones, la situación internacional de Wadiya se hace cada vez más difícil, y las presiones arrecian. Tas un intento de asesinato, Aladeen es persuadido por Tamir para iniciar un proceso diplomático cara a distender las relaciones con Occidente. Nueva York será el escenario en el que el gobierno de Wadiya intente un movimiento de última hora destinado a convencer al resto del mundo de sus pacíficas intenciones…

El Dictador, de Sacha Baron Cohen

Pero la ciudad está repleta de exiliados políticos de la república, que protestan sin cesar en cuanto Aladeen aterriza en ella, exigiendo la democracia y la depuración de responsabilidades por el régimen, según ellos criminal, que impera en Wadiya. Aladeen, quien ya suele utilizar un doble para algunas de sus apariciones públicas, secuestra a un compatriota para suplirle la ciudad estadounidense, hasta que se celebre su comparecencia en las Naciones Unidas… poco sospechará que ese movimiento le hará perder el gobierno de su república y le obligará a vivir como un paria en Nueva York, rodeado de gente que quiere su cabeza, incluida una activista pro-derechos civiles y feminista, Zoey (Anna Faris).

Todos conocemos la afición que tiene Sacha Baron Cohen a explotar las diferencias culturales en clave humorística, tras “Borat” y “Brüno”, y en esta ocasión no se sale en absoluto del guión habitual. De paso, aprovecha para criticar la sociedad occidental y establecer un paralelismo claro con las dictaduras árabes –entre otras-, con sus métodos más que cuestionables.

El Dictador, de Sacha Baron Cohen

En esta ocasión, encarna a Aladeen, un dictador y supuesto genocida que pierde su puesto y se ve obligado, sin recursos, a ganarse la vida en Nueva York. Así, enfrenta sus valores a los occidentales, codeándose no sólo con la gente común de la ciudad estadounidense, sino con sus compatriotas exiliados, que no desean otra cosa que su muerte y la instauración en Wadiya de una democracia representativa.

Los equívocos y situaciones cómicas funcionan perfectamente, aunque en muchas ocasiones exploten estereotipos ya manidos, por un lado y por el otro. Sin embargo, salvo un par de escenas, Sacha Baron Cohen sabe explotar el lado macabro y cómico que tienen algunas absurdeces del comportamiento humano, incluso del habitualmente aceptado.

El Dictador, de Sacha Baron Cohen

El Dictador” no deja títere con cabeza, y arremete contra todo lo que se pone por delante sin hacer distingos. Especialmente señalable el discurso ante la ONU, en el que sonroja a las supuestas democracias occidentales, a quienes tanto se les llena la boca con la palabra “libertad”, y luego aplican técnicas sociológicas que tan sólo son meras variantes de las utilizadas por las dictaduras declaradas. Pero también arremete contra nuestro propio comportamiento como personas indidivuales y nuestros tabúes más arraigados con desparpajo y un humor inteligente y socarrón con el que es imposible no identificarse.

El objetivo fundamental de esta película es el derribo sistemático de la hipocresía, venga de donde venga, en un ejercicio de expurgación de fantasmas y conciencias, con el fin de mostrarnos el mundo tal y como es, falso, contradictorio y profundamente amoral. La lección obvia es que el invididuo sí hace la diferencia, y debemos luchar por todo lo que representa un bien social. ¡Y a quien diga lo contrario nos lo cargamos!

El Dictador, de Sacha Baron Cohen

Al mismo tiempo que “El Dictador” abandera el humor en su estado bruto (muy bruto), sin condescendencia ni refinamiento, también encierra lecciones sobre cómo afrontar las dificultades, cómo mantener nuestra esencia frente a condiciones adversas, mediante la ostentación de la ofensa. O más bien, de aquello que consideran ofensivo los “guardianes de las esencias”, militen en un lado o en otro. Digamos la verdad sin filtros y la obtendremos, disfracémosla y seguiremos creyendo en las mismas mentiras de siempre, las que nos separan.

Sacha Baron Cohen firma una comedia que, aún con defectos, sabe sacarle el jugo social a las carcajadas, y que gustará a aquellos amantes del humor inteligente y de la zafiedad más bruta. Por increíble que parezca. Tal vez ayude a su lucimiento argumental la situación de crisis y falta de libertades que vivimos actualmente…

El Dictador, de Sacha Baron Cohen

El reparto se maneja con cierta credibilidad –dentro de los límites marcados por los arquetípicos personajes-, pero en él podemos destacar al propio Sacha Baron Cohen, que hace de la ignorancia y estupidez criminales un arte, a Anna Faris (Zoey), quien interpreta eficazmanete a una activista en pro de los derechos civiles, que acoge a Aladeen como si fuese un represaliado político y lidia con las peculiares costumbres del tirano, y al mismísimo Ben Kingsley, quien da vida de forma impecable a Tamir, tío de Aladeen. Este papel no le llevará a un Oscar, sin duda, y todos entendemos la razón…

La banda sonora de Erran Baron Cohen, hermano de Sasha, está repleta de sonidos y sabores árabes, muy machacona y predecible, aunque casa muy bien con el carácter de esta comedia. La fotografía de Lawrence Sher, cercana al documental en ocasiones, falla a veces, sobre todo al intentar recrear el Próximo Oriente, se nota mucho la falsedad de los decorados, aunque es posible que precisamente esa es su misión…

El Dictador, de Sacha Baron Cohen

No paré de reirme durante toda la película, con esta gran gracieta firmada por un bufón que consigue, de nuevo, despertar nuestras conciencias a través de la aparentemente absurda realidad. Abstenerse de su visionado aquellas personas proclives a ofenderse fácilmente, una película como “El Dictador” requiere de amplitud de miras y capacidad de autocrítica… no en vano Sacha Baron Cohen ha procurado aparecer caracterizado como el protagonista en todo aquel evento de importancia al que le dejaran entrar, para ir acostumbrando a sus irreverencias a los potenciales espectadores.

Espectacular el magnate chino que va forzando a estrellas de cine a tener sexo con él, y las andanzas de Aladeen como amante… algunas brevísimas apariciones de actores son para enmarcarlas, como la de Megan Fox. Si podéis ver la película en versión original, mucho mejor… con un respeto enorme para nuestros fantásticos dobladores, por supuesto.

Os dejo con el tráiler… si fuese vosotros no lo vería, pero en este caso no perjudica demasiado el argumento:


Página 1 de 1



Ilustrísimo Sr. Cohen
Ilustrísimo Sr. Cohen

25.00 € 23.75 €
 
La sombra del dictador
La sombra del dictador

25.00 € 23.75 €
 
El Barón de Ballantrae (Cómic)
El Barón de Ballantrae (Cómic)

24.00 € 22.80 €
 
Nexus Vol. 5
Nexus Vol. 5

25.00 € 23.75 €
 
 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
El Dictador, de Sacha Baron Cohen
El Dictador, de Sacha Baron Cohen
El Dictador, de Sacha Baron Cohen
El Dictador, de Sacha Baron Cohen
El Dictador, de Sacha Baron Cohen
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?