ENTRETENIMIENTO Y CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Clorofilia, de Andrei H. Rubanov


Jorge Lara Gómez   23/05/2012
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Cuarenta millones de personas se despertaron un día y descubrieron que ya no eran los amos de la Tierra y del Sol. La hierba llegó y nunca más se fue…
Portada de Clorofilia, de Andrei H. Rubanov¡Se hace saber, FantasyMundo informa: Los amantes de la ciencia ficción están de enhorabuena! Ha nacido “Clorofilia” (Editorial Minotauro, colección Fantasía, disponible en FantasyTienda) o como Moscú se convirtió en una tierra sombría, la Capital sin Sol por debajo del piso 80…

Una posible acepción para esta extraña palabra que parece describir el sabor de un chicle, podría ser la de un vocablo para designar un gran amor e interés hacia los seres vivos que tengan clorofila; la acepción que propone el autor hace referencia a una obsesión desmedida y enfermiza hacia este pigmento, al cual deben cierto tipo de plantas su color verdoso, y que proporciona al ciudadano ruso, energía, nutrientes y un estado de felicidad absoluta y constante; por último, la acepción que yo propongo la encontraréis al final de la reseña.

Rusia se ha convertido, casi en exclusiva, en el único lugar del mundo a salvo de los fenómenos meteorológicos adversos causados por la rebelión de la Naturaleza, la cual ha sumergiendo a la quinta parte del planeta bajo el agua. Mientras que a unas capitales les ha “obsequiado” con terremotos, tornados y tsunamis: Londres, Tokio, New York, Río de Janeiro o Los Ángeles, a Moscú y sólo a Moscú, le ha regalado un gigantesco e interminable micelio. Los rusos se despertaron y descubrieron que la hierba había llegado… para no irse jamás.

En el siglo XXII un ciudadano ruso NO DEBE NADA A NADIE, todos te quieren y no esperan nada a cambio. Por poco dinero puedes pagarte un viaje a la Luna y lo más chic es vivir por encima del piso ochenta, beber agua “Baika Bouble Premium”, consumir pulpa de tallo de la octava o novena destilación y ser fan del proyecto Vecinos, una especie de Gran Hermano inmenso que alcanzó su máximo esplendor cuando un padre mató en directo a su mujer, a la abuela y a sus tres hijas, consiguiendo un récord de audiencia de 16 millones de televidentes.

Todos acogidos por una madre Rusia donde en el mejor de los casos solo uno de cada diez ciudadanos piensa en el trabajo y el resto se dedica a vivir ociosamente de las rentas del dinero chino siberiano ¿dinero chino? Si, si, de los 200 millones de chinos que viven en Siberia y que han aprendido a plantar naranjos donde los rusos no supieron plantar patatas, explotando los recursos naturales de esa gélida parte del planeta y costeando su felicidad, y proporcionándoles una comodidad psicológica personal plena, gracias a la Zona Económica Libre Chinosiberiana que colmó de riquezas el tesoro público ruso.

El autor nos presenta una Rusia donde el ayer aterciopelado se convierte en un hoy áspero… ayer, superpersonas, hoy se envidia a los insectos. Una Rusia bisílaba y trisílaba: Hay Sol, muy bien, hay agua, perfecto, no hay agua ni Sol, MUY MAL…

Para recibir el dinero solo se exige una cosa: la digitalización. Insertarles un chip intradérmico, un pinchazo y dinero asegurado hasta la muerte… pero un buen día de verano del año 2065, apareció el primer tallo, enorme, majestuoso y cubierto de escamas. Si se tala uno de ellos, o se seca o se destruye, en 50 horas crece otro igual, pueden llegar a medir unos 300 metros de altura y acaparan la mayoría de los rayos del sol, sumiendo en una sombra perpetua a los ciudadanos de a pie y a aquellos que viven por debajo de los pisos que son más altos que estos árboles. ¿Un proyecto secreto de los chinos? ¿Un arma de destrucción biológica de un enemigo geopolítico? ¿Unas esporas llegadas del cosmos? ¿O simple desarrollo de la Naturaleza que se abre camino?

Según los científicos no pertenecen a ninguna especie conocida del mundo vegetal, de hecho no es una hierba, parece ser un único micelio colosal, un único sistema de raíces, una única semilla… pero ¿cómo se explica que ni uno solo de estos titanes musgosos hayan dañado nunca, jamás, infraestructura alguna, calle, acera o carretera, ni canalizaciones de ningún tipo?… es como si alguna inteligencia suprema eligiera únicamente los espacios totalmente vacios para hacerlos crecer, así que los moscovitas han tenido que acostumbrarse, verlos como parte de su flora y fauna local y aprender a convivir en paz y armonía con esta hierba invasora, hasta que un día comenzaron a consumir pulpa de tallo como el que come pipas, y sintieron en sus carnes los efectos de un poderoso psicoestimulante que les provoca la alegría más pura, y que, según dicen, no tiene efectos secundarios; poco después algunos ciudadanos empezaron a desaparecer y Moscú se convirtió en la capital de los tres clanes: Herbívoros, Pálidos y Antropófagos.

El comportamiento de los Herbívoros viene marcado por la altura del piso donde moran, así aquel que habita por encima del piso 75 tendrá un aspecto mustio, marchito, anémico, y otro que lo haga en pisos inferiores será exageradamente activo y descuidado en su vestimenta, a éstos se les conoce como Pálidos o herbívoros de clase baja; por último están los Antropófagos, los cuales se alimentan de carne grasienta y no consumen pulpa y detestan a los que sí lo hacen.

Andrei H. RubanovEl protagonista de esta historia es Savely Gertz, un “herbívoro encubierto”, trabaja como periodista en Lo más, un importante semanal moscovita junto a su, también herbívora novia, Barbará, y lo que comienza siendo una rutinaria entrevista para un número especial a un ricachón que amasó fortuna con la venta de cabinas de sol portátiles que sustituyan a los rayos de sol naturales, se convierte en una carrera contrarreloj por encontrar a una de las personalidades más influyentes de la capital que ha desaparecido sin dejar rastro.

En su búsqueda, Savely se topara de frente con la verdadera realidad que habita bajo el suelo moscovita en forma de raíz comestible, una realidad que el pueblo ruso no está preparado para afrontar y que amenaza con destruir el estado de bienestar que han alcanzado, como si fuera un frágil castillo de naipes. Los rumores se desatan, el Gobierno actúa, el caos de avecina y el clamor general del pueblo ruso es que en pocos años sólo quedaran con vida las hierbas, aquellos que viven por encima del piso cien, los chinos y sus subordinados… Naturaleza versus Humanidad. ¿Alguien duda sobre quién se alzará con la victoria?

Andrei Rubanov, ex-soldado, ex-corresponsal de prensa, ex-trabajador de la construcción, ex-conductor, y hasta ex-guardaespaldas, y ahora periodista de profesión regentando su propio negocio. Revoluciona la capital de la Plaza Roja y se hace eco por toda la Madre Rusia en el 2006 cuando en la revista Afisha (“La Cartelera”) se publica un comentario sobre su primer libro, "Do time, get time" (auto publicado), una novela semi-autobiográfica sobre un banquero con técnicas perniciosas y de cómo alcanza la auto perfección entre rejas, y que fue concebido tras el paso del autor por la cárcel acusado en 1996 de fraude fiscal y absuelto tres años después. Al cabo de una semana de la publicación del artículo en la revista, recibió ofertas de las mejores editoriales rusas, había nacido un autor bestseller y en dos meses el libro fue preseleccionado para el premio “National Bestseller”.

Seis años después ya es un autor totalmente consagrado en Rusia y su obra se está empezando a traducirse a otros idiomas. Cuenta en su haber con diez novelas publicadas, dos nominaciones al ABS Award, premio internacional de novelas de ficción rusas; y otras cuatros nominaciones al National Bestseller y si bien es cierto que nunca se ha hecho con ninguno de los dos galardones, Andrei Rubanov es el único autor que ha conseguido tener nominados tres libros distintos en el National Bestseller en una misma edición, la del 2011. “Clorofilia”, es por el momento la única novela traducida a nuestra lengua madre y Minotauro nos brinda la oportunidad de conocer a este polifacético autor con aspecto de traficante de armas y nombre y apellido de capo de la mafia rusa, que asegura que los mejores libros se escriben en las trincheras, en los restaurantes inmundos, en las servilletas de las tabernas o en las cárceles, como fue su caso, y no en los despachos ni en los lugares comunes donde no se ve afectada tu comodidad psicológica personal… da que pensar esta afirmación ¿no es así?.

Portada de Do Time Get Time, de Andrei H. RubanovLo que el autor nos propone en ”Clorofilia” es un original derroche de imaginación en forma de novela distópica, una utopía perversa enmarcada en el siglo XXII y que transcurre en términos totalmente opuestos a los de una sociedad ideal bajo una falsa apariencia de benevolencia del Gobierno Ruso, en la cual un ciudadano, con independencia de sus estrato social, está totalmente controlado por las cámaras de Vecinos, por los chips monetarios chinos, y por los Amigos (ya entenderéis este término) que tiene; y a merced del número de la destilación de pulpa que consume cada cual. Tenían un plan sencillo: Levantarse un buen día y decidir mandar al carajo a la poca humanidad que quedaba en el planeta Tierra, alquilar Siberia a los chinos e irse de vacaciones permanentes, solo que en la maleta se les coló un polizón que fue creciendo poco a poco en forma de tallo color verde negruzco… y con eso no contaban.

Como curiosidad os cuento que dentro de mi labor de investigación sobre el origen del vocablo “clorofilia” he encontrado una referencia sorprendente que no he podido confirmar aún. Al parecer esta palabra está en la agenda de una empresa especializada en elegir nombres de productos para Coca-Cola.

Tras el éxito de Aquarius, la multinacional estadounidense ha planificado cuidadosamente como parte de su estrategia corporativa para los próximos 100 años el lanzamiento de algo que no es un producto más, sino el eje sobre el que descansará el cambio más radical efectuado por esta empresa desde que dejó de añadir cocaína a su producto estrella. Un proyecto en el que han colaborado algunos de los más brillantes ideólogos que los petrodólares han podido comprar los cuales han detectado una tendencia creciente en el número de personas que comen germinados como cebada, trigo y otras gramíneas con la que elaboran después un zumo de color verde, del que se dice que es prácticamente clorofila líquida (como la que se ingiere en la novela).

Así pretende nacer “Clorofilia” la bebida verde de la que ya se dice que será el refresco del siglo 21, y que nos convertirá a todos en herbívoros paliduchos, pero tranquilos que seguro que también la tienen en su versión “Clorofilia Zero”, ja,ja,ja... otra prueba más de que la realidad supera, siempre, a la ficción.

Por cierto que no tardaremos en toparnos con otra excepcional (esperemos) novela sobre como la Naturaleza pone en jaque a la Humanidad con la intención de mandarla a la porra, nos referimos a lo nuevo de Carlos Sisí, “La Hora del Mar” también de la mano de Minotauro, la cual ya está terminada y en proceso de revisión por la editorial y que verá la luz a finales del verano... al enterarse de la existencia de la novela de Rubanov, Carlos me dijo: “Vaya, espero que vayamos por derroteros diferentes…


El Consejo de Jorge
: “Abrió los párpados y los tallos de color verde negruzco seguían estando allí. Ahora le quedaba claro que este mundo tenía las horas contadas” por tanto ¡se bueno con las plantas!

Página 1 de 1



Clorofilia
Clorofilia

19.00 € 18.05 €
 
Crónicas del Multiverso (Premio Minotauro 2010)
Crónicas del Multiverso (Premio Minotauro 2010)

19.50 € 18.53 €
 
La mano izquierda de la oscuridad
La mano izquierda de la oscuridad

17.95 € 17.05 €
 
Chocky
Chocky

17.95 € 17.05 €
 
 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Señores del Olimpo - Javier Negrete
La Cámara Oscura, de Peter Straub
Máscaras de Matar
Los Dones, de Ursula K. Le Guin
Mapa de la Atlántida según La Ciudad de las Puertas de Oro
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?