ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

Rayman Origins


 Nintendo Wii  Nintendo 3DS  PlayStation 3  Microsoft XBox 360
Ana Pescador   02/02/2012
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Sublime en lo artístico, Origins es un retorno sin pretensiones al plataformas de siempre. ¿Quién necesita innovar cuando la fórmula clásica es tan buena?
Desde principios de esta generación de consolas Ubisoft ha intentado traer de vuelta a la relevancia la que durante muchos años fue su franquicia más representativa: hablamos cómo no de Rayman, el primer éxito a nivel internacional de la compañía francesa como desarrolladora y el debut como director de un por aquel entonces joven Michel Ancel, que cumplía 23 años cuando su Rayman 1 irrumpió en el mercado allá por 1995.

Avancemos hasta el 2006, año de salida de Nintendo Wii. Después de haber trabajado en Rayman 2, asesorado en el diseño de Rayman 3 y creado el aclamado Beyond Good and Evil, Ancel dejó caer que había estado liderando el desarrollo del cuarto juego en la saga de Rayman y que estaría listo para el lanzamiento de la flamante consola de Nintendo: se trataba de Rayman Raving Rabbids. El proyecto original de Ancel dictaba que el juego sería un plataformas abierto en la vena de los anteriores Rayman pero por motivos que desconocemos terminó convirtiéndose en una compilación de minijuegos, un concepto muy alejado del original pero una apuesta que salió bien para los intereses económicos de Ubisoft: el título se convirtió en un bombazo que ha generado 4 secuelas en lo que va de generación pero resultó un fracaso como intento por relanzar a la fama el personaje de Rayman: fue completamente eclipsado por los Rabbids.

Los fans de los Rayman tradicionales tuvieron que esperar hasta el 2010 para recibir buenas noticias. En el E3 de aquel año Ubisoft anunció Rayman Origins, el quinto juego de la saga principal y el que marcaba el retorno a la franquicia de su creador, Michel Ancel. Origins, como su nombre indica, prometía un retorno a los orígenes de la saga, al contrario del intento fallido que supuso Raving Rabbids. Inicialmente planeado como un título episódico y desarrollado por un equipo de apenas 5 personas, el juego utilizaría un nuevo motor gráfico llamado UbiArt optimizado para resoluciones HD y capaz de correr a 1080p y 60 frames por segundo, lo cual auguraba un aspecto visual espectacular.

Rayman Origins - Captura

Tal y como se prometió, Rayman Origins es verdaderamente un retorno a los orígenes y las formas que hicieron a la franquicia un referente del género de plataformas en su día: es un calco de sus predecesores en cuanto a jugabilidad, con mecánicas sencillas y un sistema de juego en absoluto complejo que, al igual que antaño, facilita el que tanto los jugones veteranos como aquellos que rara vez cogen el mando de la consola entiendan en cuestión de un par de minutos qué hay que hacer y cómo.

La historia que enmarca esta aventura, al igual que la jugabilidad en sí, no tiene mucha complicación: un buen día Rayman, Globox y el resto de la panda la lían cuando echando una siesta sus ronquidos molestan a una vieja cascarrabias debajo del Árbol Roncador. La señora, no dispuesta a aguantar más, envía a una legión de Darktoons y otros monstruos a la superficie para capturar y enjaular a nuestros protagonistas, a Betilla y al resto de las hadas y a todos los Electoons que habitaban el Claro de los Sueños. Será nuestra tarea poner las cosas como estaban, rescatando a las hadas y a todos los Electoons dispersados por los diferentes mundos del juego.

Rayman Origins - CapturaMetámonos en harina: el juego se presenta por medio de un “hub” central desde el que podemos acceder a diferentes mundos, igual que el sistema que vimos en el primer Rayman o en otros plataformas clásicos como Super Mario World. Dentro de cada mundo hay cierto número de niveles por completar y el objetivo principal en cada uno de ellos es sencillamente llegar a la meta. Sin embargo, hay otros objetivos secundarios que completar si queremos progresar. Al igual que en el primer Rayman, todos ellos están representados en un medallón que aparecerá en pantalla cuando completemos una de las siguientes tareas: recolectar cierta cantidad de Lums (pequeñas criaturas amarillas que flotan libremente o se esconden por los niveles), recolectar el máximo posible de Lums, encontrar cada jaula de Electoons escondida y liberarlos y por último pasarse el nivel en un tiempo menor al indicado. Completar estas tareas nos recompensa con puntos necesarios para desbloquear el resto de mundos del juego, y a pesar de que los requisitos no son muy exigentes, pasarse los niveles sin más no será suficiente. Fuera de resultar un engorro, estos objetivos nos obligarán a rejugar los niveles de maneras muy distintas, lo cual prolonga la duración y la diversión de una manera en absoluto artificial.

Para mantener la jugabilidad fresca a medida que avanzamos, Ancel y su equipo también han traído de vuelta la mecánica de ir ganando poderes nuevos. Estas habilidades son dones que iremos recibiendo al rescatar a las hadas y que aprenderemos a usar en un abrir y cerrar de ojos. No se trata de movimientos especiales que dependan de complicadas combinaciones de botones, si no que en su mayoría son habilidades que se añaden y/o mejoran a otras que ya teníamos antes: aprenderemos a atacar, flotar en el aire, bucear o incluso correr por las paredes, y como es lógico dominar estos movimientos será necesario para avanzar. No hay que olvidarse de revisitar anteriores niveles con estos nuevos trucos ya que nos serán muy útiles para completar objetivos secundarios.

No podremos quejarnos de repetitividad en lo que estamos jugando y viendo gracias a la gran variedad de entornos que visitaremos a lo largo de los más de 5 mundos que hay por completar: desiertos de instrumentos musicales, fondos marinos (al fin Rayman ha aprendido a nadar), mundos congelados con rodajas de limón y pajitas o infiernos ambientados en cocinas con sartenes al rojo vivo son varios de los lugares en los que tendremos que medir nuestros saltos y lidiar contra Darktoons y demás hostilidades. Estos mundos disparatados no sólo tienen razón de ser en lo artístico, si no que cada uno de ellos integra variaciones en la jugabilidad acordes con su temática, como por ejemplo los típicos suelos resbaladizos habituales en los mundos helados. El hecho de que cada mundo sea tan distinto del anterior hace de Origins un juego ideal para desestresarse y echarle no más de una hora al día, ya que al volver al día siguiente no será necesario recapitular. Contribuye a esto también la dificultad, bien equilibrada, que aumenta de forma lenta pero progresiva. No podremos confiarnos, y es que cuando creemos haber visto todo lo que nos puede echar encima el juego varios niveles nos sorprenderán con emocionantes batallas contra jefes espeluznantes de los que ocupan la pantalla entera y que pondrán a prueba nuestras habilidades plataformeras.

Y hablando de poner a prueba nuestra maña en los plataformas, merece especial mención otro desafío opcional de Origins, los Tesoros Escurridizos. Se trata de niveles en los que debemos atrapar a un cofre que saldrá disparado en cuanto nos vea y la gracia es que la pantalla le seguirá a gran velocidad y nos dejará atrás si no nos movemos, por lo que lo único que importa es correr hacia delante y saber saltar bien y a tiempo. Estas pruebas nos exigen jugar de una manera muy distinta y son un verdadero test de nuestros reflejos y pericia, y la recompensa por completarlas todas, además de la satisfacción personal (que es mucha, ya que no son fáciles), es algo que no os voy a contar aquí pero que prolonga todavía un poco más la longevidad del juego. A modo de opinión personal diré que estos niveles han sido una de las cosas más adictivas y divertidas a las que he jugado en todo el año pasado.

Rayman Origins - Captura

A pesar de tener todos los ingredientes que forman una aventura fantástica para un jugador, lo mejor de Rayman Origins es su genialmente implementado modo cooperativo. Soporta hasta 4 jugadores simultáneamente al igual que el plataformas cooperativo estrella de la generación, New Super Mario Bros Wii, pero Origins acierta en varios aspectos donde NSMBWii se equivocó. Un ejemplo es la muy inteligente decisión de hacer que los personajes en pantalla no se choquen o estorben entre sí pero reteniendo la habilidad de interaccionar, permitiéndonos ayudarnos para atravesar largos abismos o impulsarnos unos a otros en el aire. Podemos elegir jugar como Rayman, Globox o un Teensy y el juego nos permitirá utilizar un personaje repetido si queremos. Además, la dificultad está muy bien diseñada y no se ve afectada por el número de jugadores: ser varios facilita algunas cosas pero también complica mucho otras.

También es un acierto el nuevo sistema de “salud” que reemplaza las vidas y los toques antiguos por algo más sencillo: nuestro personaje solamente aguanta un toque; al recibir daño se convertirá en una burbuja y, si jugamos a solas, significa que hay que volver al último punto de control. Sin embargo, al jugar en cooperativo nuestros compañeros podrán salvarnos si nos tocan al estar convertidos en burbujas. A esto se añade el único “power-up” del juego, un corazón que al recogerlo nos otorga un toque extra. El dar al jugador un número ilimitado de vidas o intentos quizás pueda verse como una manera de casualizar la experiencia, pero considerando la dificultad de algunos niveles hacia el final del juego y el hecho de que sólo tenemos un margen para un fallo, al final del día y puesta en práctica resulta una buena solución para evitar frustraciones que de otra manera entorpecerían el ritmo de la partida.

La mejor carta de presentación de Rayman Origins es su soberbio apartado artístico, especialmente el visual. Se trata de un juego sencillamente precioso en el que se ve a la legua el amor que han puesto los artistas que trabajaron en él, y que, a pesar de tener una estética orientada a hacer disfrutar a los más pequeños y propia de una serie de dibujos animados, se las apaña para en ningún momento caer en lo cursi o lo repipi. En una generación en la que predominan los colores desaturados y donde priman los gráficos tridimensionales, Origins llama poderosamente la atención en cuestión de segundos.

Rayman Origins - CapturaEl diseño artístico sigue fielmente la línea marcada por el Rayman de 1995: nuestros personajes, los entornos y la mayoría de enemigos son viejos conocidos que han recibido todo un tratamiento de belleza gracias a la precisión y fidelidad que otorga el motor UbiArt: lejos quedan los píxeles, que han sido reemplazados por trazos de líneas finas y perfectamente definidas, no hay restricción alguna en el uso del color y la calidad del dibujo es exquisita para todos los elementos en pantalla; se ha puesto el mismo empeño en personajes y en fondos y el resultado es un aspecto homogéneo, sólido y llamativo como pocos. Se aprecia también el esfuerzo realizado en lo técnico para lograr que el juego funcione a una resolución nativa de 1080p; gracias a ello no nos perdemos ningún detalle del trabajo de los artistas de Ubisoft.

Pero las capturas estáticas no hacen justicia a este juego y su belleza, y es que la animación es lo que de verdad dota de vida al mundo de Origins: gracias a la capacidad del motor para mover el juego a 60 frames por segundo, los movimientos de Rayman y compañía son deliciosamente fluidos, además de derrochar gran cantidad de sentido del humor. Pocos juegos de esta generación consiguen hacernos reír cada cinco minutos y Origins como mínimo nos hará sonreír con la chistosa manera de nuestros personajes de relacionarse entre sí o con el entorno. Con tantas bofetadas, collejas, muecas de dolor y monstruos convertidos en burbujas en unos entornos llenos de vida parecerá que estamos controlando un episodio interactivo de dibujos animados. También es digno de elogio el rendimiento, y es que técnicamente el juego va fino como la seda; rara será la ocasión en la que suframos algún bug y si el juego tiene carencias técnicas las esconde de maravilla: el único momento en que presenciamos un leve error gráfico fue la carga a destiempo de una textura del fondo tras reintentar decenas de veces un Tesoro Escurridizo particularmente difícil.

Por último, el apartado de sonido de Origins no se queda atrás. La banda sonora es obra de Christophe Héral, compositor que lleva trabajando en Ubisoft desde 1999, y al igual que en sus anteriores trabajos (como Beyond Good & Evil) la música rebosa originalidad y diversidad étnica por todas partes. Escucharemos muchos ukeleles, cazús que imitan a mosquitos volando entre marimbas y voces que vitorean olés, banjos que se interpolan con una orquesta sinfónica al más puro estilo hollywoodiense, trompetas y castañuelas a ritmo aflamencado, dulces y etéreas melodías sintetizadas que evocan la serenidad del mundo acuático... y casi todo ello aderezado por voces “scat” (improvisaciones vocales) que le dan un punto cómico más a las canciones. Héral le da a todos los palos con maestría y la calidad de la interpretación de la Star Pop Orchestra y de la grabación son sublimes, pero no sólo se trata de composiciones interesantes, si no que además son muy pegadizas. Pocos plataformas pueden presumir de contar con una banda sonora tan memorable que ha sido comercializada por su cuenta.

Rayman Origins - Captura

Es difícil encontrar algo que echarle en cara a este juegazo, notable en todos sus aspectos y que a pesar de contar con una duración que tira más a larga que corta nos dejará con muchas ganas de más. Apto para todos los públicos pero con una dificultad que nos exigirá esfuerzo y tesón, Origins engancha gracias a su inteligente manera de mostrarnos entre líneas cuánto hemos mejorado desde que empezamos la aventura hasta que nos enfrentamos a sus compases finales.

Quizás la única nota negativa es que el juego eventualmente se tiene que acabar. Si os apasionan los plataformas de los viejos tiempos haceos un favor, agenciaos una copia de Rayman Origins. Me lo agradeceréis. Esperemos que los números de ventas remonten paulatinamente con las versiones para PlayStation Vita y Nintendo 3DS y el reciente anuncio de su salida para PC, que se unirán a las ya disponibles versiones para PlayStation 3, Xbox 360 y Wii. Joyas como esta se merecen alcanzar el éxito no sólo en la crítica.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
Articulos Relacionados
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?