ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

Need for Speed: The Run


 Nintendo 3DS  PlayStation 3  Microsoft XBox 360  PC
Pablo A. Martín   13/12/2011
Comenta con tu Facebook
Meneame
     La popular saga de conducción arcade vuelve a la carga con un título con muchos altibajos y mucha polémica en la red de redes.
Los canadienses Blackbox vuelven a encargarse del desarrollo de un Need for Speed en la que es la 18º edición de esta veterana serie de títulos de conducción arcade. Mientras sus competidores siguen sus propios recoridos, este The Run está en la misma sintonía que los últimos juegos que lanzaron: dar vueltas de tuerca a la saga partiendo de una base similar en todos los títulos para añadir en cada uno de ellos algo propio, creando franquicias derivadas de la principal: Underground, Shift, Carbono, etc. con resultados irregulares. Tras la magnífica nueva versión del Hot Pursuit y Shift 2, nos llega The Run, otro giro que nos sitúa en una carrera atravesando todo Estados Unidos desde San Francisco a Nueva York, dejándonos ver por medio algunas de las localizaciones más emblemáticas del país americano.

Razón de ser

El juego nos pone en la piel de Jack Rourke, del que no sabemos nada aparte de la deuda que ha contraído con la mafia. Sam Harper, una pelirroja amiga de Jack, le propone participar en una carrera que atraviesa todo Estados Unidos de costa a costa y el primero que llegue obtendrá una suma de dinero lo suficientemente importante como para olvidarse de todos sus problemas. Nuestro protagonista acepta, y ya tenemos juego.

Need for Speed: The Run

En una de las campañas de promoción más cinematográficas recordadas en un juego de conducción, EA nos ponía la miel en los labios con un espectacular trailer a cargo de Michael Bay, tiroteos, Quick Time Events y en general una historia que iba a tener más importancia de lo que es menester en este tipo de títulos. Sin embargo, la cosa se ha quedado bastante a medias. Por una parte, los famosos eventos son muy pocos, tanto que se pueden contar con los dedos de una mano, el protagonista es demasiado soso (creo recordar que salvo en la introducción, no articula más de tres palabras seguidas) y del resto de secundarios, más de lo mismo. Apenas un nombre y una escueta motivación escrita en la pantalla, a veces ni les vemos las caras. En este aspecto ha resultado ser bastante decepcionante. Al final se convierte en un juego donde no solo lo más importante que haremos, sino prácticamente lo único, será conducir. No es una mala noticia sabiendo que hablamos de un Need for Speed y no de un Final Fantasy, pero nos lo vendieron como una superproducción hollywoodiense, y no es así.

Víctima de su propio planteamiento

Desde que la demo estuvo disponible para que los usuarios probaran por primera vez el juego, le han llovido críticas por todos lados. Críticas que aumentaron cuando salió a la luz que la campaña solo duraría poco más de dos horas. A mi entender si bien las afirmaciones en las que se basan son totalmente ciertas, también son bastante parciales y sesgadas. No es que quiera romper una lanza a favor the Need for Speed: The Run, pero voy a intentar exponer los argumentos que tengo para, en la medida de lo posible, distinguir entre errores propios de EA y Blackbox y la exageración producida por el efecto megáfono que supone Internet. Vayamos por partes:

- 1º: Un rally a medias: El planteamiento de The Run es el de un rally. Ni más ni menos. Siendo más precisos, un híbrido entre carreras arcade con policía y mafia de por medio, y el objetivo final de los rallys, que supone acabar toda la campaña en el menor tiempo posible. El problema aquí ha sido comprobar como este tiempo en que la carrera concluía no llegaba a las dos horas y media, tiempo que además no tiene capacidad de estirarse ya que nos dejan poco margen para cometer errores. Quiero decir que mientras en un rally eres libre para correr y no sabes si lo has hecho bien o mal hasta comparar el tiempo con el resto de participantes, aqui son pruebas parciales cada una con su objetivo. Esto ha confundido a mucha gente pensando que en dos horas se acaba el juego, y no es así.

Need for Speed: The Run-2º: El tiempo final no es el tiempo real
: Una vez ha quedado claro el punto anterior, hay que tener en cuenta que el tiempo final solo supone el efectivo de campaña con las fases superadas, es decir, sin contar ni las veces que se cometen errores, que son bastantes ya que la dificultad general es considerable, ni las etapas que toca repetir por no haber alcanzado el objetivo. Por otro lado, hay algunas fases que no entran dentro del tiempo de la carrera, como cuando te toca escapar de la mafia. Quiero dejar claro que hasta ahora no he añadido el tiempo de escenas, cargas, etc, solo el juego real.

- 3º: De Hollywood nada: Querían venderlo como una superproducción y nos hicieron creer que las escenas de acción iban a tener un peso importante en la historia, acrecentado por el hecho de contratar a actores reales para los protagonistas e incluso a Michel Bay para el desarrollo de un trailer. Aquí sí que la culpa es de la compañía en su totalidad. En realidad estas escenas son absolutamente secundarias y todas ellas no se llevan ni el 5% de la totalidad de la campaña, como ya he mencionado anteriormente.

-4º: Publicidad mal enfocada: Nos vendieron la idea de que La Carrera iba a ser tan espectacular que olvidaron mencionar lo demás, acrecentando los defectos y ocultando bondades, lo cual en esta época donde la publicidad es básica para lograr un cierto numero de ventas, es otro fallo importante. Los desafíos son un buen añadido, sobre todo porque los circuitos en los que se desarrollan no son exactamente los mismos que en la campaña, sino variaciones. Eso sin contar el multijugador, que como veremos más adelante tiene algunos alicientes aparte del típico de jugar online con quien quieras.

-5º Las comparaciones son odiosas: La base de La Carrera tiene como punto positivo la implantación de muchos tipos de escenario, algo que no se ha aporvechado del todo si bien el resultado es más que correcto. Sin embargo, últimamente es común en los títulos de carreras basarlos en uno o varios emplazamientos, que se modelan con totalidad, y luego simplemente se eligen partes de este todo para correr por ellos, de día, de noche, con lluvia, con nieve, al altardecer, en un sentido, en el otro, con partes coincidentes. Una vez más, por su planteamiento aquí no es posible. Al final hay más de 60 etapas únicas que forman la campaña, y sus variaciones (otras 60) que conforman los desafíos. En 10 localizaciones totalmente diferentes. Dicho así no parece tan corto.

A modo de conclusión, mi impresión es que EA Blackbox ha sido víctima de su propio planteamiento, y más concretamente, de su planteamiento publicitario. Ha movido los hilos de forma equivocada a mi parecer, ha dado información de una manera no muy inteligente, y al conocerse algún otro dato ciertamente preocupante, la perplejidad de los usuarios ha desatado la corriente de opiniones generalmente negativas que hemos conocido. No se si el lector estará o no de acuerdo con lo expuesto en estos párrafos, pero creo que hay que quitarse prejucios a la hora de abordar este análisis. Y ahora sí, vamos a por el juego.

Need for Speed: The Run

Belleza estadounidense

The Run tiene lugar en diez localizaciones diferentes, cada una de ellas con varias pistas para recorrer. Desde San Francisco hasta Nueva York, pasando por las Rocosas, las afueras de Chicago o el parque nacional de Yosemite, cada una de estas localizaciones está bien planteada y realizada. Quizá el cambio entre una y otra es demasiado abrupto (aún no me creo que se pueda pasar de unas montañas nevadas a unas llanuras soleadas en cuestión de horas, pero como tampoco he estado allí, no puedo afirmarlo) pero da una variedad al juego notable.

Calculo en base a la media de velocidad que me marca el juego actualmente y el tiempo que me ha costado acabarlo, que hay cerca de 420 kilómetros de pista en total, de los más de cuatro mil que hay en la realidad. Un 10% del camino entre las costas Este y Oeste modelado, no es poco. Con un nivel de detalle más que correcto y unos efectos atmosféricos a veces sobresalientes, algunas de las etapas son de una calidad pocas veces vista, y pongo por ejemplo el duelo en el bosque estatal ya cerca de NY contra la policía, con la carretera cubierta de las hojas caídas de los árboles, cerca del atardecer. Más de una vez destrocé el coche por admirar más de la cuenta los escenarios. Eso sí, se echa en falta quizá que pasen más cosas, al menos con mayor frecuencia que en al carrera en la nieve que ya pudimos ver en un trailer, lleno de avalanchas. Poco más pasa por parte de los escenarios. Salvo coches, eso si.

Vehículos y destrezas

El plantel de vehículos es bastante completo en general. Nada del otro mundo, pero hay una variedad de elección decente, desde un Ford Mustang a un Lamborghini Murciélgado, pasando por un Audi Quattro cosecha de hace ya unos añitos. Cada uno de ellos, salvo unos pocos, son modificables en color y apariencia, si bien estas opciones son limitadas y no interfieren en el rendimiento. Los fans del Underground tendrán que esperar a otra ocasión para poder tunear de forma convincente estas maravillas del asfalto.

Need for Speed: The RunEsta selección de coches, que ronda los 50, está dividida en tres grandes bloques: deportivos, perfectos para zonas urbanas; exóticos, para trazados complejos y técnicos; y muscle, para autopistas. Y he aquí un error por parte de EA Canadá: la diferencia entre los tres tipos es perfectamente discernible, y también entre los clasificados como de conducción "fácil" o "normal" y los "muy difícil" o "compleja", pero no es la deseable ni la suficiente entre coches del mismo tipo. Al final solo vas a dudar si elegir entre un exótico o un deportivo, pero la elección concreta será una cuestión de gustos, nada más. Durante La Carrera, además, solo podrás cambiar de vehículo en gasolineras, demasiado escondidas a mi parecer, en algunos de los trazados.

El modelado de los vehículos en bueno, con un detalle suficiente para poder acercarnos a diversas partes sin que desmerezca, aunque no llega al nivel de calidad del útlimo Gran Turismo, por ejemplo. Durante las carreras se abollarán con bastante frecuencia, si bien estos defectos nunca llegan a ser suficientemente graves como para dejar al vehículo irreconocible.

Para terminar con el tema de los cuatro ruedas, en la versión de PS3, la utilizada para analizar este juego, aparecen a veces unos defectos en las sombras bastante importantes y que a veces arruinan el tema gráfico. No tengo constancia de que esto sea así en todas las versiones, pero es un bug importante que no debería estar ahí.

Jugabilidad muy estricta con poca variedad

Como ya he puntualizado antes, el juego consta de 10 fases, cada una con unas 7 carreras de media, más las series de desafíos, desarrolladas en variaciones de las mismas pistas que La Carrera. Esta cantidad me parece suficiente. Sin embargo, no se puede decir lo mismo de los modos de juego, uno de los defectos principales de The Run. Solo existen tres: Sprint, Contrarreloj y Duelo, mezclados de todas las maneras y todas las formas posibles para no resultar repetitivas en el conjunto.

Debido al planteamiento, en todos los casos empezamos ya con el coche en marcha, a una velocidad notable, y tendremos que adelantar a los rivales que nos aventajan en posición. Un estilo clásico de correr, con el también clásico método de la velocidad variable de los contrincantes. Si están delante corren más bien poco, pero si los tienes por detrás... Ya se pueden estrellar, que tardarán apenas segundos en volver a alcanzarte. Es bastante frustrante, ya que la sensación general es que lo que haces hasta la última parte no tine demasiada imoprtancia, sensacióna crecentada por el sistema de retrocesos que incorpora el juego. La policía y la mafia acrecentan a veces la sensación de arcade, aunque algunos verán su increíble capacidad para correr más que nosotros aunque vayamos a más de 300 km/hora una exageración demasiado manifiesta.

Need for Speed: The Run

La IA no es muy agresiva, y si bien es cierto que tienen tácticas como ponerte delante de ti al intentar adelantarles para evitarlo y algunos otros comportamientos básicos, no parece que estén peleando por una recompensa tan importante. Este punto mejora en los duelos contra ciertos personajes que nos irán apareciendo según avanzamos en La Carrera, y de los que sabremos poco más que el nombre. Estos duelos son más intensos y nos pondrán las cosas difíciles, pero claro, si frenan cuando estás detras y aceleran como si fueran aviones cuando estás delante, pierde parte de la gracia.

La extrema escasez de variedad en el juego, aunque está bien mezclada con otros elementos, se agrava cuando descubres lo increíblemente estricto del sistema de retroceso. A veces, salirse un par de metros de la vía se considera suficiente para hacerte volver al último punto de control. Es tan restrictivo, que te obliga a no salirte del trazado en carreteras llenas de tráfico con un carril por sentido. No es necesario que nos dejen explorar el mundo, pero a veces resulta incomprensible. A esto se le añade el que a veces destroces farolas y a veces sean ellas las que te destrozan a ti. De todas formas esto no sería un fallo tan garrafal si no fuera por los elevados tiempos de carga entre retrocesos. No hablamos más que de unos segundos, pero es sufiiente como para cortarte la sensación de carrera fluida y adrenalina que tiene el estar en medio de una carrera.

El punto positivo, para nivelar un poco la balanza, se encuentra en un control fluido y una buena respuesta de los vehículos a nuestras órdenes. El nitroso está bien dosificado para no abusar de él, y la sensación de velocidad es notable.

Un poco de variedad musical

Need for Speed: The RunEl sonido que producen los coches y demás elementos están a un buen nivel, y todos los diálogos están doblados al español, como nos tiene acostumbrados EA. Un detalle de calidad lo encontramos en los comentarios que nos llegan por tener interceptada la frecuencia de la policía en la radio, con expresiones que aluden a lo que estamos haciendo y como lo estamos haciendo, con información sobre sus próximas tácticas y movimientos. Los protagonistas sin embargo hablan bastante poco, sobre todo Jack, que a veces parece que no es capaz de articular tres palabras seguidas.

La banda sonora es de lo mejor del título. Variada, acorde al hecho de estar dentro de un vehículo atravesando EEUU: temas de rock, country... no desentonan y acompañan muy bien los escenarios. Quizá hubiera mejorado aún más si en vez de reproducirse aleatoriamente lo hiciera siguiendo un esquema más lógico acorde al paisaje ques tuviéramos viendo, pero en definitiva no nos cansaremos de escuchar los temas que nos acompañarán por nuestro viaje.

Del resto de apartado técnico no hay ninguna queja, los paisajes son muy vistosos, los efectos lumínicos a veces sobresalientes, sobre todo cuando se unen a efectos climatológicos en el asfalto. no hablo de lluvia ni de charcos, sino de humedad en el ambiente. La sientes. Eso sí, algunos vehículos del tráfico que nos encontramos a todas horas son repetitivos, y las vacas y ovejas parecen de cartón piedra. No estamos ante el juego más vistoso ni espectacular, pero luce a un buen nivel.

Multijugador y recompensas

Según ganas experiencia en los circuitos, derrapando, destruyendo coches de policía, terminando etapas sin usar ningún retroceso y demás movimientos que lo merezcan, iremos subiendo de nivel, lo cual nos dará acceso a nuevas capacidades (aumento de nitroso, aprovechar el rebufo) y añadidos como fondos de perfil. La mayor perte de los vehículos se adquieren por tres vías: venciendo en los desafíos, con las recomendaciones del sistema Autolog, que van variando según le convenga, y jugando online al título.

El modo online, aparte de las características básicas que todo juego de conducción conlleva, jugar con gente de todo el mundo, rankings y competir contra amigos, tiene un sistema bastante único de dar recompensas a los que mejor lo hagan. Consiste en una ruleta que cuando para de girar elige al azar un premio para el ganador o una característica especial para la carrera. Además, la elección del circuito y el sistema de juego se hace por votación, no depende de una sola persona, lo cual democratiza bastante el juego.

Conclusiones

The Run tiene fallos graves: una jugabilidad muy estricta, tiempos de carga altos al cargar un retroceso, poca variedad de modos de juego, y una campaña que no ha sido bien diseñada. Esto hace hincapié en la impresión final sobre el título, que si bien es positiva, no alcanza el nivel de los dos títulos anteriores de la franquicia.

Sin embargo, los motivos por los que se encendió Internet contra este juego son en algunos casos exageraciones que lo empañan con un motivo equivocado. No es tan corto como decían ni mucho menos, si bien no es precisamente largo. En definitiva, no es la mejor opción ahora mismo en el mercado de cara a las navidades, pero bien merece una oportunidad para los que les guste correr en entrornos reales que no estén ceñidos a ciudades y la conducción arcade sin exageraciones.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Need for Speed: The Run
Need for Speed: The Run
Need for Speed: The Run
Need for Speed: The Run
Need for Speed: The Run
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?