ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

Shadows of the Damned


 PlayStation 3  Microsoft XBox 360
Ana Pescador   27/08/2011
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Como juego de acción no aporta grandes novedades pero en lo artístico es un triunfo innegable: un viaje de carretera difícil de olvidar con Suda, Mikami y Yamaoka turnándose al volante
Shadows of the Damned surge de una idea que durante 5 largos años rondó la retorcida mente de Goichi Suda, o Suda 51 para los amigos (Killer 7, No More Heroes). Finalmente vio la luz por medio de una colaboración con la distribuidora EA Games y su programa EA Partners.

Shadows of the Damned - Captura

El título, desarrollado por Grasshopper Manufacture, está capitaneado por tres de las más brillantes mentes del panorama de los videojuegos en Japón: Goichi Suda como director ejecutivo y guionista, Shinji Mikami (Resident Evil, Vanquish) como diseñador de jugabilidad y Akira Yamaoka (Silent Hill) como compositor y director de sonido. Se trata de nombres tan importantes en la industria que están en primera línea y resaltados en la parte de atrás de la caja del juego.

Se trata posiblemente del juego más “normal” de Suda 51 en cuanto a sus estándares de extravagancia se refiere, pero no deja de tener su buen número de detalles desconcertantes (y desternillantes). Hay que recalcar el hecho de que en esta ocasión no ha ejercido como director creativo, aunque las bases del juego proceden de un proyecto basado en la literatura de Franz Kafka que Suda y su equipo jamás materializaron.

Historia y ambientación: “¡Mi nombre es García Hotspur, cazador de demonios y asesino de pendejos como tú!”

Shadows of the Damned se describe a sí mismo como un viaje de carretera: lleno de anécdotas buenas para recordar y contar a los conocidos. Por extraño que parezca es además una historia de amor clásica donde las haya.

Shadows of the Damned - CapturaEn el centro de la tragicomedia está nuestro protagonista, García Hotspur: un cazador de demoniosmexicano ataviado de arriba a abajo con cuero y tatuado hasta los párpados que vive a lo grande y está como una cabra. Sus frases de tipo duro de libro no empañan su carisma, no le importa reconocer que sus chistes son malísimos y se ríe con ellos. Está lejos de ser un machote insensible prototípico: la gran debilidad de García es el amor de su vida, Paula. Cuando su “ángel” (como él la llama) es raptada por Fleming, el Señor de los Demonios, García jura venganza y se adentra en las profundidades del infierno para recuperar lo que es suyo, atravesando una versión del otro mundo de lo más variopinta.

La ambientación y el estilo artístico de Shadows of the Damned no se cortan a la hora de señalar sus influencias. Como comentábamos antes, en las primeras cinemáticas del juego García le espeta a su compañero de viaje Johnson, un ex-demonio reducido a calavera flotante y llameante, que la aventura de rescatar a Paula va a ser como un viaje de carretera, un tema recurrente en las películas de estética grindhouse(Planet Terror y Death Proof de Quentin Tarantino y Robert Rodríguez, por citar dos ejemplos recientes). También hay guiños a películas de culto como Posesión Infernal de Sam Raimi. En este juego, al igual que en los filmes que lo influencian, el humor es vulgar y la violencia abundante y exagerada, y a todo esto hay que sumar el toque estrambótico de Suda 51 en el guión.

En definitiva, Shadows of the Damned es la historia de Orfeo y Eurídice reescrita por un chaval de 12 años fan de las películas de casquería y obsesionado con los chistes verdes. Tras el episodio introductorio y con Johnson haciendo las veces de antorcha y guía turístico iniciaremos nuestras andanzas por el inframundo.

Jugabilidad: Acción en tercera persona con raíces de survival horror

La colaboración de Shinji Mikami en el proyecto ha beneficiado mucho a la jugabilidad de Shadows of the Damned. Encontramos una evolución del sistema de control que Mikami introdujo en Resident Evil 4 (2005) y que fue reutilizado en Resident Evil 5. En esta ocasión se han incluido varias mejoras muy, muy necesarias para conseguir la fluidez de movimiento necesaria en combate en un juego de acción en tercera persona que hacen de este el juego más accesible de Suda 51. La principal novedad es que por fin podemos movernos mientras apuntamos.

Shadows of the Damned - Captura

Shadows of the Damned es un shooter en tercera persona con cámara sobre el hombro y dividido en diferentes capítulos. Es un juego de acción accesible y para cualquier aficionado al género, con varias dificultades al gusto. García es un personaje ágil y competente en combate con el que podemos correr, esprintar o girarnos rápidamente y que además no se vuelve un inútil al apuntar como ocurre en otros juegos, si no que puede efectuar dos maniobras evasivas muy importantes: moverse y rodar, ambas cosas en cualquier dirección.

El uso de las armas y el apuntado son prácticamente idénticos a los de Resident Evil 4: al apuntar no veremos una retícula en el centro de la pantalla si no que todas las armas están equipadas con una mira láser. La zona del cuerpo donde efectuemos los disparos importa y produce diferentes resultados: por ejemplo, los enemigos normales morirán de un disparo a la cabeza o caerán al suelo para continuar arrastrándose si les volamos las piernas.

Nuestro arsenal se compone de diferentes armas de fuego, todas ellas encarnadas por Johnson, que puede cambiar de forma y función a su antojo. Utilizaremos tres armas básicas: una pistola, una escopeta y una ametralladora. Todas ellas requieren su propio tipo de munición que encontraremos en cofres o al derrotar a enemigos. En caso de vernos sin munición o si los demonios se acercan demasiado para nuestro gusto, García también puede ayudarse de Johnson en su forma de antorcha para realizar ataques cuerpo a cuerpo.

Las características de Johnson, tanto de sus formas de armas de fuego como la forma de antorcha, pueden mejorarse en cualquier momento y de manera sencilla asignándoles puntos (gemas rojas) que podemos conseguir explorando el entorno o comprándolos con dinero (gemas blancas). Además de las mejoras básicas, a medida que avancemos la partida y derrotemos a jefes conseguiremos unas gemas azules especiales que proporcionarán habilidades nuevas a nuestras armas, como por ejemplo fuego secundario.

Shadows of the Damned - CapturaObviamente García no es intocable (aunque él no estaría de acuerdo) y los demonios le pondrán en apuros en más de una ocasión. En este juego la salud no es regenerativa: consiste en una barra de vida que se puede rellenar consiguiendo y utilizando ciertos ítems. En el colorido inframundo de Shadows of the Damned, los objetos curativos son diferentes bebidas alcohólicas: sake caliente, tequila y absenta. Como explica Johnson, parece ser que en el infierno el alcohol te “des-mata” (textualmente).

No todo es combate ya que también hay sitio para puzzles sencillos que dan variedad al ritmo de la partida: buscar llaves, atravesar laberintos u ordenar partes de una habitación para acceder a la siguiente zona son algunos de los escollos que encontraremos entre pelea y pelea. El juego también nos sorprenderá de vez en cuando con secciones donde la jugabilidad es totalmente distinta y se convierte, por ejemplo, en un shooter 2D clásico estilo Gradius.

Toda la jugabilidad del juego, sea del tipo que sea, está sujeta a varias mecánicas persistentes que influyen siempre de la misma manera. La más importante es la oscuridad y sus efectos sobre el entorno, los enemigos y el propio García. De vez en cuando nos veremos en una zona que será cubierta por una especie de sustancia azulada dentro de la cual los mortales como García no pueden sobrevivir mucho tiempo y los demonios surgen revitalizados de cualquier rendija.

Ante la oscuridad, el jugador tiene dos opciones: la primera es escapar rápidamente de la zona bañada en ella si es posible, aunque los demonios le perseguirán fuera de ella y estarán empapados en oscuridad que les hace invulnerables a casi todos los ataques. La segunda opción es encontrar y encender una fuente de luz para hacer desaparecer la oscuridad. Las fuentes de luz más comunes en el infierno son cabezas de chivo (no preguntéis) que podemos encender con el disparo secundario de la pistola, llamado disparo de luz. Este disparo especial también sirve para disolver la oscuridad con la que se cubren los demonios, haciéndolos vulnerables al resto de ataques normales de nuevo.

Shadows of the Damned - Captura

Casi todo se comporta de manera diferente al estar bañado en oscuridad, no sólo los enemigos, así que tendremos que prestar mucha atención a los cambios a nuestro alrededor mientras buscamos una fuente de luz o una manera de salir de la zona oscura, ya que esta mecánica suele tener mucha presencia en los puzzles que mencionamos antes.

Apartado técnico: Contraste y colorido en la Ciudad de los Condenados

Lejos de ser un lugar desamparado, el infierno de Shadows of the Damned es colorido y muy interesante visualmente; como comentamos antes, el estilo artístico se basa sobre todo en la estética grindhouse con contrastes muy marcados entre colores vivos y negros profundos. A pesar de que los diseñadores no han reinventado la rueda, Shadows of the Damned tiene un look muy original y fresco si lo comparamos con la mayoría de lo que sale al mercado hoy en día.

Grasshopper Manufacture se ha decantado por el motor Unreal Engine 3 y considerando el presupuesto y el tamaño del estudio le han sacado mucho rendimiento gráficamente hablando. Podemos ver efectos muy laureados de las últimas versiones del motor como rayos de luz volumétricos y sangrado de color según la iluminación. Las texturas, especialmente en los modelos de los personajes, son muy preciosistas y llenas de pequeños detalles. En lo técnico, la versión de PlayStation 3 sorprende con su ausencia de aliasing, lo cual da al juego un aspecto limpio y totalmente libre de dientes de sierra. El framerate también es estable durante toda la partida. El único problema que se ha reportado es la aparición de tearing (efecto que hace que la pantalla aparezca cortada en tiras), aunque si jugamos a 720p desaparece por completo.

La otra cara de la moneda es que lamentablemente se experimentan bastantes bugs que afectan a la jugabilidad durante la partida. El juego se habría beneficiado muchísimo de un par de meses más para someterlo a testeo intensivo y eliminar parte de estos errores. La buena noticia es que los puntos de control abundan y son muy frecuentes, así que en caso de que ocurra algo raro no perderemos mucho tiempo de partida al cargar desde el último punto. A pesar de ese consuelo no puede excusarse ni ignorarse; los problemas técnicos son la parte más negativa de este título.

En cuanto al apartado de sonido, el señor Yamaoka no decepciona. La banda sonora tiene su sello personal inequívoco, pero lejos de parecerse a las composiciones más melancólicas e industriales de Silent Hill, la música en Shadows of the Damned tiene toque de rock melódico clásico en las canciones vocales y étnico en las ambientales, con un par de piezas excéntricas que como mínimo nos harán sonreír durante la partida.

Shadows of the Damned - CapturaPor otra parte y a pesar de que a los jugadores españoles no les hará gracia saber que está íntegra y exclusivamente en inglés, hay que mencionar que el doblaje del juego es espectacular. Todos los actores (que además son de renombre) han hecho un trabajo magnífico dotando de mucha personalidad al elenco de Shadows of the Damned. Es sin duda uno de los puntos fuertes del juego junto con el estilo visual y la música.

Conclusiones

Shadows of the Damned engancha tanto que se hace corto. Prescinde de cualquier elemento multijugador, algo que parece casi imperativo en los tiempos que corren, y sencillamente ofrece inicialmente alrededor de 10 horas de diversión para un jugador. Pero menudas 10 horas de diversión.

En el campo puramente artístico se trata de un juego tan único que consigue que perdonemos sus problemas técnicos y escasa duración. Los entornos llamativos, los diálogos y su humor zafio y descarado, las interpretaciones sublimes de los actores y la sensual banda sonora hacen que un juego con una jugabilidad muy vista hoy en día se convierta en una experiencia realmente memorable.

Shadows of the Damned - Captura

Sólo queda esperar que suficiente gente sienta curiosidad por este título y le den una oportunidad a pesar de la escasa campaña de marketing que se ha realizado. Ojalá estas no sean las últimas noticias que tengamos de García Fucking Hotspur, cazador de demonios y asesino de pendejos.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Shadows of the Damned - Captura
Shadows of the Damned - Captura
Shadows of the Damned - Captura
Shadows of the Damned - Captura
Shadows of the Damned - Captura
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?