ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de cine

Sin límites, de Neil Burger


Eidián   03/05/2011
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Esta es una película comercial que se deja ver, que no tiene más pretensión que la de entretener…
Póster de Sin límites, de Neil BurgerTítulo original: Limitless.
Género: Drama.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Duración: 105 minutos.
Estreno: 08 de abril de 2011.
Director: Neil Burger.
Reparto: Bradley Cooper, Elizabeth Bank, Robert de Niro, Anna Friel.


Neil Burger, el director de esta "Sin límites", ha conseguido algo que cinematográficamente nadie había conseguido producirme desde hace décadas: una sensación aguda de mareo que hizo que las palomitas que había deglutido en los primeros minutos de la película acabasen chocando furiosamente contra las paredes de mi intestino en la larga hora y media restante. Madre, madre.

Dejando aparte los efectos intestinales de la película en mi humilde persona decir que la misma no me impresionó demasiado, claro que ya venía bastante escarmentada tras lo maravillooooosa que debía haber sido "El ilusionista" (2006), el anterior trabajo de Burger, y que me pareció un pestiño romántico que sólo se salvaba por las interpretaciones de los actores (Edward Norton en estado de gracia, Paul Giamatti y Rufus Sewell que, desde que le vi en "Dark City", es uno de mis actores favoritos) y por una ambientación y fotografía fabulosas.

Cooper sostiene toda la película sobre sus espaldas y sale del aprieto, sino con brillantez, sí con buen oficio y dignidad. No se puede decir lo mismo de Robert de Niro que parece que pasaba por allí a la espera de recibir el cheque. ¿Qué le pasa últimamente a este hombre?

En principio la película prometía (¡por eso me decidí a verla!) pues tenía un guión de Leslie Dixon adaptado de la novela del irlandés Alan Glynn, “The Dark Fields” (2003), una obra calificada de technotriller (odio estas calificaciones editoriales, de verdad) que aborda el recurso a las drogas como modo de obtención de todos los anhelos humanos. Si en la novela de Glynn (que tiene críticas de todo tipo) se tratan cuestiones científicas sobre los neuroestimulantes y se cuestiona a las empresas farmaceúticas, en la película de Burger todo eso brilla por su ausencia y se centra en las peripecias existenciales del protagonista que pasa de ser un escritor fracasado a aspirar a la presidencia de los USA. Hacerse a si mismo, que dicen por esos lares.

El escritor en cuestión es Eddie Morra (Cooper), que sufre un bloqueo artístico…y también una seria vagancia crónica. Pero su vida da un giro cuando un viejo conocido, el hermano de su ex­mujer le da a conocer el NZT-48, una droga que le permite aprovechar todo su potencial cerebral: con ella Eddie puede recordar todo lo que ha leído, visto o escuchado y aplicarlo a cualquier situación vital consiguiendo aprender idiomas en unos minutos, analizar complejas situaciones financieras en un pis pas junto a un largo etcétera vario que precisa, sin embargo, de la ingesta habitual de la droga experimental.

Sin límites, de Neil Burger

Eddie no tarda en saltar a Wall Street, convirtiendo un pequeño capital, adquirido gracias a la “donación” interesada de un mafioso ruso, en millones. Siempre, eso sí, bajo la mira altruista de hacer de este un mundo mejor gracias a sus habilidades. Hombre modesto el chico. Su progreso llama la atención de Carl Von Loon (Robert De Niro), magnate financiero que le acaba incluyendo en la fusión corporativa más grande de la historia. Pero, claro, no todo iban a ser rosas a su paso: Eddie empieza a sufrir los efectos secundarios de la droga con periodos de tiempo totalmente perdidos. A la vez empieza a sufrir el acoso anónimo y no tan anónimo (que se lo pregunten al mafioso rudo) de personas desesperadas por hacerse con la droga. ¿Tendrá la suficiente para salir de sus apuros y lograr sus metas?

En el momento en que Eddie ingiere la droga por primera vez empezaron mis problemas intestinales con una serie de grandes angulares enlazados con planos de gran profundidad de campo que atravesaban toda la ciudad, sin pausa ni descanso, y que me marearon “hasta el infinito y más allá”. De verdad, puede que el efecto resulte intenso y de una rapidez arrolladora pero a mi me sentó fatal tanto recurso fílmico de última generación. Algo que me pareció tan llamativo como lo anterior y que, sin embargo, me pareció mucho más relajado e incluso lírico es la escena en que Eddie comienza a escribir frente a su teclado y las letras caen en sucesión a su alrededor, como si la inspiración fuese un fruto que madura a su debido tiempo.

Sin límites: su director, Neil Burger

Detalles brillantes de ese tipo hay varios a lo largo de la película, no lo voy a negar (desde luego el viaje psicotrónico que se calza el protagonista los tiene en varios momentos) e incluso el uso de la luz para destacar los momentos de influencia de la droga de los que ésta no está presente es un recurso muy bien traído… aunque lumínicamente me parece más lograda "El ilusionista". Pero no voy a negar que la película me entretuvo mucho y que sobre todo la primera parte me encantó con una evolución del protagonista de desecho vago a criminal en ciernes muy buena.

Cooper sostiene toda la película sobre sus espaldas y sale del aprieto, sino con brillantez, sí con buen oficio y dignidad. No se puede decir lo mismo de Robert de Niro que parece que pasaba por allí a la espera de recibir el cheque. ¿Qué le pasa últimamente a este hombre?

En fin, que "Sin límites" es una película comercial que se deja ver, que no tiene más pretensión que la de entretener… pero que a veces me dejaba la impresión de que tanto decir “toma la droga, que lo importante es conseguir lo que deseas, pase lo que pase” propagaba una idea poco sutil sobre lo que algunos consideran que debe ser la vida.

Y el hecho de que el protagonista acabe como acaba, de forma tan diversa al libro, me reafirma en esa idea. No están los productores como para avalar chorradas que no demuestren que vivimos en un mundo maravilloso, vamos.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Burguer Time: World Tour
Burguer Time: World Tour
Burguer Time: World Tour
Burguer Time: World Tour
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?