ENTRETENIMIENTO Y CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics
Menu general
Aviso de cookies
       Artículo de literatura

1Q84 (Libros 1 y 2), de Haruki Murakami


 Terror / Suspense
Fco. Martínez Hidalgo   22/03/2011
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Una novela extraña para los incondicionales de Murakami, y distinta de toda su producción anterior para todo el que se acerque por primera vez a sus páginas.
Portada de 1Q84 (Libros 1 y 2), de Haruki MurakamiA sus más de 60 años, parece que para Haruki Murakami (Kioto, 1949) ha llegado la hora de hacer balance. En la nueva novela del japonés, ‘1Q84’ (Tusquets, 2011, disponible en FantasyTienda) sus dos principales líneas narrativas parecen caminar hacia la convergencia; los símbolos o referencias diseminadas a lo largo de toda su obra –tan característicos e identificativos para sus millones de seguidores- aparecen nuevamente por doquier; y elementos narrativos como las descripciones minimalistas y minuciosas, las evocaciones musicales o las pequeñas historias intercaladas, alcanzan aquí el abuso de tan importante que es su presencia.

1Q84’ se nos aparece como la novela de un Murakami dopado con asteroides. Tan reconocible en su juego con las estructuras y su tono narrativo, como siempre. Pero también en exceso remarcado, hiperbolizado y exagerado, hasta casi alcanzar un punto intermedio entre la alteración y la caricatura. Murakami se intensifica, se multiplica, crece en su omnipresencia hasta nuevos límites nunca antes conocidos, por momentos devorando a sus propias criaturas, encorsetando su vitalidad, vampirizando la originalidad con la que inoculaba de vida propia sus novelas anteriores.

Esta novela incompleta (aún) nos muestra una parte muy poco frecuente, casi podríamos decir que semioculta, de su creatividad. Donde la literatura y la vida parecen conducirse de la mano hacia el realismo de una cotidianeidad amarga, repleta de sinsabores, y con pocas concesiones a las dulzuras o las alegrías.

Aún así, el Haruki Murakami capaz de cautivar a tantos lectores continúa presente. Lo hace en los personajes de Aomame y Tengo, eje estructural sobre el que pivota la novela, en persecución constante a través de las páginas, relación íntima tejida a partir de pequeños detalles, teselas que van dibujando poco a poco las líneas del camino. O con secundarios a los que nos tiene más que acostumbrados, de magia y encanto, con un punto freak capaz de hacerlos tiernos y creíbles todavía en sus más excéntricas personalidades.

Durante estas pasadas semanas de promoción, Haruki Murakami se cansó de atribuir al título, ‘1Q84’, una más que evidente ligazón, en forma de homenaje, a la obra de George Orwell. Incluso en la promoción editorial se destaca el carácter homófono (en el japonés) de ‘9’ y ‘Q’, para ahondar todavía más en el paralelismo. Sin embargo, en esta referencia se agota cualquier parecido. El mundo de Orwell, metáfora de una crítica política durísima contra el totalitarismo y reivindicación de la libertad, deja paso a un mundo desestructurado y sin propósito anticipado. Murakami nos presenta en su ‘1Q84’ una realidad descompuesta, caracterizada por las ausencias más que por las presencias, por los olvidos más que por los recuerdos.

Haruki Murakami, novelista japonés

La búsqueda es constante en toda la novela. La consciencia o inconsciencia respecto a la ausencia son irrelevantes. En todo momento existe la impresión (nunca la certeza) de que falta algo, de que algo no va bien, un dejà vu alterado, una sensación de vivir sin haber vivido un acontecimiento pasado o presente… El tiempo y la vida en Murakami, como sus dos personajes principales en esta novela, pisándose y buscándose, quedando en el futuro pero sin verse jamás en un punto definitivo de encuentro.

Aunque quizás el mayor desasosiego con este Murakami extraño lo cause el coqueteo, más evidente que nunca, con la muerte. Uno no acaba de saber bien si es exigencia del guión o necesidad vital del autor, es cierto, pero también queda claro que hasta ahora habían sido más bien escasas las reflexiones sobre el sentido de la vida vivida, la necesidad de la justicia, o las formas de la muerte como metáforas de la justicia durante esa vida.

Los crespones y el tañer de las campanas adquieren tonos y colores, a lo mejor de forma bastante abrupta y mediante formas conformadas en exceso al canon –digo “exceso” porque creía que Murakami tenía su propio librillo y era poco amigo a echar mano de reglas establecidas o corsés consensuados, ajustadas a al estilo de Murakami pero alterándolo, modificándolo, sacando a relucir una novela extraña para sus incondicionales, y distinta de toda su producción anterior para todo el que se acerque por primera vez a sus páginas.

Y es que ‘1Q84’ nos muestra una parte muy poco frecuente, casi podríamos decir que semioculta, de su creatividad. Donde la literatura y la vida parecen conducirse de la mano hacia el realismo de una cotidianeidad amarga, repleta de sinsabores, y con pocas concesiones a las dulzuras o las alegrías. Los demás, con sus aspiraciones y acciones, intervenciones y consecuencias, definen sus vidas y las nuestras. Similares a cuerpos en colisión, nos creamos tanto durante el viaje, como durante la experiencia del choque con otros cuerpos, haciendo de nuestra vida los cráteres y cicatrices, recuerdos y desmemorias presentes en nuestro último suspiro. Ceniciento ocaso sentimental exhalado a raudales por los poros de las múltiples historias que se cruzan.

Advertencia final y obligatoria es decir que esta es una novela incompleta e inacabada. Si en estos libros 1 y 2, como decíamos, la búsqueda desde una sensación de falta o ausencia, era una de las constantes de ‘1Q84’. La propia novela toma parte en este juego de ausencias por revelar, pues Haruki Murakami nos tiene pendientes de un tercer libro (publicado en Japón en 2010, al año siguiente de estos dos que ahora han visto la luz en España). En él esperamos la confirmación (o no) de las sensaciones de convergencia creativa y balance personal que nos han dejado estos dos libros, además de muchas respuestas necesarias.

Entre ellas, claro, aclararnos si tenemos que esperar a este Murakami, desconcertante e incierto, indefinido y excesivo. O podemos considerar esta novela como una necesidad de heterodoxia, salirse de los estrictos márgenes de toda una carrera, motivado, quizás, y igual que el personaje de Tengo hace con ‘La crisálida de aire’, por la reinterpretación y el análisis de lo vivido. Sea lo que sea, sólo el tiempo nos lo dirá.

Página 1 de 1



1Q84 (Libros 1 y 2)
1Q84 (Libros 1 y 2)

26.00 € 24.70 €
 
1Q84 (Libro 3) (Maxi-Tusquets)
1Q84 (Libro 3) (Maxi-Tusquets)

9.95 € 9.45 €
 
1Q84 (Libro 3)
1Q84 (Libro 3)

22.00 € 20.90 €
 
After Dark (MAXI T.D.)
After Dark (MAXI T.D.)

11.95 € 11.35 €
 
 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Portada de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, de Haruki Murakami
Haruki Murakami, novelista japonés
Portada de El fin del mundo y un despiadado País de las Maravillas, de Haruki Murakami
Portada de Libertad de conciencia. Contra los fanatismos, de Martha C. Nussbaum
Martha C. Nussbaum
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?