ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

La caverna de las ideas, de José Carlos Somoza


Eidián   17/01/2011
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Somoza da con la clave de una pesadilla, de todas las pesadillas.
Portada de La caverna de las ideas, de José Carlos SomozaDebo reconocer que el culpable de que hoy esté escribiendo esta crítica es Alberto González (Albertok para los amigos de la página) que ha manifestado ya varias veces su rendida admiración por José Carlos Somoza, cubano de nacimiento y madrileño de adopción, al realizar las críticas de varios libros suyos desde "Miguel Will", obra de teatro de 1997 (que, paradójicamente, ha sido el último libro que Alberto ha comentado) hasta "El cebo" publicada este mismo año.

Siguiendo con los reconocimientos, tengo que admitir que este escritor ya me había impactado cuando, hace años, leí "La dama número trece" que me dejó escalofriada y admirada a la vez. Saqué como conclusión (ahora sé que equivocada) que Somoza era un escritor de indudable calidad literaria, de gran inventiva… y demasiado gore para mi gusto.

A razón de esta primera lectura pospuse cualquier encuentro con las obras de Somoza hasta que hace unas semanas, en un mercadillo solidario, me encontré con la edición de bolsillo de "La caverna de las ideas" (Punto de Lectura, 2007; edición original Alfaguara, 2000, reedición del 2006, esta última disponible en FantasyTienda). Como el precio era irrisorio y ya había leído algunas de las críticas del amigo Alberto me decidí a comprarlo y en unos días acabé con él (que criminal suena esto último). ¿Primera conclusión? Nunca se puede juzgar a un autor por una sola obra. La segunda: no podía dejar pasar la ocasión de hacer una crítica sobre la novela que, lo reconozco, me ha encantado (perdona Alberto que te chafe la exclusividad sobre el autor).

Me quedo con la aterradora frase con la que concluye la entrevista y que me ha impactado tanto como cualquier párrafo de la novela: “No entendemos nada de lo que está pasando porque la vida no tiene ningún significado concreto”.

Para el que no lo sepa "La caverna de las ideas" es una novela policiaca (aunque esto necesitará matices) ambientada en la Atenas del filósofo Platón y la Academia, el gárito filosófico que el ya nombrado se montó para educar a la juventud del Ática. Para no desvelar demasiado del argumento decir que este se centra en las pesquisas de un detective anómalo, Heracles Póntor, un “descifrador de enigmas”, a quien contrata un filósofo de la Academia, Díagoras de Medonte, para desentrañar una serie de macabros asesinatos. Dicho esto en realidad no hemos dicho nada porque la novela también es la peripecia de su traductor, un personaje sin nombre, a quien se obliga a realizar esta tarea para la obtención de un fin insospechado… aunque también hay un tercer nivel en la novela que no voy a desvelar para que los futuros lectores no me linchen.

Una de las cosas que más me gustan de esta novela es su génesis ya que el propio Somoza reconoce en su página web que la primera imagen de la misma le vino dada al escuchar un disco que intentaba recrear la música original de los griegos (por si a alguien le interesa el disco se trata de "Musique de la Grece Antique" con el Atrium Musicae de Madrid dirigido por Gregorio Paniagua). Para conocidos y desconocidos, debo revelar la gran importancia que la música tiene para mí y como reconozco que la misma tiene un poder de sugerencia que no posee ninguna de las otras “grandes artes” pues es tan abstracta en su concepción y escucha que los seres humanos podemos traducirla en imágenes casi a nuestro antojo. Está claro que Somoza ya estaba seducido por la idea de escribir un libro cuyo argumento transcurriese en la Antigua Grecia y la música le inspiró su comienzo.

Jose Carlos Somoza

Lo cierto es que la novela no podía estar ambientada en ninguna otra época ni lugar ya que es el propio momento histórico el que define todas las situaciones, acciones y personajes de la obra. Estamos ante una filigrana de sucesivas cajas de regalo (lo de las muñecas rusas me parecía fuera de contexto) que se nos van abriendo una tras otra a lo largo de las páginas pero que no encuentran justificación hasta que llegamos al final de la lectura. Las claves están situadas estratégicamente en la trama pero, lo advierto sinceramente, hay que tener el olfato muy fino para desentrañar por completo este ovillo de Ariadna al que el escritor nos enfrenta. He encontrado en la red algunos trabajos que estudian la magnífica imbricación de los planos de la novela para concluir en la maestría del escritor al no formular ninguna cesura manifiesta entre los mismos.

A pesar, o precisamente por tal maestría, creo que hay que hacer otra advertencia al posible lector: la historia del traductor se realiza a través de los pies de página por lo cual se necesita una cierta disposición a la lectura de notas para cogerle el tranquillo a la novela. A los que han ido a la universidad no les costará demasiado (bueno… en principio, que se de más de uno que no abrió ni un libro de las bibliografías en toda la carrera, ¡y yo era de letras!) y espero que los demás no lo cojan como una imposición superflua y desechable porque se perderían una de las grandes novelas no sólo de Somoza sino de la narrativa española actual.

Los del Premio The Macallan Gold Dagger For Fiction 2002, otorgado por la Asociación de Escritores de Misterio del Reino Unido, lo tuvieron claro y, en realidad, los mercados extranjeros también, ya que fue el primer gran éxito del autor a nivel internacional: la cultura que despliega a lo largo del texto, en cuestiones de filología, historia, filosofía, etc., es descomunal pero su gran talento hace que nunca parezca que nos están educando o aleccionando sobre la época y sus circunstancias (¿quién sabe lo que es la “eidesis”? El que lea el libro ya no lo olvidará).

Finalmente me gustaría comentar uno de los grandes aciertos de la edición de bolsillo, una entrevista realizada al escritor, al final del libro porque desentraña las claves del mismo. En ella nos habla de la metaliteratura, es decir, la literatura que trata de la literatura (en este caso un traductor que habla al lector del libro que traduce), un recurso que Somoza ha empleado en varias ocasiones aunque en un juego más directo entre el lector y la novela. También nos cuenta la génesis del personaje del traductor, que originalmente no existía. De todas formas, y acabando, me quedo con la aterradora frase con la que concluye la entrevista y que me ha impactado tanto como cualquier párrafo de la novela: “No entendemos nada de lo que está pasando porque la vida no tiene ningún significado concreto”.

Eso si que es dar con la clave de una pesadilla, de todas las pesadillas.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
Dos nuevos clásicos se unen a la colección juvenil de Alfaguara
Alfaguara relanza en noviembre su «Todo Alatriste», de Arturo Pérez-Reverte
«Eva. Una aventura de Lorenzo Falcó», de Arturo Pérez-Reverte, acaba de llegar a las librerías
La continuación de «Máquinas Mortales», de Philip Reeve, llega en noviembre
El Ateneo de Madrid expone Art of Somoza, de Iván M.I.E.D.H.O.
Articulos Relacionados
Cuentos de Edgar Allan Poe: el amanecer del horror en los jóvenes
Una mujer desposeída, de Shobha Rao: viaje a la intensidad y la historia
El secreto de Marrowbone, de Sergio G. Sánchez: thriller bien hilado
Peter Pan, de J.M. Barrie: ¿Recordáis vuestros sueños?
Máquinas mortales, de Philip Reeve: ciencia ficción y evolución en un mundo steampunk y distópico
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     Alfaguara
Portada de Cazadores de Humo, de Óscar Lobato
Portada de Las Rosas de Piedra, de Julio Llamazares
Portada de La historia que me escribe, de Fernando Trías de Bes
Fernando Trías de Bes
Portada de Aprendiz de Homero, de Nélida Piñón
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?