ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de videojuegos

Divinity II: The Dragon Knight Saga


 Microsoft XBox 360  PC
Nerea Diego   28/11/2010
Comenta con tu Facebook
Meneame
     De la mano de Larian Studios podremos disfrutar de la versión remasterizada de Divinity II Ego Draconis y además disfrutar de una nueva aventura en la cual se concluirán varios asuntos que quedaron pendientes en la historia de su predecesor, así como la corrección y mejora de ciertos aspectos de la jugabilidad
La aventura del dragón se remonta a la época de Diablo, tuvieron un parón de calidad durante años donde los títulos no consiguieron grandes ventas para luego remontar de nuevo con Divinity II Ego Draconis, juego de rol en el que encarnábamos a un humano capaz de transformarse en dragón y dar estopa a golpe de aliento de fuego a nuestros enemigos. Pero tenía algo más, humor, algo que hoy en día es complicado encontrar y que sus desarrolladores han sido capaces de mimetizar con la historia de manera sorprendente. 

Divinity II: The Dragon Knight Saga - Captura

Con ésta nueva entrega lo que nos vamos a encontrar es la primera parte mejorada, con una jugabilidad más fluida gracias a las correcciones que se han realizado, así como la posibilidad de jugar su continuación, en la cual se responderán algunas de las incógnitas que quedaron pendientes de resolver en la anterior entrega.

Jugabilidad

Comenzaremos como viene siendo costumbre con la personalización de nuestro personaje, masculino o femenino, así como sus habilidades iniciales, mago, guerrero, sacerdote o arquero. Añadir que las combinaciones entre ambos son más sustanciosas aunque como dice el refrán quien mucho abarca, poco aprieta. Es preferible centrarnos en desarrollar cierto tipo de características antes que ser un completo inútil en todas las habilidades. Personalmente y teniendo en cuenta la posibilidad de unificar magia y armadura pesada, un mago de combate con una armadura “tuneada” con runas que incrementan la efectividad de nuestros hechizos, seguía siendo la mejor opción. Una verdadera lástima que al final de la aventura, todo el trabajo de desarrollo de personaje no se tenga en cuenta, ¿motivo?, tendréis que llegar hasta el final para descubrirlo por vosotros mismos

No vamos a desvelar nada de la historia ya que puede que algunos lectores se estén incorporando por primera vez a la saga, pero decir que empezamos justo donde lo dejamos en el título anterior.

Divinity II: The Dragon Knight Saga - CapturaQuizá lo que chirria un poco, es que, a pesar de ser reconocidos por todos los personajes que nos cruzaremos de nuevo, sus encargos siguen siendo igual de insulsos, cosa que, una vez te has convertido en el héroe y salvador del mundo, no viene mucho a cuento por no hablar de lo descabelladas que son, pero bueno, sabiendo que esa es la firma de la desarrolladora, tampoco nos pilla de susto.

El interfaz no ha mejorado mucho pero sí lo suficiente para que el juego sea más fluido. Con el ratón podremos manejar la cámara y lanzar los diferentes ataques así como cambiar de arma mientras que con el teclado nos moveremos y podremos hacer uso de las numerosas habilidades que podremos desarrollar a lo largo de nuestra aventura (prácticamente las mismas que en Ego Draconis exceptuando alguna nueva incorporación). Así mismo se ha suavizado su nivel de dificultad, el cual en la primera entrega hizo desesperar a más de un videojugador. (Los videojuegos ya no son lo que eran y el hecho de intentar recuperar la antigua fórmula de complicarnos la vida no es aceptada por todo el mundo, parece que ya no nos acordamos de aquellos niveles de Mario Bros en los que si morías, tenías que re-jugar el nivel desde el principio)

Para todos aquellos que disfrutamos de los juegos de rol y los exprimimos a máximo, encontraremos suculentos descubrimientos que, cuanto menos, nos arrancarán una sonrisa. Muchas de las quest secundarias sólo podrán ser desveladas si hacemos buen uso de nuestra habilidad para leer mentes, las cuales realmente no compensan el gasto de experiencia que supone “destaparlas” pero son entretenidas de resolver.

Tampoco podemos olvidarnos de un factor clave de ésta desarrolladora, el humor, el cual se hace presente desde que empezamos la segunda aventura, Flames of Vengeance, en la que apareceremos envueltos en una bola de energía arrodillados y con una sintonía muy peculiar, ¿os suena de algo?. 

Divinity II: The Dragon Knight Saga - Captura

El estilo de la vieja escuela está presente en todo momento, no nos lo van a dar todo masticadito en el mapa y tendremos que hablar con los personajes y escuchar atentamente lo que dicen si es que queremos llegar a los sitios sin utilizar el método de ensayo y error e invertir más tiempo del necesario en localizar el objetivo en cuestión.

El aspecto negativo de Flames of Vengeance son los escenarios, no porque estén mal realizados ni mucho menos sino porque el noventa por ciento de la acción se desarrolla dentro de la ciudad de Aleroth, lugar en el que no nos podemos transformar en dragón, algo que enriquecía de manera desproporcionada la jugabilidad en Ego Draconis. En ocasiones hay que reconocer que se hace un poco pesado ”patearse” siempre la misma ciudad, sobre todo si has perdido detalle de algún acontecimiento y tienes que investigar cada esquina para poder avanzar en la aventura.

Gráficos

Lo cierto es que en la versión de PC no se nota demasiado la diferencia, quizá una ligera mejora tanto en las texturas como en la iluminación. Parece ser que el plato fuerte en éste aspecto se lo lleva la versión de videoconsola, de la cual no diremos nada más ya que no hemos tenido la posibilidad de probarla.

Sonido

Divinity II: The Dragon Knight Saga - CapturaA pesar de contar en Ego Draconis con la posibilidad de escuchar las voces en castellano, en el pack que nos ofrece Larian lo único que encontraremos en nuestro idioma son los subtítulos, ya que han preferido mantener las voces originales. Para los angloparlantes no habrá problema pero esperemos que los que no sean capaces de entenderlo tengan buena vista, ya que los textos salen terriblemente pequeños y se hace complicada seguir la lectura.

Al igual que en la anterior entrega, tanto la banda sonora como la banda de efectos ha sido muy cuidada y las voces en versión original se nota que han sido proporcionadas por gente con experiencia ya que dotan de personalidades únicas a los personajes.

Conclusiones

Pack recomendadísimo para todos aquellos que jugaron a la primera entrega y quieren saber cómo continúa la historia así como para todos aquellos que quieren incorporarse a ésta aventura desde el principio. Nos encontraremos mejoras que en la versión de PC no se harán muy evidentes pero que mejorarán ligeramente la jugabilidad, desarrollo de personaje y avance en la aventura, evitando que nos quedemos atascados en zonas masificadas por enemigos que nos harán la vida imposible. 

Divinity II: The Dragon Knight Saga - Captura

A pesar de encontrarnos las voces en inglés, podremos seguir el hilo de la historia con alguna que otra dificultad, ya que contaremos con textos en castellano.
Disponible para PC y Xbox 360, plataforma en la cual se pueden apreciar las mejoras de forma sustancial.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Divinity II: The Dragon Knight Saga - Captura
Divinity II: The Dragon Knight Saga - Captura
Divinity II: The Dragon Knight Saga - Captura
Divinity II: The Dragon Knight Saga - Captura
Divinity II: The Dragon Knight Saga - Captura
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?