ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de ciencia

Enrique VIII, el rey y la corte de los Tudor, de Alison Weir


 Ciencias Sociales
Rogorn   15/11/2010
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Espero que todo el mundo habrá pasado alguna vez la grata experiencia de tener un buen guía en un museo, o una exposición, o un viaje y haber disfrutado de su buen hacer, a la vez que se aprendía un montón. Pues eso es exactamente este libro.
Portada de Enrique VIII, el rey y la corte de los Tudor, de Alison WeirEl otro día vi en una tienda "Enrique VIII, el rey y la corte de los Tudor" (Ariel, disponible en FantasyTienda), con su portada con la foto de Jonathan Rhys Meyers, el actor que encarna al rey Enrique VIII de Inglaterra en la teleserie 'Los Tudor', y al leer el nombre de la autora, Alison Weir (pronúnciese "Wíer"), me di cuenta de que debía ser una traducción del 'Henry VIII: King and court' que escribió en el año 2000. No he leído la versión española (creo que ya existía desde 2003, aunque reeditó hace unos pocos días aprovechando el tirón de la serie), pero sí la original inglesa, así que aprovecho para reseñar y recomendar esta obra encarecidamente.

Obviamente, lo bueno que tienen los libros de historia es que anuncian desde el principio de qué van, así que cada uno de ellos y quienes estén interesados en él se atraen mutuamente. Así que quien coja este entre sus manos hará bien en llevárselo, porque hace exactamente lo que pone en la portada: describe no sólo la vida de Enrique VIII, sino cómo era su corte, con todo el detalle que es posible conocer a través de los documentos que nos han llegado.

Teniendo en cuenta la complejidad del personaje y de la corte del momento, es uno de los libros mejor redactados que he leído nunca, y precisamente porque su estilo es no tenerlo, sino dejar que las citas, los decorados, las costumbres y las acciones de los protagonistas hablen por sí mismas.

Nada menos que un tercio del libro está dedicado a esta descripción, con lo cual quien tenga interés en la vida real y cotidiana de la corte "henrician", o quien se haya quedado prendado de los magníficos ropajes y lujosa ambientación de los retratos y la serie podrá saber exactamente cómo eran las cosas. He de indicar además, que tras haber visto dicha serie, he notado en ella varios detalles y hasta frases completas que había leído antes en este libro, con lo que no me queda ninguna duda de que los guionistas lo han utilizado profusamente como guía y fuente de ideas. Está la naranja del cardenal, el accidente con la pértiga, la herida en la pierna que supuró toda su vida, etc, etc.

La corte de Enrique VIII era grande, ruidosa, glotona, caótica, maloliente y con una extraña mezcla de formalidad y casi hooliganismo procedente de la abundancia de jóvenes de buena familia que no sabían estar quietos, y que como se aburrían en seguida (entre ellos el propio Enrique), organizaban cazas, justas, divertimentos, juergas y bailes continuamente. Los ropajes eran tan espléndidos como aparecen en los retratos y películas, pero la higiene era la típica del siglo XVI, y limpiar y hacer oler bien las cosas (o meramente no oler) era una batalla perdida.

En cualquier residencia en que estuviera el rey en un momento dado, siempre había entre 800 y 1500 personas, que comían y se alojaban con cargo al monarca, o sea, con cargo a los que pagaban sus impuestos. Cualquiera que fuera bien vestido podía colarse sin problema y a pesar de continuas broncas reales, el problema de cómo domesticar tanto a nobles como a plebeyos no se llegó a resolver del todo nunca.

A veces la mejor guía que puede haber sobre una sociedad son las leyes que se promulgan, y entre las de este tiempo las había prohibiendo estar desnudo en las cocinas, mear en las chimeneas y dejar platos encima de la cama del rey. Si esto llegaba a mencionarse en una ley, es que ocurría, y a menudo. La sensación que siempre me han dado estos relatos de cortes tan numerosas es que lejos de ser un modelo de cortesías y exquisiteces como gustan de aparecen en las pantallas modernas, aquello debía de ser una especie de boda, despedida de soltero y fiesta de disfraces todo junto.

Alison Weir

Tendría sus momentos solemnes, que se observarían respetuosamente, pero tras el aburrimiento de la parte más formal del día, aquello debía de ser un despiporre de bastante consideración. Hay varios relatos que describen al rey tirando cachos de comida para enredar con sus invitados, como si fuera un guaje, y también de ponerse a ayudar a servir. Da la impresión de que de no haber sido el rey, Enrique habría sido el mayor juerguista del reino (y aún eso tampoco se le dio mal del todo). También da la impresión, para ser justos, de que una vez que él sabía que era el responsable último de lo que pasaba su propia casa, la tenía todo lo controlada que la podía llegar a tener, a base sobre todo de mal genio.

En todo esto, por supuesto, se nota la personalidad del rey que está en el centro del espectáculo. Enrique era grande, robusto, fortachón de joven y obeso mórbido de mayor. No estaba destinado al trono, al no ser el hijo mayor de Enrique VII, pero tras la muerte de su hermano Arturo, se convirtió en heredero, y en rey a los 17 años. En su tiempo el rey reinaba y gobernaba, y él siempre dejó claro que lo iba a hacer en persona y ejerciendo para ello todos los recursos a su alcance, desde dar o retirar nombramientos, tierras y prebendas hasta declarar guerras o decretar penas de muerte que alcanzaron a ministros, enemigos, dudosos y, como es conocido, a esposas suyas. "No hay cabeza en el reino tan noble que no pueda hacerla volar", decía.

Recibió la mejor educación disponible en su tiempo y aunque no era una rata de biblioteca, era despierto, aprendía en seguida lo que le interesaba y desarrollaba sus propias opiniones con fuerte personalidad. Aunque escogía a muchos de sus acompañantes en razón a lo que se divirtiera con ellos, en plan amigotes con los que te mola estar, también tenía buen olfato para la gente que valía para las tareas de gobierno, fuera de la clase social que fuese, pero las decisiones finales se las reservaba celosamente: "Si mi gorro se enterara de mis planes, lo tiraría al fuego", solía decir. Y de él se decía: "Cuidado con lo que le metes en la cabeza, porque nunca se lo podrás volver a sacar".

La parte de la biografía está muy bien, contada en escrupuloso orden cronológico para saber cuál era el estado exacto de la situación cuando se tomaron tales o cuales decisiones sin que lo que pasó después influya en la imagen. Estamos hablando de la vida de alguien que rompió con una religión milenaria, tuvo guerras dentro y fuera del país y se casó seis veces, así que no falta materia que contar.

Pero la parte que me parece más meritoria es ese primer tercio de descripción de la corte. Algún que otro detalle se llega a hacer demasiado prolijo, como por ejemplo las decoraciones de los palacios o las telas de los vestidos, pero merece la pena leer cada palabra, porque se obtiene así el efecto preciso de una corte recargada, opresiva, repolluda, donde todo lo que se podía dorar se doraba, hasta la repostería, para demostrar opulencia. Además, todo el mundo estaba junto todo el día y toda la noche, y donde hay confianza acaba dando asco. El rey no estaba solo nunca, y es más, había personas cuyo único empleo era estar con él, alguna de las cuales se encargaba exclusivamente de ayudarle cuando iba a hacer de vientre e informar de cualquier problema al respecto. Otras cosas o documentos no habrán sobrevivido, pero sí el que nos informa de la noche en que sintiéndose aún más estreñido de lo normal (con la dieta que se metía no era extraño), se tomó un laxante y se levantó a aliviarse a las dos de la noche.

En fin, si la marca de excelencia de un libro de historia es llegar no sólo a quienes están interesados en el tema que tratan, sino a una mayor parte del público en general, éste la lleva. Además, teniendo en cuenta la complejidad del personaje y de la corte del momento, es uno de los libros mejor redactados que he leído nunca, y precisamente porque su estilo es no tenerlo, sino dejar que las citas, los decorados, las costumbres y las acciones de los protagonistas hablen por sí mismas. Weir no es la típica historiadora que escribe protegida por una cátedra o un trabajo de investigadora u profesora: no trabaja en nada relacionado con la historia, así que la única forma en que puede vender sus libros está en lo bien documentados y escritos que estén, y desde 1991 ha publicado trece sobre la realeza británica del Medievo y Renacimiento (Leonor de Aquitania, la Guerra de las Rosas, María de Escocia, Isabel I, etc, incluso uno sobre las seis esposas del propio Enrique VIII, que sirve de compañía perfecta a este volumen).

Espero que todo el mundo habrá pasado alguna vez la grata experiencia de tener un buen guía en un museo, o una exposición, o un viaje y haber disfrutado de su buen hacer, a la vez que se aprendía un montón. Pues eso es exactamente este libro.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
La editorial Ariel publica la edición anotada de Frankenstein en noviembre
Ariel reedita «Técnicas de golpe de estado», el libro maldito de Curzio Malaparte
Ariel publica la novela histórica y de aventuras Cazadores de piratas, de Robert Kurson
Ariel publica «Off the road. Miedo, asco y esperanza en América», del británico Andy Robinson
La editorial Ariel publica Cuando el hierro era más caro que el oro, de Alessandro Giraudo
Articulos Relacionados
La izquierda feng-shui, de Mauricio-José Schwarz: el azote de la pseudociencia
Entrevista Enrique Corts por Rise and Shine
«50 cosas…» libros que nos enseñarán lo más importante sobre ciencia y filosofía
La utopía de las normas, de David Graeber: la tiranía de la burocracia
Identidades, una bomba de relojería, de Jean-Claude Kaufmann: falta de concreción
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     Ariel
Portada de Enrique VIII, el rey y la corte de los Tudor, de Alison Weir
Alison Weir
Portada de El señor de los anillos y la filosofía, de Gregory Bassham y Eric Bronson
Portada de Las trampas del deseo, de Daniel Ariely
Daniel Ariely
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?