ENTRETENIMIENTO Y CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics
Menu general
       Artículo de comics
Alan Moore Future Shocks
Sr. A   26/08/2010
Comenta con tu Facebook
Meneame
     El día en el que Alan Moore recreó su propia serie B, el autor siempre va dos pasos por delante del resto, reiventando.
Portada de Alan Moore Future Shocks (completo)Existen cómics, incluso novelas gráficas, y existen autores de cómics y novelas gráficas. En la mayoría de ocasiones, leemos cómics, muchas veces llenos de personajes que oscilan entre lo inquietante y lo aburrido. En la mayoría de ocasiones, nos compramos (o pedimos prestado) lo que nos inspira el personaje principal, la saga a la que estamos enganchados – esto tiende a suceder más si nos referimos al manga – o el mundo ficticio y retorcido que nos describen las páginas del propio cómic. Pero, en determinadas ocasiones, es el autor el que nos mueve a comprar su obra. Obviamente, existe la excepción que confirma la regla: aquellos eruditos en materia gráfica que han alcanzado el punto de experiencia que les permite conocer a cada autor y sus características, entre una amplia gama de escritores, ilustradores e, incluso, y rozando lo enfermizo, coloreadores (si existe alguien así, por favor le pido que me de su correo electrónico para conocerle).

¿Qué es 'Alan Moore Future Shocks'? El auténtico espíritu Pulp, reinventado por uno de los grandes del cómic y la novela gráfica.

¿Qué quiero decir con todo esto? Que analizar una obra, aunque no sea uno de sus pilares, de Alan Moore, implica analizar al propio Moore. En este caso, una obra teóricamente menor, pero que cualquier coleccionista del denominado noveno arte (algo muy en disputa para mucha gente, he de decir), debería leer una vez en su vida al menos. Aunque mejor tres que una. ¿Por qué? Por una razón muy sencilla: 'Alan Moore Future Shocks' (Kraken, disponible en FantasyTienda) es un jarabe concentrado del propio Moore.

Antes de pasar a analizar las razones que me llevan a declarar tan categóricamente algo tan subjetivo, explicaré qué clase y tipo de obra es esta; los 'Future Shocks' (también conocidos como 'Tharg's Future Shocks', por el personaje principal, Tharg, un extraterrestre peculiar que presenta cada capítulo), son relatos sueltos, en la mayoría de casos sin una conexión entre sí – salvo en las historias finales-, escritos de forma inédita para el fanzine de ciencia ficción y terror '2000 AD', nacido en 1977. Por lo tanto, estamos ante un recopilatorio de trabajos menores, pero no por ello peores, del caótico autor inglés. Pero... ¿qué tienen de especial? Lo explicaré del modo más absurdo que se me ocurra.

Allá vamos: Alan Moore ha hecho vudú. Claramente. Ha cogido una serie de hongos y hierbas mágicas – Bryan Talbot, Ian Gibson, Dave Gibbons, Steve Dillon y un largo etc.-, cada uno con una serie de propiedades parecidas entre sí, los ha aplicado en pequeñas dosis adecuadas para la situación, ha cantado místicamente bajo la lluvia tropical de los años 50 (¿o deberíamos decir “bajo la lluvia tropical del revival de los 50 prefabricado en los 80”?), y ha invocado a toda una amalgama ecléctica de dioses freaks. Un panteón de héroes nacidos de la ciencia ficción más desastradamente clásica, hijos natos de Ed Wood y derivados. Al final, ha logrado resucitar el alma del PULP, con mayúsculas, y le ha ordenado que le obedezca. Eso ha hecho, ha engrasado las viejas historias imposibles de viajes en el tiempo, robots articulados, extraterrestres, navegantes espaciales salidos de los elegantes suburbios de EE.UU y los ha hecho suyos. Se podría decir que Moore, con todas sus historias publicadas en '2000 AD' fabricó su propio submundo de irónica, mordaz y ácida ciencia ficción, y su propio submundo de divertido terror pulp. Creó su propia serie B.

Alan Moore

Ahora, si bien el espíritu pulp que tanto menciono, con su gamberrismo casi punk, con sus bromas a caballo entre la tontería y la bizarrada antisistema, ha tocado el infantilismo en muchos de los revival y remakes de los 80 – donde el género gore, el cine de serie Z, el creciente mundillo fanzinero que se dio en esos años y la filosofía del “made-yourself” redescubrieron el encanto estético y temático de los 40, 50 y 60 -, Alan Moore ha sabido mantener el espíritu mordaz, adulto, crítico y, en cierto modo, kitsch, del auténtico pulp, la auténtica serie B: las bromas de niños realmente no son para niños (en los 80 se olvidaron de esto, y su cine de serie B era directamente malo, en muchos casos), y una galería de fracasados estelares, robots irritantes, genios y militares idiotas, humanos que rozan el absurdo, se pasean por estas historias escritas para no tomárselas muy en serio, pero tampoco tan en broma.

Todo ello con un panorama de personajes que deberían ser una cosa y resultan ser otra muy distinta: una parodia de sí mismos. Alan Moore es inteligente, profundamente escéptico y un misántropo declarado – lo cual, a título personal, debo decir que le honra y, así mismo, le ayuda a dar mayor profundidad y sentido a sus tramas, mundos y ciudades ficticias -, y todo eso se percibe en cada personaje de este recopilatorio. Todos, como actores malos, cínicos, perdedores, a veces caóticos, a veces estúpidos, a veces magistrales, a veces un poco de todo, tratan de representar papeles heroicos, épicos... pero a nadie le sale: los genios destrozan planetas al intentar arreglarlo, los dictadores malignos y los policías de dura mirada resultan ser una autoparodia, y todo un sinsentido de seres que tropiezan y tratan de mantenerse dignos pasan por cada página son una entidad que muchos otros cómics no saben darle a sus propios protagonistas, bastante más huecos y predefinidos.

Y es que muchos de estos personajes creados por el genio inglés parecen no darse cuenta de que son un tópico, y la ironía del asunto, la visión con la que nosotros somos conscientes de sus historias, sus caídas, hace más grande a Moore y a su alter ego, el extraterrestre Tharg. Un tipo mordaz, hiriente, educado y profesional, que sabe hacer perfectamente su trabajo, pero que no puede evitar que la ironía surja con cada una de sus palabras, sea entre líneas o sea de un modo directo y conciso.

De ese modo, cada historia, con finales casi siempre sorprendentes, grandes bromas pesadas que Alan 'Tharg' Moore nos gasta a nosotros y a los propios personajes, acaba resultando una carcajada apagada; no solo te ríes o no te ríes, si no que te lleva un poco más allá. Por eso, Moore, como hace con cada una de sus obras, va un par de pasos por delante del resto, reinventando el género de terror, a los superhéroes, o la serie B comiquera. ¿Por qué conformarse con algo simple, pudiendo darle varias vueltas de tuerca sin que apenas se note?

¿Qué es 'Alan Moore Future Shocks'? El auténtico espíritu Pulp, reinventado por uno de los grandes del cómic y la novela gráfica.

Página 1 de 1



Alan Moore Future Shocks (completo)
Alan Moore Future Shocks (completo)

16.00 € 15.20 €
 
Pack Dark Future (Misión Gólgota + Inferno)
Pack Dark Future (Misión Gólgota + Inferno)

14.95 € 14.20 €
 
Alan Moore Storyteller
Alan Moore Storyteller

30.00 € 28.50 €
 
Inferno
Inferno

7.48 € 7.11 €
 
 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
     Alan Moore
Alan Moore
Watchmen, de Alan Moore
V de Vendetta, de Alan Moore
Top Ten, de Alan Moore
Tom Strong, de Alan Moore
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?