ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Cine Zombi, de Ángel Gómez Rivero


 Terror / Suspense  Ensayo
Eidián   14/12/2009
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Este libro no aporta nada nuevo al tema zombi, pero nos da una relación actualizada bastante detallada de las películas que integran el género.
Portada de Cine Zombi, de Ángel Gómez Rivero¿Qué es un zombi? Tomemos el diccionario por excelencia en España, el publicado por la Real Academia de la lengua:

Zombi: (Voz, de origen africano). 1. Persona que se supone muerta y que ha sido reanimada por arte de brujería, con el fin de dominar su voluntad. 2. Atontado, que se comporta como un autómata.

Tomemos el que tengo en mi casa, la Enciclopedia Salvat editada en 1997 (ya está un poquito vieja la pobre):

Zombi: Cadáver reanimado gracias a las técnicas del vudú. Se trata de un recurso muy utilizado en películas de terror; la obra clásica del subgénero es I walked with a zombie, de Jacques Tourneur.

Si se busca un libro de referencia para encontrar una película sobre zombis éste es el libro indicado, pero cómo esperen alguna conclusión sobre el tema será mejor que busquen alguna otra cosa.

La Enciclopedia Salvat ha debido nutrirse en las mismas fuentes que yo he bebido porque, efectivamente, hasta que ha caído en mis manos el libro de Ángel Gómez Rivero, "Cine Zombi" (Calamar Ediciones, 2009, disponible en FantasyTienda), yo pensaba que el cine de zombis tenía como origen la obra de Tourneur. Deficiencias de una formación propia a base de televisión y videos.

Gómez Rivero, en cuyo haber debemos señalar el rescate que hace de las primeras apariciones de muertos vivientes en el cine, intenta desde un primer momento que nos quede bien clara la diferencia entre lo que es en puridad un zombi (a saber, el individuo resucitado gracias a la brujería) y lo que son los muertos vivientes, esos tipos que tienen la mala costumbre de levantarse de sus tumbas en cuanto les tocan las narices un poco. Claro, nos recuerda el escritor, si lo vemos así de sencillo tanto Drácula como los muertos del maestro Romero son andarines salidos de la tumba. Gómez Rivero intenta acotar terrenos y nos indica que en su estudio estarán tanto los zombis más puristas, es decir, los creados por el vúdu y otras brujerías varias, así como los que se ha levantado de la huesa desde que Romero les dijera, arriba muchachos que hay que espabilarse de otras maneras. El punto y final lo ponen los contaminados de última generación que en realidad se comportan como zombis furiosos.

Ángel Gómez RiveroDeja un cierto regusto amargo que el autor, después de procurar dejarnos claras las ideas sobre el sujeto de su estudio, no siga un planteamiento en base a significantes y significados y divida el libro en una suerte de capítulos cronológicos y geográficos que saltan desde obras pioneras hechas en los años 30 o 40 del siglo XX en Inglaterra, por ejemplo, para acabar en el año 2008, y retorne de nuevo a los años 60 en Italia, como si ambas experiencias cinematográficas no tuviesen entre si numerosos nexos de comunicación a lo largo de esas décadas.

En realidad, este es el mayor defecto que encontramos a todo el libro: que no intente hace un estudio sobre el significado del zombi en el cine, que no lo sitúe en el contexto histórico y social del que surgió el fenómeno y que no vea su evolución en ambos sentidos a lo largo del siglo XX. Sin una aproximación semejante el libro se queda, en casi toda su extensión, en una lista de películas (extensa y exhaustiva pero sin más carnaza). Por cierto, ¿de verdad es necesario destripar los finales de todas las películas de calidad? ¿Qué queda entonces para el neófito que se acerca deseoso de saber más pero esperando que quede algo para la sorpresa?

El libro en si se divide en 17 capítulos (1. El silencio de los hombres sin alma-2. Génesis y poesía del zombi-3. Los zombis invaden Hollywood-4. Ella anduvo con un zombi-5. Los otros resucitados-6. Una noche para los muertos-7. Los muertos vivientes de Romero-8. Esos cadáveres tan distinguidos-9. El spaghetti-zombi-10. Los resucitados y el fantaterror patrio-11. Los templarios de Ossorio-12. El largo éxodo de los muertos I: América y Europa-13. El largo éxodo de los muertos II: Oceanía y Asia-14. Hollywood y el color de la putrefacción-15. La infinita legión de los pútridos-16. Cuando el zombi se divierte-17. No son muertos, son contaminados), antecedidos por un prólogo del director Jorge Grau (que también protagoniza con una entrevista a su persona el Apéndice I del libro), y una introducción del autor titulada “También yo fui un muerto viviente”.

Los títulos de los capítulos del libro son lo suficientemente atractivos como para incitar a la lectura del mismo pero, en cuanto a lo que ofrecen, resulta, como ya he dicho, un poco decepcionante. No se sigue un orden cronológico riguroso ni un orden nacional tampoco: no se ve clara la evolución por países ni se ve la evolución temporal tampoco de forma seguida ya que prima la temática sobre cualquier otra consideración. Las introducciones de los capítulos son muy escuetas y se concluyen casi siempre de forma abrupta. Se nos proporciona, eso si, datos abundantes sobre el elenco técnico de las películas: quien las dirigió, de quién fue el guión, el autor de la música, el de los efectos especiales, de la fotografía, de la música... aunque aquel que no es un entendido la mayor parte de las veces se quedará “in albis” pues muchas veces el único dato que se nos proporciona es el nombre de la persona.

También decepciona que, dedicando capítulo exclusivos a Romero, el spaguetti-zombi o los templarios de Osorio, Gómez Rivero no sea capaz de sacar conclusiones válidas de tanto dato. A mí, personalmente, Romero no me ha gustado desde que hizo “La noche de los muertos vivientes” en el 68 pero de eso a calificar las críticas sociales obvias y simples de sus películas como “la pataleta inevitable de alguien que sabe que su discurso [...] seguirá siendo inútil por siempre jamás” (p. 128) y que está sea una de las críticas más elaboradas que aparecen sobre el discurso fílmico del director norteamericano... Pues eso.

De la misma forma nos enfrentamos al hecho del terror italiano ejemplificado en Argento, Bava, Fulci y otros. ¿Por qué los zombis no tuvieron tanto éxito en Italia como otros monstruos? ¿Por qué sólo Fulci entre los directores más conocidos se dedicó al tema? ¿Por qué no se estudia de forma más detenida la relación de los peplums de los años 60 con la aparición de los maestros del terror italiano? ¿Por qué, por qué? Todo son apuntes sin ningún estudio a fondo.

Y lo mismo sucede con los templarios españoles: ¿cómo es que no se contempla el tema como algo propio de este país? Siendo evidente que la figura del templario como resucitado maldito es una demonización de la propia religión católica que dominó y sometió bajo sus dictados a los nacidos en estas tierras durante siglos, ¿no se debería haber hecho más hincapié en su visión literaria y la influencia de la misma en el lenguaje cinematográfico? ¿Y no simbolizan también los muertos vivientes templarios el miedo y el deseo de los españoles ante la religión dominante?

Se me ocurren muchas otras preguntas que no encuentran ninguna respuesta en este libro tan largo, tan bien documentado, con muchas ilustraciones e incluso varias páginas a color que, en realidad, no aporta nada nuevo al tema pero nos da una relación actualizada bastante detallada de las películas que integran el género.

Mención aparte merece el prólogo de Grau, así como la entrevista que concede éste al autor, por el peso específico que tiene este director en la historia del terror fílmico español ( ¡que película más grande es “No profanar el sueño de los muertos”!). De lo más profundo de la obra.

Si se busca un libro de referencia para encontrar una película sobre zombis éste es el libro indicado (el que tenga un apéndice alfabético de todas las películas que reseña ayuda aún más) pero cómo esperen alguna conclusión sobre el tema será mejor que busquen alguna otra cosa.

La reflexión no es para los zombis.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible


Sigue a Fantasymundo en FacebookSigue a Fantasymundo en TwitterFantasymundo TV, nuestros vídeosSigue las noticias y artículos de Fantasymundo con RSS

Noticias relacionadas
For Honor también tendrá Halloween
El festival internacional de cine Capri Hollywood estará dedicado a Elizabeth Taylor
En marcha la 55 edición del Festival Internacional de Cine de Gijón: Valie Export
Presentado el modo Zombi del nuevo Call of Duty
Sexto Piso presentará Kanada, de Juan Gómez Bárcena, el próximo jueves en Barcelona
Articulos Relacionados
Segundo número de Androide Paranoide: cine, videojuegos, TV y más
Emoji, la película: cuando lo mejor de una película es el aire acondicionado del cine
Clásicos del Cine: El hombre que pudo reinar, de John Houston... un monumento de imágenes inolvidables
Guía del espectador de cine, de José María Caparrós Lera: material básico muy bueno, actualizado de mala manera
Paul Verhoeven, de Jordi Revert: completo mapa del veterano cineasta
NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Anunciese en Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Portada de La Espada Mágica, el cine fantástico de aventuras
Carlos Aguilar, autor de La Espada Mágica, el cine fantástico de aventuras
Universo Lynch
Portada de Freaks en acción: Álex de la Iglesia o el cine como fuga (Jordi Sánchez)
Portada de Hammer, la casa del terror, de Juan M. Corral
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?