ENTRETENIMIENTO Y CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

El Silmarillion, de J.R.R. Tolkien: 30 años de historias


Gonzalo Morán y Yadira Alvarez   10/12/2007
Meneame
     Este septiembre se cumplió el 30 aniversario de una de las obras emblemáticas de la Tierra Media de Tolkien: el Silmarillion, una obra magnífica y polémica conformada a pedazos por su hijo.
La Historia Del Mundo... Según Tolkien

Primera edición de El Silmarillion, de J.R.R. Tolkien (15 de septiembre de 1977)“Eala Earendel engla beorhtast. Ofer middangeard monnum sended”
“Salve, Earendel, el más resplandeciente de los ángeles, enviado a la Tierra Media de los Hombres” 

(Fragmento del poema “Christ” escrito por el poeta inglés Cynewulf) 

Cuando el 2 de Septiembre de 1973 fallecía John Ronald Reuel Tolkien, seguramente muchos de los que ya habían sido conquistados por el El Señor de los Anillos temieron, junto con la muerte del autor, la de su vasta creación. Es de suponer que muchos hayan pensado que ya no habría más historias relacionadas con la Tierra Media. Pero solo a cuatro años de la desaparición física del catedrático una sorpresa sacudiría el mundo de los Tolkiendili: se publicaba un nuevo libro con Tolkien como autor y otro Tolkien, su hijo Christopher, como compilador. El nombre de la nueva obra era El Silmarillion. La sorpresa no sólo era volver a ver un título del autor de “El Señor de los Anillos” en las librerías, sino descubrir que la Tierra Media poseía un pasado tan rico como la historia de la trilogía.

Y si vamos a hablar de historias entonces debemos comenzar por el principio. Quizás El Hobbit haya sido el primer libro donde se dio a conocer la vasta creación de Tolkien, pero el origen de “El Silmarillion” se remonta a 1915. Por esa época un todavía muy joven J.R.R. Tolkien se encontraba convaleciente a causa de la Fiebre de las Trincheras, adquirida en los campos de batalla de la Primera Guerra Mundial. De pronto sintió la necesidad de escribir un relato que le venía rondando desde hacía un tiempo y fue entonces que comenzó a componer la primera de las historias de un libro que se titularía El Libro de los Cuentos Perdidos y que más tarde se convirtió en “El Silmarillion”. Su pasión por las lenguas hizo que desde antes de 1914 comenzara crear el Quenya y el Sindarin, y ahora cuando ya estaban ambos idiomas prácticamente terminados aparecía la necesidad de darle un escenario donde desarrollarlos.

Previamente ya Tolkien había realizado un poema en Quenya titulado “El Viaje de Eärendil, la Estrella de la Tarde”, impresionado por la fuerza épica del poema en inglés antiguo titulado “Christ”, escrito por un religioso devenido poeta nombrado Cynewulf (750-825). Pero no es hasta su reposo debido a la convalecencia que la primera historia de lo que sería su amplia mitología cobra cuerpo y nombre. Esta primera historia creada para “El Libro de los Cuentos Perdidos” no es, como podrían pensar los que no conocen la obra, o la conocen solo superficialmente, lo que después sería el primer capítulo de “El Silmarillion” de 1977… “La Caída de de Gondolin” es, muy por el contrario el capítulo 23 del Quenta Silmarillion, justo el penúltimo de esa parte, pero en 1915 fue el primer relato que Tolkien escribió de un tirón, y donde por primera vez se enfrentaba a una creación que le ocuparía el resto de su vida. A éste siguieron La Historia de los Hijos de Húrin (1917) y La Balada de Leíthian más conocida como La Gesta de Beren y Lúthien (1918) que, además de ser los escritos más completos de la Primera Edad del Sol, son de los pilares fundamentales de la historia… aunque en realidad los Silmarilli son su eje central… o al menos lo son en el cuerpo principal de la obra.

La llegada de Vingilot, el barco de Eärendil, por Ted NasmithEl Silmarillion —que se pronuncia SilmaRÍlion y no SilmariLIÓN como muchos erróneamente lo hacen— se divide en cinco partes muy bien definidas:
 
1- Ainulindalë: (La Música de los Ainur) en ella se nos muestra la creación de Arda, el mundo donde Tierra Media no es más que el vasto continente donde se desarrollan los hechos;
 
2- Valaquenta (Libro de los Valar), una especie de pase de revista para ir conociendo a cada uno de los Poderes o “dioses” que intervendrán en la obra, así como a sus ayudantes principales. Aquí es donde aprendemos que Gandalf es un Maia y que Sauron desde el primer momento se dejó conquistar por el Poder más oscuro;
 
3- Quenta Silmarillion (La Historia de los Silamrils): la parte más larga de todas donde se nos cuenta la historia de Arda desde su comienzo hasta el fin de la Primera Edad;
 
4- Akallabêth (La que Fuera Hundida), un pequeño recuento de la Segunda Edad y el por qué del hundimiento de Númenórë;
 
5- De los Anillos de Poder y la Tercera Edad: se incluyen algunos hechos de la Segunda Edad, fundamentalmente la Guerra de la Última Alianza, siendo la parte que sirve de puente hacia “El Señor de los Anillos”. El título Silmarillion es una abreviatura de “Quenta Silmarillion"

Según el prefacio de la segunda edición ilustrada de El Silmarillion (2006), Christopher Tolkien describe cómo su padre hacia 1951, finalizado El Señor de los Anillos y a punto de publicarse (aunque esto como es bien sabido no ocurriría hasta 1954), le escribe una extensísima carta a Milton Waldman quien era editor de la HarperCollins en ese momento, tras la declinación de Allen & Unwin de publicar el extenso texto por considerarlo “muy céltico”. En la misma deja bien claro su interés de forma insistente en que Silmarillion y ESDLA debían ser publicadas en “conjunción o en conexión” como “una larga saga de las Joyas y los Anillos”.

El libro en una rápida mirada es, fundamentalmente, una compilación de fragmentos manuscritos por J.R.R. Tolkien, realizada por Christopher con la ayuda de Guy Gavriel Kay (quien después se convertiría en el autor de “El Tapiz de Fionnavar”). A pesar de estar ambientado en el mundo mitológico al que Tolkien hace referencia en El Señor de los Anillos, este nuevo libro resultó ser un poco más denso que sus precedentes, he ahí el por qué se ha ganado el mote de “libro difícil de leer” por la carencia de momentos hilarantes y acciones rápidas narradas en una forma algo menos poética, pero que a cambio nos ofrece un carácter épico y un ininterrumpido “estilo elevado” de narración que, a pesar de ser un poco agotador al principio, se transforma en toda una colección de leyendas a la altura de lo leído con anterioridad. Sí, porque a pesar de sus historias estar ambientadas en una época muy anterior a los acontecimientos narrados en ESDLA, su lectura no se recomienda antes de leerse la trilogía de los anillos. A los pocos que se han atrevido a hacerlo no les ha faltado mucho para soltar el libro y no querer saber nada más de él ni de su autor… Gracias a Ilúvatar no nos hemos dejado abrumar por el Valaquenta.



La Gran Obra en Una Apretada Síntesis…

Barcos de Teleri conducidos por cisnes, por Ted NasmithCuando hace poco le comenté a un muy buen amigo que quería hacer un análisis de “El Silmarillion”, lo primero que me dijo fue “…tú sí que eres valiente…”; y es que realmente resulta una tarea bastante complicada analizar un libro como ese, que posee tantos datos, al que se le pueden aplicar tantas lecturas y que, a la vez, resulta un texto incompleto. Por eso, les pido disculpen a este humilde servidor que ahora tratará de hacer una síntesis del contenido de las más de 300 páginas del libro y de los miles de acontecimientos que ocurren en él…

Todo tiene un principio y la Tierra Media, o mejor dicho Ëa: “El Mundo Que Es”, también lo posee. Lo que después nos llega como un mundo con una historia de miles de años tiene uno de los comienzos más espectaculares que pudieran haber salido de la mente de un creador. Al principio Eru-Ilúvatar les dio el poder de la creación a sus mandatarios mayores, conocidos como los Aratar, y éstos comenzaron a tejer una melodía de creación que dio lugar a algo paradisíaco…pero como siempre hubo alguien que llevó la contraria y lo hizo fracasar. Luego hubo un segundo… y un tercer intento… y fue cuando Ilúvatar, cansado de tanta discordancia, decidió mostrarles lo que habían realizado en conjunto, aún ese díscolo poder perturbador… y lo que vieron no alcanzaban las palabras para describirlo…

Así, los Valar, Maiar y poderes menores bajaron a Arda y se materializaron y comenzaron a jugar el eterno juego de la creación. Pero el espíritu discordante de Melkor seguía queriendo ser más poderoso que su creador, y de esta forma cada acción de los Valar era mancillada de una forma u otra por el travieso poder que descubrió cuanto más profunda podía ser la maldad… algo que le gustó… Además algunos de los valar se habían atrevido a crear por su cuenta. Aulë había fabricado a los siete padres de los Naugrim… ¿cómo él se iba a quedar detrás…? Así se retiró a las profundidades del mundo y comenzó su captación de poder y fuerzas para sus maquinaciones… pero esto no era lo que deseaban los demás así que, en un primer enfrentamiento, se le acosó, encadenó y desterró por varias eras.

Acallada la nota discordante, Valar y Maiar se concentraron en dotar al mundo de todo lo mejor que pudieran crear para la llegada de los Primeros Nacidos. Así llegó el Despertar de los Elfos bajo las estrellas de Varda a orillas del lago Cuiviénen y su posterior llegada a Tol Eressëa. Allí, los que no temieron a la travesía y cruzaron el mar, se convirtieron en grandes maestros de las artes y el conocimiento, y aprendieron a canalizar la magia y de los dones que les habían sido otorgados; y el más grande entre ellos fue el orgulloso Fëanor, creador de los Silmarilli. Pero el tiempo de silencio de Melkor tocaba a su fin y en el momento de más Beatitud, trajo la mayor de las Tristezas y huyó después de la muerte de Los Dos Árboles hacia lugares profundos de la Tierra donde reinar al continente aún bajo las Sombras. Los Valar lograron, sin embargo, contrarrestar las tinieblas en un último esfuerzo para darle luz a los Hijos de Iluvatar, pero no antes de que Fëanor invocara una maldición sobre las joyas robadas por Melkor que trajo la condena a sus descendientes y todo aquel que las deseara.

Aulë hace el gesto de destruir a los enanos, su creación, por Ted NasmithDe esta forma se provocó el primer gran hecho de sangre y la migración hacia las tierras mortales aún carente de luz y llenas de peligros creados por Morgoth. Mas, después de muchos avatares y tres guerras casi sucesivas, el poder del Vala Oscuro parecía haber sido dominado, y a la luz del Sol, la Luna y las Estrellas, los Primeros Nacidos se asentaron en hermosos parajes, realizaron obras de una alta belleza y llenaron con su magia cada terreno que pisaban. Así surgieron maravillosas ciudades como Menegroth “Las Mil Cavernas” en el Reino protegido de Doriath, Nargothrond “La Gran Fortaleza Subterránea” a orillas del Río Narog, y Gondolin “La Piedra que Canta” oculta en medio de las montañas. También los antiguos hijos de Aulë, fueron despertados de su sueño pétreo y comenzaron a utilizar el don principal de su creador: la habilidad en la forja y la artesanía en todas sus formas. Así los llamados enanos se convirtieron en artífices de joyas y armas de singulares belleza y poder, y crearon en las Ered Luin —Las Montañas Azules— frontera natural de Ossiriand el “País de los Siete Ríos”, sus dos principales ciudades: Nogrod y Belegost.

Y llegó el momento de que los Segundos Hijos de Ilúvatar llegaran a la tierra. Los Hombres despertaron por primera vez con un destino completamente distinto de aquél de los Eldar. Y comenzaron a forjarse las alianzas; unas buenas… otras no tanto, y la historia comenzó a ganar matices cada vez más complejos. Los hombres fueron pasto enseguida de las sombras de Morgoth y muchos de ellos se dejaron intimidar, y sus frágiles voluntades comenzaron a envidiar la inmortalidad de los Elfos, así como entre los Primeros Nacidos comenzó la desazón por el destino aún no revelado de los Hombres al morir. Pero existieron ramas de los hombres que desde el primer momento se aliaron a las fuerzas del bien. Y de esta forma se sucedieron amores y hechos históricos de una importancia vital… y también tragedias. Así surgió el amor entre linajes como el de Beren y Lúthien, que ni siquiera la muerte pudo destrozar, y el de Idril y Tuor, único hombre que pudo ver a un Valar en Beleriand y pudo ingresar en Aman. Y la trágica historia de los Hijos de Húrin... etc.

Y entonces fue que, después de 450 años, Melkor resurgió con todo su poder alimentado por la ira de la pérdida de uno de los Silmarilli cortado de su corona por el heroico Beren, para arruinar los reinos de Hombres, Elfos y Enanos. Y surgió de las entrañas de Angband, La Cárcel de Hierro con nuevas criaturas surgidas de su negra magia, siendo los dragones las más temibles. Y así Glaurung, el Gran Gusano, asoló regiones enteras hasta aposentarse en Nargothrond, donde años después fue muerto por Túrin Turambar, y por medio de traiciones y engaños cayó Gondolin, y por causa de la avaricia se perdió Menegroth, y Elfos y Hombres y en buena medida Enanos se vieron al borde del desastre…pero la esperanza estaba sembrada en el vientre de Idril. Y de ella nació Eärendil, el marinero, quien portando en su frente el Silmaril arrancado por los abuelos de su esposa, se dirigió hacia Valinor e intercedió ante el propio Manwë por el destino de Arda.

El desafío de Fingolfin a Morgoth, por John HoweY tuvo lugar la terrible y última batalla de la Primera Edad, donde todos lucharon como uno sólo contra el poder del primer y único Señor Oscuro y sus creaciones (Sauron fue siempre no más que un simple y orgulloso segundón); y se enfrentaron Ancalagon el Negro y Eärendil a bordo de Thorondor, y la muerte del gigantesco dragón trajo la ruina a Thangorodrim, y gracias al poder de los Valar el Enemigo fue desterrado hacia el Vacío Intemporal y ahí esperará hasta que la Segunda Música de los Ainur sea compuesta y el mundo vuelva a ser el que fue. Y Arda cambió… y sus tierras occidentales fueron tragadas por Belegaer, el Mar Divisorio, y así se perdieron las bellas ciudades de los Enanos quienes emigraron hacia las Hithaeglir, Las Montañas Nubladas para forjar Khâzad-dûm, y se construyeron los Puertos Grises y a los hombres fieles se les dio la oportunidad de vivir en armonía en Oesternessë y a partir de ese momento se les conoció como dúnedain.

Y comenzó la Segunda Edad del Sol, y con ella la verdadera primavera de los hombres, y pasaron más de mil años sin que la molesta sombra del mal persiguiera a los descendientes de Elros-Tar Minyatur, hasta que Sauron volvió a sus andadas en el Este y sedujo a Celembrimor para que forjara los anillos de poder, y aprendió de él el arte de la forja y en 1600 forjó el Anillo Único para 93 años más tarde declarar la guerra en la Tierra Media y devastar una amplia zona. Pero los númenóreanos ya estaban explorando y fundando nuevos feudos en las tierras del Este, y el poder de estos hombres longevos era temido por el Maia, y no les declaró guerra abierta sino que se concentró en construirse su propio baluarte. Así cuando la Segunda Edad ya entraba en su tercer milenio y el otoño de los dúnedain se vislumbraba, se dejó atrapar y mediante palabras venenosas glorificó el culto a sus doctrinas y derrumbó las leyes de los Altos Poderes… excepto en las mentes de los fieles.

Y es así como en el año 3319 de la Segunda Edad los hombres, seducidos por las promesas de una vida eterna parten con cantos de guerra hacia las Tierras Imperecederas, mientras los fieles toman rumbo hacia el este, temerosos del castigo de los Valar. Y ay!… cuánta razón tenían. Los Poderes una vez más invocaron a su máxima autoridad y barrieron con la Tierra de la Estrella, hundiéndola en lo profundo del mar con todos sus pecados, dejando sólo un insignificante punto de tierra donde antes hubo toda una civilización; y curvaron el mundo, y sacaron de sus fronteras a la Tierra Bendecida dejando sólo abierto el Camino Recto a los pocos Eldar que decidieron permanecer en la Tierra Media y, muy de vez en cuando a algún otro bendecido de otra raza. Y el pretendiente a Señor Oscuro ya no pudo volver a tomar forma otra que no fuera la de su espíritu corrupto, y en venganza entabló una encarnizada lucha contra los Fieles y sus aposentos, y así se forjó La Última Alianza que marchó sobre Mordor en una guerra de una década que terminó con la muerte de Gil-Galad, el Alto Rey de los Elfos, la de Elendil Aldarion, el más fiel entre los fieles y la destrucción, si no por siempre, al menos momentánea, del nuevo señor de las tinieblas.



Página 1 de 3 - Siguiente Página   



El Silmarillion
El Silmarillion

19.95 € 18.95 €
 
El Silmarillion - Ilustrado por Ted Nasmith
El Silmarillion - Ilustrado por Ted Nasmith

19.95 € 18.95 €
 
Estuche Tolkien 6 vol. + mapa de la Tierra Media
Estuche Tolkien 6 vol. + mapa de la Tierra Media

126.00 € 119.70 €
 
El mundo de Tolkien. Pinturas de la Tierra Media
El mundo de Tolkien. Pinturas de la Tierra Media

19.95 € 18.95 €
 
 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
Primera edición de El Silmarillion, de J.R.R. Tolkien (15 de septiembre de 1977)
La llegada de Vingilot, el barco de Eärendil, por Ted Nasmith
Barcos de Teleri conducidos por cisnes, por Ted Nasmith
Aulë hace el gesto de destruir a los enanos, su creación, por Ted Nasmith
El desafío de Fingolfin a Morgoth, por John Howe
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?