ENTRETENIMIENTO Y 

CULTURA: Cine y Televisión, Literatura, Ciencia, Videojuegos, Cómics | Fantasymundo
RSS 

de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Videojuegos, Cine, Televisión y Cómics Twitter de 

Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y Cómics Facebook de Noticias y Artículos sobre Literatura, Ciencias, Cine, Televisión, Videojuegos y 

Cómics
Menu general
       Artículo de literatura

Puente de pájaros, de Barry Hughart - Premio mundial de Fantasía


Fco. Martínez Hidalgo   13/05/2007
Comenta con tu Facebook
Meneame
     Una de esas pocas obras fantásticas publicadas en España, que además de poseer una calidad literaria indiscutible, consigue que el lector haga uso de la herramienta a que este género más le debe: la imaginación.
Portada de Puente de Pájaros, de Barry HughartPublicada por primera vez en 1984, ganadora del Premio Mundial de Fantasía en 1985 (ex aequo con la obra de Robert Holdstock "Bosque Mitago", publicada en España por Gigamesh), y del Premio Mythopoeic en 1986, se edita en nuestro país, con imperdonable retraso, Puente de Pájaros, la primera novela del no muy productivo Barry Hughart (Peoria, Illinois, USA, 1934).

Etiquetada como novela “fantástica” por su carácter entre ucrónico y mítico, curiosamente, siempre ha sido defendida por su autor como una novela que, más allá de pretender incorporarse a un género concreto, tenía la pretensión de sintetizarlos y transcenderlos. De hecho, cualquier lector puede encontrar claros elementos no sólo del género fantástico, sino también de la literatura de misterio, de humor, dramática, e incluso romántica. Lo que ha llevado a algunos críticos y comentaristas de las obras de Hughart a definirlo como un escritor “inclasificable”.

Precisamente por este afán suyo por huir de la categorización de su obra, y los no pocos desencuentros con sus editores que provocó este intento, Hughart ha decidido parar de escribir (por el momento, claro). Dejándonos para el recuerdo Puente de Pájaros, y las otras dos novelas que, en una supuesta serie inacabada, protagonizan el campesino bonachón de "Buey Número Diez" y el sabio maestro Li Kao: "The store of the stone" (1988) y "Eight skilled gentleman" (1990).

Sobre Puente de Pájaros, la única de momento publicada en el mercado hispano (esperemos que, haciendo gala de su buen criterio, Bibliópolis decida publicar los dos volúmenes restantes), la valoración general es realmente sobresaliente. Estamos ante una novela que muestra una compleja estructura interna, una historia interesante, construida sobre una trama bien llevada, y con un ritmo narrativo vívido y sostenido desde el principio hasta el final. Una verdadera rara avis tanto dentro del género fantástico como, en los tiempos que corren, de la literatura en general.

Su argumento se localiza en una “China que nunca fue”. Una misteriosa enfermedad afectará a los niños de la aldea de Ku Fu: un plácido sueño, inducido por un veneno desconocido, les está robando las fuerzas hasta matarlos. En los meses restantes hasta que les sobrevenga la muerte, el campesino más fuerte y bondadoso de la aldea, Buey Número Diez, debe encontrar a un sabio maestro que le ayude a dar con la única cura posible: la Gran Raíz del Poder. Una vez juntos, Buey Número Diez y Li Kao deberán resolver enigmas, enfrentar peligros, y encajar las piezas de un enorme puzzle con muchas más preguntas de las que, en un inicio, ellos creyeron tener que responder. Esta novela es, en su tema, el proceso de descubrimiento de la imagen de ese puzzle: China.

Además, ésta es una novela generosa y agradecida con los aficionados, puesto que ocupan un lugar central. La narración en primera persona y las apelaciones de Buey Número Diez a sus “ilustres lectores” –ya en las primeras líneas-, no funcionan aquí como un simple recurso narrativo. Con el libro en las manos, el lector se introducirá, casi sin advertirlo, en la búsqueda misma de la Gran Raíz del Poder; se le darán las mismas pistas y se le presentarán los enigmas al mismo tiempo que a ambos personajes; buscarán soluciones a los retos y dificultades que se les presenten; y se sorprenderán a cada momento, juntos, de los golpes de efecto que se irán sucediendo.

Por este mismo motivo, no obstante, la novela también es exigente. Cada detalle, hasta el aparentemente más nimio, y desde el inicio mismo, puede ser una clave fundamental para resolver los problemas y contestar las preguntas que van, continuamente, jalonando el avance del argumento. Y por ello es recomendable, permítaseme un consejo, rendirse cuanto antes al cántico de Buey Número Diez y participar de la narración reteniendo cada uno de sus múltiples y perfectamente trazados detalles.

La descripción de los personajes, desde los dos principales hasta el amplio elenco de secundarios, se hace con brocha gorda. No encontraremos, por tanto, grandes retratos psicológicos, ni ninguna inmersión en sus personalidades. Pero sí nos resultarán reales y creíbles, porque son coherentes con las características que mejor los definen (a Buey, la bondad, y a Li Kao, la sabiduría); que son, en definitiva, parte de la moraleja final de esta historia. Pues son la bondad y la sabiduría las dos características principales que unen y dan sentido al puzzle de China (además de otras representadas por otros personajes, cuyo descubrimiento dejamos aquí al lector).

Por otro lado, el que estemos ante una ucronía y, por tanto, como bien dice su subtítulo inglés, ante una "China que nunca fue", no quiere decir que ni las referencias cronológicas ni las aventuras y vicisitudes que se atraviesan resulten –como podría llegar a ocurrir, y de hecho ocurre, en muchas narraciones del estilo- incomprensibles y/o increíbles. Para evitarlo, la narración destila guiños a historias o mitos populares fácilmente reconocibles, así como resultan familiares algunas de las argucias de las que se echarán mano para salir de las situaciones engorrosas. Alguien de vista aguda y conocimiento avezado, incluso, podría listar el conjunto de referencias (en muchos casos hechas de forma sutil) a otros textos que aparecen aquí.

Los únicos aspectos donde la calidad de la obra muestra algunas (escasas) debilidades, son un tono narrativo por veces errático, donde la voz y el estilo de Buey Número Diez se hace irreconocible; y una trama que, en su gran complejidad, puede llevar a veces, sobre todo a lectores sin el constante alto grado de atención que la historia exige, a la duda o al equívoco sobre lo que se nos está intentando contar. Flaquezas que, en todo caso, no desmerecen un ápice la gran calidad global de la obra.

Un reflejo de todas las virtudes exaltadas hasta aquí está en el, para mí, gran último capítulo donde, de una forma inteligente y por momentos magistral, se repasan todos los elementos importantes recogidos a lo largo del argumento para darles coherencia y cerrar la novela. Incluso, en las últimas páginas, queda todavía tiempo para que un Halcón anuncie el segundo volumen de la serie, redondeando la presente trama y enlazando con la siguiente de forma harmoniosa.

Concluyendo (pues tengo tendencia a enrollarme, y por ello pido disculpas adelantadas), debemos celebrar que Bibliópolis recuperase esta fantástica obra y nos la sirviese en bandeja de oro. Pues "Puente de Pájaros" es una de esas pocas obras fantásticas publicadas en España, podemos decir tal vez de la última década, donde además de poseer una calidad literaria indiscutible, se consigue que el lector haga uso de la herramienta a que este género más le debe: la imaginación. Es por ello una obra que podemos considerar de imprescindible y gozosa lectura para cualquier aficionado.

Página 1 de 1



 

Versión imprimible

NO se permite la reproducción íntegra. Para reproducciones parciales: NOTAS LEGALES
Colabora con Fantasymundo
Imágenes relacionadas con el artículo
El Puente de los Espías
El Puente de los Espías
El Puente de los Espías
El Puente de los Espías
El Puente de los Espías
Staff de Fantasymundo.com - Quienes hacen la página Contacta con Fantasymundo Notas Legales de Fantasymundo Enlaza con Fantasymundo ¿Quiénes somos?