Aoha Ride, el shoujo de oro de Io SakisakaA lo largo de 2015 pudimos disfrutar, gracias a la editorial Ivrea, de los trece tomos de “Aoha Ride”, el popular manga shoujo de Io Sakisaka. La historia romántica de Futaba y Kou no solo arrasó en Japón, sino que conquistó el corazoncito de los amantes del género con su animación homónima. Veamos un poco más sobre la misma.

Futaba Yoshioka comienza la preparatoria con la firme idea de pasarlo bien y hacer amigas, aun si para ello debe fingir ser quien no es. Su plan parece funcionar hasta que se encuentra con Kou Mabuchi, su primer amor de la secundaria, quien la hace reflexionar sobre lo que está haciendo. Gracias a ello Futaba se atreve a afrontar sus miedos y ser ella misma, encontrando a sus verdaderos amigos por el camino, y reconstruyendo la relación que nunca llegó a iniciar con Kou.

Si bien por su sinopsis parece un shoujo de lo más común, “Aoha Ride” es realmente precioso, y aporta cierto toque duro y realista del que se alejan la mayoría de los manganime del género. Futaba y su insegura pero decidida actitud y los misterios de Kou te enganchan enseguida, mientras disfrutas al comprobar cómo se van creando lazos entre un grupo variopinto y un tanto extraño de amigos.

Además los protagonistas están muy bien definidos. Detalles como la obsesión de Futaba con los olores o el gesto de vergüenza de Kou, cubriéndose los ojos, les dan mucha personalidad. Su evolución a lo largo del manga es más que notable, especialmente la del chico. Los secundarios, aunque más próximos al cliché, tampoco recaen demasiado en él. Cada uno tiene su propia historia y objetivos, y no existen solo por y para los protas.

Aoha Ride, el shoujo de oro de Io Sakisaka

Pero lo más destacado de “Aoha Ride”, sin duda, es el lento y sólido avance de la relación entre los personajes principales, de lo mejor que he leído en el shoujo. Como buena protagonista femenina que es, Futaba debe adentrarse en las sombras de Kou (alerta de trauma infantil) y traerlo a la luz para seguir caminando juntos. El pasado del chico, y la forma en la que ella lo hace enfrentarse a él, consigue calar muy hondo en el lector. Y cuando parece que todo está perfecto… va la mangaka y decide incluir rivales amorosos.

Pues sí. “Aoha Ride” es un manga maravilloso hasta el quinto tomo, cuando a los protagonistas parecen revolucionársele las hormonas y explotarles el cerebro, pues no dejan de hacer estupidez tras estupidez. A partir de este momento el carácter de Futaba se vuelve de un inmaduro que consigue ponerte muy nerviosa y Kou adopta un papel de mártir que cabrea de lo lindo. Touma, el rival de Kou, es un personaje adorable y su primer encuentro con Futaba es de lo mejorcito del manganime, pero aparece siempre en el peor momento, interrumpiendo constantemente el avance de la relación de los protagonistas, lo que lo hace muy difícil de querer. La otra chica es, en sí misma, un auténtico despropósito sin ninguna otra función que hacerte querer gritarle a Kou “¿pero tú eres idiota?”. Literalmente.

Y para terminar de liarla, la mangaka ignoró cruelmente a sus personajes secundarios, limitándose a pasar muy por encima sus historias. Una pena, pues la de Murao y Kominato tenía muchísimo potencial y apenas empieza a desarrollarse en el manga, mientras a Makita solo le otorga un par de capítulos para disfrutar de su amor.

Aoha Ride, el shoujo de oro de Io Sakisaka

Aun con todos estos fallos, “Aoha Ride” aguanta, mantiene el drama con un montón de giros argumentales y lo que sí hace muy bien es reflejar la confusión de los sentimientos en la adolescencia, tanto a través de Futaba como de Kou (los secundarios parecen tenerlo todo mucho más claro). Es verdad que sufre del sempiterno síndrome de “tengo que alargar la historia”, pero en ningún momento se convierte en un mal manga ni deja de sorprender, aunque sea a través de la indignación.

Ya metiéndonos en el apartado artístico, vemos que Io Sakisaka utiliza un estilo de dibujo clásico aunque algo aniñado, de líneas suaves y redondeadas, que en lo personal me parece precioso. No es una autora dada a los detales, siendo los planos generales apenas esbozos de los personajes. Es en los primeros planos donde la mangaka explota toda su capacidad. Sus rostros lucen muy expresivos, en gran parte gracias a los ojos, a los que presta especial atención, uno de sus rasgos más característicos. 

Los fondos tampoco son santo de su devoción, limitándose a unas cuantas pinceladas para dar ambiente con amplios espacios en blanco. Todo el protagonismo recae, pues sobre las personas y sus sentimientos.

Aoha Ride, el shoujo de oro de Io Sakisaka

Aoha Ride” es un manga que habla sobre la madurez, la sinceridad con uno mismo y la verdadera amistad. Una historia que sabe mostrar la montaña rusa emocional que es la adolescencia, con unos protagonistas que se dejan querer (aunque se vuelvan idiotas a ratos) y una trama que engancha, altibajos incluidos. En definitiva, una apuesta segura por parte de Ivrea, presentada con todo el mimo propio de esta editorial. Un shoujo muy top que por nada debes perderte. Y si no me crees, échale un ojo a su anime. No te defraudará.

Compra aquí "Aoha Ride 1".

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here