Los años 80 tienen algo especial que no para de atraer a los estudios de desarrollo para inspirar sus obras en esta característica etapa del siglo pasado. Black Mirror con su San Junípero o Stranger Things son solo un par de productos recientes que han elegido esta época como marco temporal, siendo este último ejemplo el que más viene a la cabeza cuando empiezas a pensar en la obra de Devolver Digital, pero no nos equivoquemos. Crossing Souls bebe más de las series de dibujos de esta época que de la serie de Netflix, siendo este juego un verdadero homenaje a series como Teenwolf, Saint Seiya, He-Man o las Tortugas Ninja.

Devolver Digital y los españoles Fourattic iniciaron en Noviembre de 2014 el Kickstarter de la obra que hoy tenemos entre manos. El título ha tardado en salir a la venta más años de lo previsto inicialmente, sin embargo, no ha perdido ni un ápice de los aspectos que hacían llamativa a la propuesta: un juego de acción y aventuras con toques de RPG hecho al estilo de la antigua escuela, con una ambientación al estilo de los años 80, montones de referencias a la cultura geek, un apartado visual con estilo PixelArt muy atractivo y detallista, pero sobre todo, mucha, mucha diversión.

Crossing Souls nos propone una historia que no oculta sus tintes muy en la línea de las series de animación de la época en la que se ambienta el título. La obra nos narra la historia de Chris, un chico de California que empieza sus vacaciones de verano reuniendo a sus amigos Charlie, Big Joe y Matt para ir a buscar a su hermano Kevin, que afirma haber hecho un gran descubrimiento: la piedra Duat. Este objeto legendario que tiene extrañas capacidades que le permiten conectar la vida y la muerte, llevará al grupo de amigos a vivir una gran aventura en la que tendrán que enfrentarse a montones de peligros, siendo el mayor de ellos el General Oh Rus’, un pintoresco comandante que hará cualquier cosa por recuperar la piedra.

La historia de este título no es excesivamente compleja, pero es capaz de mantener el interés de los jugadores gracias a su mezcla de la inocencia de las aventuras de verano de unos niños y el humor, con un trasfondo oscuro que le sienta como anillo al dedo. Crossing Souls contiene además montones de referencias culturales, que van desde coleccionables, a posters e incluso personajes sacados de otras obras como Daniel el Travieso. Música, cine, videojuegos… existen huevos de pascua para todos ellos, tanto de la década de los 80 como más actuales. Algunos están mejor incluidos y otros se sienten un poco forzados, pero la gran mayoría provocan una carcajada a los jugadores y fomentan la exploración de sus bellos niveles para lograr encontrar la referencia a esa serie o juego que tanto te gusta.

El título cuenta con una gran cantidad de propuestas jugables diferentes a lo largo de sus 6 -7 horas de duración. El equipo de Fourattic tenía claros los elementos que tenían que definir a su juego: variedad y diversión. A diferencia de otros títulos similares como Stranger Things: El videojuego, Crossing Souls sabe medir muy bien la duración de los niveles, permitiendo que visitemos un montón de localizaciones diferentes y proponiéndonos minijuegos que consiguen que nunca acabemos cansándonos del juego. Tendremos niveles de exploración al estilo de las aventuras gráficas clásicas, niveles de scroll vertical a bordo de vehículos, e incluso un nivel sacado directamente de las secciones de motos de Battletoads, pero la mayoría del tiempo estaremos recorriendo niveles de plataformas, resolviendo puzles y peleando como en los Beat ‘m up clásicos. Cabe mencionar las batallas contra los jefes, con patrones bien diferenciados entre ellos y con cierta complejidad, que nos ofrecerán las mejores partes del título junto a las de exploración.

Podremos tomar el control de los cinco protagonistas del título, cada uno con sus propias habilidades de combate y de resolución de puzles, sin embargo, mientras las secciones de plataformas y puzles están mejor equilibradas, en las fases de combate no todos resultan igual de útiles y acabaremos combatiendo utilizando únicamente a Charlene para limpiar las zonas y a Big Joe para rematar a los enemigos más poderosos. Los combates son sencillos pero efectivos: un botón de ataque, un botón de acción, un analógico para esquivar y una barra de energía que tendremos que vigilar para no quedarnos parados en medio de un grupo de enemigos.

Su mayor ventaja se convierte a su vez en uno de los mayores problemas que afronta el título. La gran variedad de ofertas jugables también se traducen en que no llega a profundizar en ninguna de ellas, sin embargo, aunque no se convierta en un referente en ninguna de sus propuestas, todas ellas son perfectamente disfrutables. También es interesante destacar que los checkpoints en ocasiones no están del todo bien colocados, morir en el juego del estudio andaluz es más fácil de lo que parece, y en ocasiones tendremos que recorrer de nuevo grandes secciones para poder reintentar la parte en la que perdimos la vida.

Crossing Souls es toda una delicia visual. El estilo artístico PixelArt está muy bien implementado y tanto los niveles como las animaciones están cargadas de detalles. La paleta de colores del título está muy bien escogida y a sus parajes repletos de color se une el tono rosado característico de los años 80 cuando activamos la piedra Duat.

El juego cuenta además con escenas de vídeo que imitan el estilo de dibujo de las series de animación de las series de los ochenta en los momentos más importante de la trama. La mayoría cuentan con una gran calidad, como el opening del juego, sin embargo en algunas ocasiones se pueden observar escenas que no están a la altura del resto del conjunto que te hacen replantearte si eran estrictamente necesarias. El juego funciona a buen rendimiento en todas las plataformas en las que está disponible: PlayStation 4, Microsoft Windows, PlayStation Vita, GNU/Linux y Mac OS.

La banda sonora del título, firmada por Timecop1983, posee pocas melodías, pero todas ellas son pegadizas y consiguen trasladarnos a su ambientación ochentera y sus aventuras protagonizadas por un grupo de niños. Cabe destacar la melodía que acompaña a los numerosos momentos dramáticos del juego, perfectamente escogida, algunos de ellos se nos quedarán marcados a fuego en el pecho.

Conclusión

Crossing Souls es uno de los títulos más esperados en el panorama indie actual, uno que viene a demostrar que los juegos financiados por Crowfunding pueden salir bien y que muestra como los estudios nacionales van volviéndose cada vez más relevantes en la industria del videojuego. Es una obra variada y entretenida. No es un juego que vaya a convertirse en uno de los referentes del género, pero no decepcionará a aquellos que decidan adentrarse a vivir una aventura que rinde homenaje a la cultura que hizo tan especial a la década de los ochenta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here